En kioscos: Abril 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ética y principios, realidad o mito. Por Carlos López Dawson

EL SENTIDO DE LA VIDA

Es cierto que las visiones personales pueden ser subjetivas omitiendo involuntariamente parte de la realidad. De esa manera cualquiera podrá creer que esa opinión es la” verdad”. De allí que es necesario concluir dos cosas, primero que el espíritu crítico es fundamental para formarse una opinión, y segundo, que toda opinión debiera fundarse en la ética, entendida esta como reglas o normas que orientan la acción de un ser humano cambiando las facultades espirituales racionales y sexuales. Se trata de normas de carácter general y universal, como, por ejemplo: amar al prójimo, no mentir, respetar la vida de las demás personas, proteger a los hijos, no contaminar, etc. Del mismo modo deben observarse los principios. Según las enciclopedias, principio deriva del latín principium ’comienzo, primera parte, parte principal’ a su vez derivado de prim- ’primero, en primer lugar’ y cap(i)- ’tomar, coger, agarrar’, por lo que literalmente principium es ’lo que se toma en primer lugar’. Si aquello que está al inicio es algo real (como una cadena, una carretera, etc.) estaremos ante un principio ontológico; en cambio, si es algo mental (como una teoría, una novela, un sistema de pensamiento), estaremos ante principios racionales. Es obvio que si alguien se dice moderno y progresista, pero, propone un modo de vida conservador decimonónico, esta faltando a sus principios. Se le diría inconsecuente. La práctica de la crítica, en especial la pública, requiere de la ética. Por cierto, que se afirma al puro estilo sofista que la ética es relativa ya que hay ética también entre los ladrones. Pero, no nos referimos aquí a ética como la elección de la corbata o del club deportivo, sino de normas de carácter general y universal que no dañan, sino que van en beneficio de todos, es decir de aquellas normas que le dan sentido a la vida.

A MANIPULACIÓN DE LAS MASAS

En 1956, el filósofo alemán Günter Anders escribió un libro sobre la manipulación de las masas. Llamó a este libro “Obsolescencia del hombre”. Estas frases hicieron historia, especialmente en el siglo XXI. Algunas de estas grafican sus conclusiones sobre la alienación: “Para sofocar de antemano cualquier revuelta, uno no debe tomarla de manera violenta; “Los métodos arcaicos como los de Hitler son completamente obsoletos”. Basta con crear un acondicionamiento reduciendo significativamente el nivel y calidad de la “Educación. “, “Un individuo sin educación tiene sólo un horizonte de pensamiento limitado y cuanto más su pensamiento está ligado a preocupaciones materiales y mediocres, menos puede rebelarse. “, “Tenemos que hacer cada vez más difícil el acceso al “” conocimiento””... “Y esa es la brecha entre “la gente” y “ciencia”. La información destinada al público en general debería ser “Anestesia”. e nuevo, tenemos que usar la “persuasión” y no la “violencia directa”, y vamos a hacer esto: Transmitiremos masivamente en la televisión, entretenimiento borracho, siempre aplanando el emocional e instinto. “ “Ocuparemos las mentes con lo que es inútil y juguetón. “Es bueno con la cháchara y la música sin parar. Uno debe detener el espíritu de “cuestionar”, “pensar”, o “pensar. “ “Pondremos la “SEXUALIDAD” a la vanguardia de los intereses humanos, como anestesia social. Nos aseguraremos de prohibir la seriedad de la existencia, para mantener una constante disculpa de ligereza; para que el consumo se convierta en el estándar de la felicidad humana”.

