En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Estallido y Confinamiento: la posibilidad de reconstrucción de modelos de gobernanza local y tejido social comunitario. Por Marco Silva Cornejo

Los eventos vividos por nuestro país desde octubre del año pasado a la fecha, nos han dejado expuestos de manera manifiesta un conjunto de ortopedias, desigualdades y vulnerabilidades que han expresado sus matices de intensidad en diferentes planos de la vida de los y las ciudadanas. Posibilitando de manera complementaría que se resitúen y reconfiguren un conjunto de procesos que desde lo local, posibilitan la maduración de un tejido social diverso, robusto y al servicio de garantizar los procesos de bienestar que la institucionalidad política y el modelo económico no han logrado garantizar.

En el contexto descrito, pareciera ser que las territorialidades, las comunidades y las organizaciones sociales y comunitarias, desbordando el campo institucional, han logrado desarrollar una sintonía y una pertinencia mucho mayor que la clase gobernante y sus mecanismos de reproducción siempre más preocupadas de sus espacios de gobernabilidad y poder. Emerge entonces la Gobernanza Local en muchas ocasiones ejercida de manera alterna a los espacios de poder institucional ha logrado dar respuesta de manera efectiva a las innumerables orfandades que han quedado al descubierto en el presente periodo, representando una infinita experiencia de maduración de procesos de capital social.

En el plano local; la Araucanía y específicamente Loncoche, se sitúan en el campo psicosocial como territorios que evidencian profundas brechas de desigualdad. El presente periodo permite observar maduración de procesos de gobernanza local alterna al poder institucional del gobierno y el municipio en diferentes planos.

1.- reconstrucción del valor y cuerpo orgánico de las organizaciones de base territorial como JJVV y otras agrupaciones comunitarias las que han gestionado de manera autónoma su capacidad de trabajo para dar respuesta a las necesidades de sus territorios.

2.-articulación de redes comunitario-privadas en lo local para generar circuitos de solidaridad orgánica en la comunidad, posibilitando la gestión de ayuda social directa en los amplios sectores donde el gobierno ni el municipio han logrado llegar.

3.- desborde del campo representado por la incapacidad de los municipios para gestionar con los niveles regionales, posibilitando la emergencia de liderazgos locales que junto a dirigentes sociales rurales y urbanos han realizado de manera autónoma y alterna a las autoridades locales un conjunto de mejoras que traen mayor conectividad y mejoran la calidad de vida de los grupos más castigados por la pandemia en los territorios.

Estallido y Pandemia, dos contingencias que han dejado de manifiesto la incapacidad de la actual clase política y del modelo económico para dar respuesta a las necesidades y urgencias de nuestra comunidad. Pero también han representado la posibilidad concluyente referida a la urgencia de reconstruir comunidades y fortalecer tejido social desde la acción de gobernanzas alternas, fortalecimiento el liderazgo de dirigentes sociales, articulando redes locales y potenciando liderazgos comprometidos con las necesidades de sus territorios. En el caso particular de Loncoche, una de las comunas más pobres de la Araucanía, resulta relevante lo que ha logrado instalar como sello y dinámica de trabajo el equipo de Alexis Pineda Ruiz, desde la instalación de una matriz de trabajo técnico-territorial al servicio de la reconstrucción de comunidades y con claro sentido de transformarse en alternativa de gobierno, por que Otro Loncoche es Posible.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo