En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Escasez de lluvias en la Región de Los Ríos, crisis hídrica inminente. Por Nicolás Bravo Burgos

No hay que ser un experto en clima para darnos cuenta de que nos enfrentamos a uno de los inviernos más secos en la historia de la región de Los Ríos. Como dicen las personas mayores, ya no llueve como antes.

Según los datos entregados por la Dirección Meteorológica de Chile en el Informe Climatológico Diario Nacional, y precisamente las mediciones que se realizan en la estación Pichoy de Valdivia, a la fecha de 26 de junio del presente año existe un déficit de 48,2% de agua caída en comparación al año anterior. Actualmente, se registra 517,6 mm de agua caída, una cifra bastante menor con respecto a la del año 2020, donde en la misma estación se registraron 1077,1 mm. Y es importante destacar, que este porcentaje de déficit podría aumentar aún más si consideramos que existe una disminución paulatina durante las últimas décadas.

Es una situación bastante preocupante y que demanda, desde ya, la atención de las autoridades comunales, regionales y del país. Si ya durante gran parte del año se debe asistir a comunidades con la entrega de agua potable para el consumo humano, esta situación podría aumentar considerablemente producto de la sequía que nos afecta. Pero no hablamos solamente de asistencialismo, que sin duda cumplirá una labor muy importante, sino que también de una política de protección real de los acuíferos, de los cursos de aguas y de los bosques nativos, dado su importante rol en el ciclo del agua.

Desde ya es importante coordinar planes de emergencia, aumentar el presupuesto, identificar sectores críticos y tomar medidas para fortalecer las redes de apoyo a quienes sufren las consecuencias de la crisis hídrica, principalmente en las comunidades rurales. Es por ello, que urge impulsar con mayor fuerza los proyectos de agua potable rural (APR), de manera tal de poder asegurar el acceso a quienes aún no cuentan con agua potable en sus hogares.

Es momento de tomar medidas con antelación y no esperar la crisis para accionar.

Compartir este artículo