Otra advertencia de la enajenación a la que es posible someter a la especia humana la dieron cineastas como Orson Welles en el Ciudadano Kane, que destaca la influencia de los medios de comunicación en la opinión pública y cómo la búsqueda de poder puede distorsionar la verdad. Antes economistas como Karl Marx plantearon la teoría de la alienación. En efecto, Marx nos invita a reflexionar sobre cómo el sistema económico y social capitalista afecta nuestra relación con el trabajo y nuestra esencia como seres humanos, es decir nos aliena. Por otra parte, novelistas como George Orwell en 1984, en una novela escrita en 1947 y cuya trama se desarrolla en el año 1984 y siguientes en un futuro Londres, parte de una región llamada Franja Aérea «... que alguna vez fue llamada Inglaterra o Britania», plantea el surgimiento de un Estado que no permitirá ser libres intelectualmente. Hoy en día destacan filósofos como Noam Chomsky, quien ha denunciado que el enemigo de la libertad es la explotación económica y la esclavitud sociopolítica como resultado de un capitalismo depredador que las empresas multinacionales impulsan.

LA ALIENACIÓN CONSAGRADA

La alienación beneficia a los que poseen el poder económico, ya que de esa manera logran mantener sin cambios un sistema que los favorece, pero, que perjudica a la mayoría de los ciudadanos. Para ello en Chile han logrado monopolizar los medios de comunicación. El Colegio de Periodista de Chile trató de poner coto a esa situación proponiendo normas constitucionales en la Convención Constitucional con el objetivo de democratizar las comunicaciones y garantizar un sistema de medios pluralistas y diversos.( https://www.colegiodeperiodistas.cl/2021/11/derecho-la-comunicacion-en-nueva.html). Según se señaló a la época se trata de constitucionalizar el derecho a la comunicación para desarrollar una serie de acciones o garantías específicas que se expresen en políticas públicas cuyo objetivo es compensar las condiciones que discriminan a ciertos grupos sociales del ejercicio de sus derechos. Para ello, sostuvo el Colegio de Periodistas, se requiere reconocer a la sociedad completa como protagonista de la comunicación, garantizando derechos colectivos que permitan acceder a información, generar opiniones y todo tipo de expresiones de manera oportuna, veraz, diversa y plural, y a través de todo tipo de medios”. El propósito entonces era garantizar derechos humanos en materia de comunicación, con un rol activo del Estado en cuanto a la remoción de obstáculos que presentan grupos o comunidades en desventaja para participar en el ecosistema de medios y en la esfera pública, la promoción de la comunicación comunitaria, la protección del ejercicio informativo, el acceso a conectividad y el desarrollo de educación mediática. No se logró y la situación sigue igual que entonces.

De esa manera la actual constitución de 1980, la de Pinochet. - Lagos, no cumple con los principios que enuncia sobre derechos humanos y en particular sobre libertad de expresión y derecho a la información. La Constitución de Pinochet está impregnada de una ideología ultraconservadora por su génesis autoritaria; aunque pudo ser reformada tímidamente, quedando la esencia neoliberal en su alma. Estableció una democracia vigilada y no garantiza la mayor de parte de los derechos humanos. Aunque un pueblo decida amputarse sus propios derechos, ello no le da legitimidad porque los derechos humanos son jurídicamente irreversibles e inmanentes, tarde o temprano la soberanía podrá revalidarlos.

REPARAR LAS AUSENCIAS

El sistema económico, social y politico que estableció la Constitución de 1980 ha permitido la violación sistemática y estructural de varios derechos fundamentales. Las reformas sociales logradas en estos 34 años de transición a la democracia han logrado algunos avances innegables, pero no bastan. Todavía persiste un sistema discriminatorio en todos los aspectos, por ejemplo, en las pensiones, la educación, la salud, la distribución del ingreso. Todos ellos fueron declarados como derechos, pero, no garantizados. Repararlos no es fácil. Ya hubo un intento en una propuesta constitucional que fue rechazada ampliamente por la ciudadanía después de una gigantesca campaña de mentiras que utilizó todos los medios a su alcance y, en particular los medios de información masivos. En lo individual muchas personas siguen luchando por los cambios y otras se acomidan o se encierran en sus pequeños mundos. Sin embargo, para reparar lo que denomino las ausencias, es necesaria la acción política sin descanso, sumando y no restando.

Compartir este artículo