En kioscos: Enero 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El segundo tiempo en la Convención Constitucional. Por Javier Pineda Olcay

El segundo tiempo de la Convención Constitucional es coincidente con el cambio de año. Esta semana, luego de seis meses desde la instalación de la Convención, las y los constituyentes eligieron a la nueva presidenta y al nuevo vicepresidente de la Convención Constitucional.

El primer tiempo de la Convención Constitucional

El primer tiempo, desde el 4 de julio hasta estas elecciones, estuvo liderado por la lamgen presidenta, Elisa Loncon, y el vicepresidente Jaime Bassa. En estos meses se generaron las condiciones de funcionamiento de la Convención, se aprobaron los reglamentos de Ética, Participación Popular, Participación y Consulta Indígena, y el Reglamento General, donde se estableció que el trabajo de las y los constituyentes estará radicado principalmente en estos meses en las siete Comisiones Temáticas, desde donde se deliberarán y aprobaron normas para luego ser discutidas y aprobadas por dos tercios en el Plenario.

En este último mes ya se han presentado las primeras propuestas de normas constitucionales, que ya superan las cien iniciativas, sobre cada una de las materias abordadas en el temario de las Comisiones Temáticas. Este plazo se extiende por ahora hasta el 1 de febrero y la deliberación ya ha comenzado en varias comisiones, aunque el compromiso es que ninguna norma se apruebe en general antes del 20 de enero y ninguna se apruebe en particular antes del 1 de febrero, de tal forma que las iniciativas populares de norma constitucional sean integradas al debate.

No lo vieron venir

Este segundo tiempo será liderado por María Elisa Quinteros, presidenta de la Convención, y Gaspar Domínguez, como vicepresidente de la misma. Esta elección fue calificada como una “rebelión de los independientes”, pues significó una sorpresa respecto a la dupla que la prensa anunciaba como triunfadores: alianza Colectivo Socialista – Frente Amplio.

Más allá de los pormenores de las ocho primeras rondas de votación, en la novena ronda, que permitió el triunfo de María Elisa, da cuenta del fortalecimiento de una posición que se mostró en un primer momento de la Convención Constitucional, pero que se fue desdibujando en los próximos meses.

María Elisa Quinteros, constituyente de Movimientos Sociales Constituyentes (MSC), surge como candidata de consenso de lo que en su momento fue la “Vocería de los Pueblos”, integrada por las colectividades que ahora se denominan Pueblo Constituyente (PuCo), Coordinadora Plurinacional y Popular (CPyP), escaños reservados (9) y MSC. Este bloque “popular-comunitario”, al cual se sumó Chile Digno, decidió apostar por la presidencia de la Convención Constitucional para reforzar la autonomía del proceso constituyente y el protagonismo de los sectores populares y de los pueblos en este segundo tiempo.

No obstante lo anterior, para mantener la “gobernabilidad” de la Convención y facilitar acuerdos de dos tercios para aprobar las normas, el bloque popular-comunitario decidió que la vicepresidencia de la Convención le correspondía al bloque “liberal-progresista” conformado por Independientes por la Nueva Constitucional (INC, ex No Neutrales), Colectivo Socialista (CS) y Frente Amplio (FA).

En un primer momento, se planteó que el bloque liberal-progresista debía ponerse de acuerdo y nombrar a alguien de consenso, sin embargo, el “error de cálculo” del Frente Amplio secundado por el Colectivo Socialista, quienes no votaron en la novena ronda por María Elisa, pues esperaban hacerlo en la décima, provocó que el candidato que se impulsara como de consenso entre ambos bloques fuera Gaspar Domínguez, quien resultó elegido con una aplastante mayoría.

Este triunfo, de dos independientes pertenecientes a dos bloques, permitirá mantener la autonomía del gobierno de Gabriel Boric. Si el gobierno de Boric comete errores, estos no golpearán directamente a la Convención; mientras que su gobierno ya se ha anunciado como uno de apoyo total y de facilitación al proceso constituyente, a diferencia de lo que enfrentó la primera mesa directiva.

En cuanto al resto de integrantes de la Mesa Directiva, ya se han anunciado 5 de 7 vicepresidencias adjuntas: Bárbara Sepúlveda (Chile Digno); Amaya Álvez (FA); Tomás Laibe (CS); Lidia González (Pueblo Yagán, del grupo de los 9 escaños reservados) y Natividad Llanquileo (Pueblo Mapuche – CPyP). Aun está pendiente la vicepresidencia adjunta de Chile Vamos y una que debiese nombrar a alguien de Pueblo Constituyente con firmas de CPyP. De todas formas, este escenario mantiene la preeminencia de la alianza que llevó al triunfo de María Elisa Quinteros, quienes tendrían 5 de 9 constituyentes que lideran la Mesa Directiva Ampliada de la Convención Constitucional.

Esta “sorpresiva” elección para los analistas políticos de la élite, no resulta tan sorpresiva al interior de la Convención Constitucional, pues estas articulaciones se han dado desde el inicio de la Convención logrando elegir como Presidenta a Elisa Loncon y también se manifestaron en las votaciones para el sistema de votación/elección de las vicepresidencias adjuntar y para romper con el quórum de dos tercios cuando se discutía el Reglamento General. No obstante, nuevamente “no lo vieron venir”, aunque siempre estuvo ahí.

Los desafíos para el segundo tiempo

En este segundo tiempo la Convención Constitucional y su Mesa Directiva tienen dos grandes desafíos: (i) hacia fuera será necesario comunicar los distintos mecanismos de participación popular y el trabajo arduo de la Convención en cuanto a las normas constitucionales; (ii) mientras que a la interna será necesario facilitar el diálogo para que las normas constitucionales alcancen el quórum de dos tercios.

Este último trabajo se ha adelantado en algunas comisiones, donde ya se han presentado normas transversales. En el caso de la Comisión de Principios Fundamentales, constituyentes de ambos bloques patrocinaron cruzadamente iniciativas constitucionales que dialogan entre sí respecto al contenido del primer capítulo de la nueva Constitución sobre “Principios o Bases Fundamentales del Estado”. En todas ellas se establece un Estado Plurinacional, Solidario, Ecológico, Laico y Democrático, por lo cual es probable que lleguen a un buen acuerdo (revisar Boletines 39, 58, 59, 60 y 71, las cuales son patrocinadas por Vallejos, de PuCo; Saldaña, de MSC; Roa, Oyarzún y Sánchez, de FA; Baradit y Vargas, de CS; Vergara de CP; Portilla y Grandón de Chile Digno y Elisa Loncon del Pueblo Mapuche).

En el caso de la Comisión de Forma de Estado, hay un consenso mayoritario entre ambos bloques para avanzar hacia un Estado Regional, discutiéndose actualmente el detalle de atribuciones que tendrían. Si bien hubo una tensión respecto a la consagración de la plurinacionalidad de la propuesta, esto puede resolverse en las próximas iniciativas que se presentarán a la Comisión. La iniciativa sobre Estado Regional y Entidades Regionales Autónomas (Boletín N°43) fue patrocinada por Giustinianovich y Labbé, de MSC; Andrade, Uribe y Ampuero, de PuCo; Mella, Álvez y Yarela Gómez, de FA; Claudio Gómez, Reyes y Álvarez, de CS; Velásquez, de Chile Digno; Martínez y Pustilnick, de INC. En la Comisión de Derechos Fundamentales debido a los tiempos cada colectivo ha presentado sus propuestas, sin embargo, el contenido es bastante similar por lo cual es posible que las iniciativas presentadas puedan fusionarse y aprobarse sin mayores inconvenientes.

En la Comisión de Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico aún no se presentan iniciativas de norma constitucional, pero se llevan meses trabajando a través del espacio “Eco-Constituyentes”, al cual pertenecen casi 40 constituyentes de los distintos colectivos, entre los cuales se encuentra la Presidenta María Elisa Quinterios y el vicepresidente Gaspar Domínguez, además de constituyentes de MSC, escaños reservados, PuCo, CPyP, Chile Digno, CS, FA e INC. Desde este espacio surgirán la mayoría de las iniciativas que serán deliberadas y aprobadas en la Comisión, y ya cuenta como antecedentes las propuestas de norma constitucional enviadas a la Comisión de Principios Constitucionales sobre Principio de Buen Vivir (Boletín N°54), Principio de Acción Climática Justa (Boletín N°55), Principio de Eco Dependencia e Interdependencia (Boletín N°56) y Principio Biocéntrico (Boletín N°57).

En la Comisión de Sistemas de Justicia también se han presentado iniciativas transversales relacionadas al Principio de la Jurisdicción, Consejo Nacional de Justicia, Pluralismo Jurídico y Justicia Constitucional, entre las cuales se pueden constatar patrocinios de Hoppe y Royo (MSC), Jiménez (Pueblo Aymara), Llanquileo y Woldarsky (CPyP), Gutiérrez (Chile Digno), Stingo y Viera (FA), Daza (INC) y Logan (Colectivo del Apruebo).

En la Comisión de Sistemas de Conocimiento también ha ocurrido un fenómeno similar, incluyendo una norma como la de derecho a la vida cultural patrocinada por toda la comisión (Boletín N°7) y una con amplio apoyo como la del derecho a la alfabetización digital (Boletín N°92).

La Comisión de Sistema Político ha sido en la cual se ha manifestado mayor diversidad de opiniones, incluso al interior de cada colectivo. Aunque las primeras deliberaciones permiten avizorar que la posición mayoritaria se inclina a un régimen político de presidencialismo atenuado y a una asamblea unicameral (en el peor de los casos, a un bicameralismo asimétrico, donde el Senado deja de tener las funciones que tiene actualmente). El problema es que para ninguna de estas propuestas aún existe un quórum de dos tercios. La única materia que ha logrado mayor transversalidad es la iniciativa de democracia paritaria, la cual fue presentada esta semana por constituyentes de ambos bloques.

Esto permite augurar que, a pesar de las nueve rondas de votación y la fragmentación al interior de la Convención, hay dos grandes bloques al interior de la Convención – muy diversos en su interior – pero que programáticamente pueden alcanzar grandes acuerdos para construir la Nueva Constitución y elegir a su directiva para este segundo tiempo. Pareciera ser que a pesar de lo breve del plazo (un año), el objetivo se alcanzará y si es que se solicita por el pleno una prórroga, sólo será para garantizar mayor tiempo de participación popular, tal como lo ha señalado la presidenta María Elisa Quinteros.

Los pueblos de Chile avanzan por ancho camino en la Convención Constitucional para transformar nuestro país.

Javier Pineda Olcay.
Abogado y Especialista en Relaciones Internacionales. Asesor de constituyentes Bastián Labbé y Camila Zárate.

Compartir este artículo