En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El valor patrimonial del vino chileno: historia y tradición de Casas de Bucalemu, Por Alex Ibarra Peña

Casas de Bucalemu es una viña joven con una impresionante historia que aparece ligada a nuestros orígenes previos al Estado Nación, en estos suelos ha crecido la vid que produce estos vinos, al lado del mar cercanas al balneario de Rocas de Santo Domingo en el Valle de Leyda. Conocer parte de las historias de nuestras viñas es una tarea pendiente en un país que tiene una inmensa riqueza vitivinicultora.

Los suelos de esta viña son parte de la historia relacionada a distintos momentos de conquistas. Tanto para los Incas como para los españoles el uso de la sal es muy importante, ambas culturas eran conscientes de la importancia que ésta tenía para la vida humana, es decir un componente necesario para la nutrición. La costa central que faldea al mar Pacífico principalmente desde Bucalemu hasta Boyeruca han sido sitios de producción de sal que reúnen métodos indígenas y españoles en su producción. Hay registros de excavaciones en estos suelos de la existencia de restos fósiles marinos lo que indicaría que las parras están sobre suelo con alto componente marino, esto nos aporta una notable distinción.

Los vinos de esta viña tributan esta historia, los nombres de sus etiquetas son claves al respecto: Salinas de cepa Sauvignon Blanc proveniente de suelo calcáreo con componentes marinos con proceso especializado de vinificación en huevos de cemento y posteriormente en roble francés, aroma intenso y exquisita acidez; Fósiles de cepa Pinot Noir proveniente suelo calcáreo con presencia de fósiles marinos la vinificación es en barricas abiertas de roble francés y la guarda en foudres de roble especial para esta época del año; y su vino ícono Casas de Bucalemu un blend de Syrah con Cabernet Franc.

La calidad de sus vinos tienen detrás la representación de un trabajo serio llevado a cabo por el viticultor Emilio Carrasco y el enólogo Cristóbal Toti Undurraga. Los custodios principales de la historia y la calidad de esta viña tiene como protagonistas a la familia Peñafiel Castillo, a la cabeza Renato y su esposa Anita María junto a sus hijos Renato, Anita María, Cristóbal, Magdalena y Tati. Todos ellos comprometidos en el cuidado de la naturaleza y del patrimonio, sobre esto un testimonio, sin duda importante es el libro "Casas de Bucalemu 480 años de tradición".

En la Colonia estas tierras fueron encomendadas a Doña Inés de Suárez y Don Rodrigo de Quiroga, más tarde a Sebastián García Garreto quien donó las tierras a los jesuitas, cuando estos fueron expulsados las tierras son compradas por la familia Fernández y desde ahí pasando de mano en mano entre sus herederos. La Casona que da el nombre a la viña es de 1858, entre sus hermosos jardínes se encuentran parras centenarias que han sido respetadas hasta el día de hoy. La familia con alegría participa en la conservación de este patrimonio y de las costumbres del campo chileno, entre ellas la crianza de finos caballos.

Casas de Bucalemu una viña joven llena de historia comenzando a ser parte de nuestra historia cultural ahora desde la producción de vinos, saborearlos enriquece nuestra valoración que nos abre a una degustación que otorga un significado que es parte constitutiva del cuerpo y también del espíritu que distingue nuestra condición humana. El consumo del vino puede ser un acto ritual de ahí que es importante conocer elementos de su sustento histórico que siempre revela algo trascendente.

Alex Ibarra Peña.
Dr. En Estudios Americanos.
@apatrimoniovivo_alexibarra

Compartir este artículo