En kioscos: Mayo 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El valor patrimonial del Gran Hotel Gervasoni. Por Alex Ibarra Peña

Hay algunos buenos libros de cuentos, crónicas y novelas que describen de manera poética el encanto de algunas ciudades que esconden un modo de vida propio, pero abierto al viajero que busca el origen o la novedad.

Recorrer ciudades provoca ese sabor a historia, en las conversaciones, en los sabores, en la observación, etc. Esas ciudades con encanto son una invitación a hurgarlas, olerlas, caminarlas, en definitiva sentirlas. Los puertos, por su importancia comercial, suelen ser ciudades de mucha significación histórica, pienso en: Veracruz, La Guaira, Cartagena, Guayaquil, Lima, Montevideo, Buenos Aires y por cierto nuestro querido Valparaíso.

Esta ciudad destaca por su formación de cerros entre los cuales se fueron instalando distintos barrios que en su origen buscaron las mejores vistas de la bahía. Los cerros principales son esos que tienen hermosas postales del Pacífico. Sin duda, el paseo Gervasoni en el Cerro Concepción es uno de los más hermosos, con su estación de ascensor, el Café Turri, la Casa Museo de Lukas y el Gran Hotel Gervasoni. Mucho de su riqueza cultural y patrimonial se la debemos a tantos migrantes que la habitaron haciéndola su hogar para siempre.

Este hotel boutique, con bar y restaurante abierto al público además esconde una importante historia del desarrollo de esta ciudad, dado que fue el hogar del empresario y filántropo Pascual Baburizza. Este edificio emblemático por su valor patrimonial fue adquirido por María de la Luz y Alejandro Guarachi, junto a Alejandro Briceño Hofer, que en el año 2004 comenzaron sus restauración que después de tres años se pudo dar por finalizada. Todos aquellos que hemos llegado al paseo Gervasoni somos testigos de su imponente estampa, pero recorrer sus rincones impacta. Sin duda, es un privilegio perder la mirada en la bahía desde los balcones de sus habitaciones.

Esta ciudad patrimonio de la humanidad que causa como una suerte de nostalgia poética ha sido cantada en la popular canción «La joya del Pacífico» por Jorge Farías «El ruiseñor de los Cerros Porteños», Lucho Barrios, Joe Vasconcelos, entre tantos. Pero, también está presente en otras hermosas canciones de Osvaldo «gitano» Rodríguez, Patricio Manns, Congreso, Los Jaivas, Manuel García, Chinoy, etc.

Nuestro sentido de la vida en el contexto de encierro que nos impuso la pandemia adquiere hoy nuevas formas de mirar lo que somos y nuevas prácticas para seguir viviendo, pero sigue siendo irrenunciable reencontrarnos con el origen o entusiasmarnos con la novedad. Valparaíso nos entrega eso, siempre hay un rincón al cual volver o un rincón nuevo que descubrir.

Alex Ibarra Peña.
Dr en Estudios Americanos.

Compartir este artículo