En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

En la Araucanía y su Loncoche; se nos quema el corazón de tristeza. por Marco Silva Cornejo

Transitan los días y las cascaras ruinosas de una memoria siniestrada son el único vestigio de la historia. El dolor nos ha penetrado en lo más profundo de nuestros tejidos, como una aguja encendida al terminar el día. Una y otra vez la voracidad del fuego extinguiendo los sueños y las esperanzas de una comunidad entera. Devorando en su boca flamante el laburo de años, la biografía de miles que inscribieron su nombre y sus historias en esa esquina y sus metros cuadrados calcinados sin consuelo.

Las flores de Sacarías y su mujer calcinan los aromas previos de este temporal injusto, sin embargo, como palestina se levantarán de nuevo para iluminar con sus arreglos la floral estampa de los requirentes diversos. Sabemos que nos pertenecen y les pertenecemos, por eso los olivos cantan.

Como chocolate amargo encumbro mi duelo y mis memorias en el rincón de Mario, ahí donde ellas, su mujer y sus hijas, junto a su personal femenino aun no terminaban de endulzar de heladas cremerías las gargantas calurosas de los niños y sus padres. Todos pasamos cumpleaños dialogando en la vidriera de ese mesón de cordiales sonrisas que anunciaban el almidón azucarado de la compra.

Gastón interminable y eterno, pedalero insigne de las resiliencias, agricultor de lo genuino y bueno de este invisible mar. El pedido inconcluso de marzo llevará tu nombre y se inscribirá junto a tu epopeya en lo más alto del lluvioso cielo de este suelo. Generaciones transitaron los pasillos en búsqueda del buen precio, entretanto tu observabas desde ese altillo inconcluso y con relieves, como en un panóptico gentil característico de tu humildad sureña.

No puedo dejar de evocar a Tito y su esposa, alfarero fundador de lo nuestro, una vida entera consagrada a nuestro Lar, en el Crepusculario de los días la llama insolente le quema lo vivido, sin embargo el pueblo entero te abraza y agradece en la ternura nueva de la esperanza desde la que nos sobrepondremos.

Demasiados colaterales en una misma referencia geográfica, demasiada perdida para calcular el daño, sin embargo estamos con ustedes en el “VOLVEREMOS”, por que en un futuro próximo volveremos a la esquina de las flores, los pedidos y los dulces, para conmemorar por siempre el sabernos comunidad y afecto.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo