En kioscos: Octubre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

“En nombre de todos mis hermanos”, o cómo salvar a una mujer (de tantas) del olvido. Por María Reyes Razeto

Existen numerosas formas de celebrar el Día Internacional de la Mujer, una de ellas es sentarse a reflexionar sobre aquellas que nos abrieron el camino, y siguen siendo inspiradoras a lo largo del tiempo. «En nombre de todos mis hermanos» es la obra ingeniosa de Samuel Laurent Xu que retrata la vida de una monja obrera, Nadine Loubet, más conocida como Odile, quien trabajó por mejorar las condiciones de vida de los pobladores de la zona Oeste de Santiago de Chile en los años 70 y 80.

La historia de los cuadernos de Odile

Ante todo, «En nombre de todos mis hermanos» se apoya sobre los «cuadernos de Odile» que retratan, bajo la forma de un testimonio, las vivencias y las emociones de su protagonista desde los años 73 hasta 75 que corresponden al inicio de la sangrienta dictadura de Pinochet. Este proyecto nació en un aula de la USACH, donde Samuel cursaba un año de intercambio, cuando el historiador Esteban Miranda Chávez le prestó los cuadernos. Comienza entonces un trabajo de largo alcance por parte de Samuel, quien, conmocionado por su lectura, decide emprender una investigación y llevar a la pantalla la historia de esta mujer.

«En nombre de todos mis hermanos»

El documental se basa en los cuadernos de Odile, y los testimonios de las mujeres que la conocieron. Las imágenes de archivos se alternan con las de los cuadernos que escribió la hermana Odile con su puño y letra. La llegada de Odile a Chile y el encuentro con los habitantes se sitúa en uno de los momentos más fructíferos de la historia chilena: se piensan nuevos métodos de pensar el futuro, gracias al triunfo de la revolución cubana, pero también nuevas formas de pensar el presente: en los sectores más humildes, los pobladores se organizan y llevan a cabo una serie de iniciativas populares ; el “Comprando juntos”, el “Construyendo juntos”, ollas comunes, los equipos de salud. El propósito de la hermana Odile es claro: «lo que les voy a contar, es lo que hemos vivido». Cuando empezó la dictadura chilena, se encontró frente a un dilema: regresar junto a su congregación a Argentina, o quedarse junto a los pobladores, con quien tenía lazos estrechos. La hermana Odile describe las atrocidades del régimen como tantos otros lo hicieron, pero lo particular es que no deja de cuestionar al ser humano bajo su condición. Mediante sus interrogaciones, toma una posición peligrosa: se coloca del lado de los que sufren, sin temor a que la persigan por ello. Presenció el hallazgo de los primeros cuerpos irreconocibles de oponentes en el río Mapocho, que atraviesa la ciudad de Santiago, y les ofreció una sepultura digna. La posición de Odile, en definitiva, es bastante revolucionaria para la época: consciente de las injusticias que la rodean, se arremanga para ayudar a construir el «Reino de Dios». En lugar de aceptar una salvación futura y contentarse con oraciones y esperanzas por un mundo mejor, pone toda su energía al servicio de la comunidad, para realizar un proyecto de sociedad donde reinen la dignidad y la justicia. Desde esa perspectiva, se une a la resistencia y decide actuar día tras día para defender la vida contra el régimen de muerte de Pinochet.

Las enseñanzas de la hermana Odile

Resulta paradójico pensar que en Chile y en el resto de la región que siempre se distinguió por ser muy creyente, y en la que la Iglesia iba de la mano con los regímenes militares y las élites, hayan surgido voces que se contrapusieron en contra de estos regímenes. La denominada «teología de la liberación» conformada por esta minoría de curas y monjas obreros que optó por seguir sus propias convicciones en contra del orden establecido (algunos murieron asesinados) queda pasmada en verdaderas figuras de la resistencia en la historia contemporánea. Por último, y quizás sea esta la enseñanza más valiosa, la película de Samuel Laurent Xu quizás sólo sea el principio de un cuestionamiento más profundo. Tenemos aún mucho por aprender de la hermana Odile y de otras religiosas, de su legado a nuestras sociedades, de las organizaciones populares, que son la base de reflexión sobre otro modelo de sociedad que está conociendo justamente Chile, con la elección de un antiguo “pingüino” como Presidente, y la redacción de la Carta Magna que viene a descubrir decenios de injusticia en el país. Gracias a la obra de Samuel, quien va a seguir sus investigaciones en otro proyecto junto a Gaspard Thiery Marcacci, sacamos a la luz a una heroína sin capa en este día singular. Gracias a ti Odile, por tu sacrificio durante tu vida en nombre de todos tus hermanos, y por tu ejemplaridad en esta gran ruta que llamamos vida.

La película está disponible en el sitio web del Museo de la memoria y DDHH

● Para ponerse en contacto con el director de la película para una futura proyección o cualquier otra solicitud, envíe un correo electrónico a: aunomdetousmesfreres@gmail.com

Compartir este artículo