En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Fragor y desafíos de la escuela por efectos de la pandemia. Por Luis Enrique Pincheira         

Los efectos de la Pandemia durante el año 2020 pusieron en jaque la institución escuela

su normalización cotidiana, lo cual implico el cierre e interrupciones en los sistemas educativos nacionales y locales que en ningún otro momento de la historia se habían visto suspendidas dichas actividades más de 1,215 millones de estudiantes, de todos los niveles educativos, en el planeta entero. [1]

La contingencia mundial de la pandemia, logro en las familias internalizar temores y desconciertos por el inevitable riesgo de contagio de sus hijo/a, muchos padres en forma instintiva manifestaron un total rechazo del no envió de sus hijos/as a la escuela, con la emergencia sanitaria significo un paso al surgimiento de prácticas pedagógicas de carácter emergente desde el singular tránsito del aula de clase -hacia al aula- comedor requiriendo por consiguiente la participación de madres y padres en atender las exigencias de orden académico, situación que marco en muchos hogares peleas, desconciertos ruptura familiar que nadie jamás pensó, tal magnitud de la crisis con el confinamiento en casa en todo el mundo lo cual provoco dificultades sociales y económicas sustentado en el modelo económico neoliberal que subyuga a la actual sociedad de consumo.

La realidad del Covid 19 jaqueo la institución escuela dejo a entrever la falta de un espacio colaborativo permanente entre los actores de la comunidad escolar en haber asumido responsabilidades en buenas tomas de decisiones para implementar frente a la contingencia, los gobiernos a través de sus políticas neoliberales seducido por la economía en sus autoridades su única intención fue querer volver pronto a la llamada “normalización” lo cual se reflejó en las declaraciones constante de las autoridades del Mineduc.

Durante el año 2020 falto un mea culpa y un cuestionamiento en profundidad a través de preguntas orientadoras como: ¿Es posible extender la escuela y su cotidianidad en el espacio privado de la casa sin un conocimiento adecuado de la realidad de sus familias? ¿Los padres, madres y/o apoderados manejan el currículo de contenidos del nivel o curso de su hijo/a? ¿Cuentan las madres y los padres con un conocimiento básico en el ámbito metodológico para resolver el cumplimiento de las tareas de su hijo/a?

La Pandemia develo una escuela aislada del trabajo en equipo a través de una participación colegiada sistemática entre todos los actores de la comunidad lo cual quedó reflejado durante todo el año escolar finalizado.

El Covid 19 develo una escuela no preparada para asumir una ruptura en su esquema tradicional, y las demandas que hoy implica una transformación, para superar la no presencia física de sus estudiantes, frente a la contingencia vivida se produjo una serie de desconciertos entre los docentes y las familias respecto del funcionamiento de los horarios calendarizados y socializados a través de los encuentros sincrónicos usando plataformas virtuales, otra dificultad fue la priorización de los contenidos que produjo muchas dificultades en algunas comunidades escolares dada las exigencias académicas curriculares del colegio y la realidad de sus familias en el contexto sociocultural y los medios tecnológicos utilizados al momento de hacer la clase.

La Pandemia, elimino las fronteras escolares que se relacionan con el poder de la institución educativa amparada por la normativa vertical ejercida cuya imposición vertical impone el sistema escolar. La institución educativa tendrá durante el año 2021 desafíos urgentes de transformaciones que requieren un ejercicio post pandémico, nunca visto, ni teorizado, cuyo trabajo de imaginación docente requiere una reingeniería y reinstalación hacia una la escuela que debe trabajar en forma colaborativa con todos sus actores involucrados conociendo la realidad en situ de los hogares de sus estudiantes para trabajar de una forma más sistemática que motiven a sus estudiantes.

El Covid-19 en el año 2021 pone en jaque a la institución escolar para crear nuevos diseños dialógicos de aprendizaje con sus familias usando una serie de teorías de innovación educativa que han estado en discusión permanente por una renovación de una escuela que sintonice con el siglo XXI antes que llegara el Covid 19. 

Esta columna, busca poner el dedo en la llaga en forma crítica de una escuela que no está a la altura del siglo XXI devela una institución escolar desfragmentada que en su viaje y ruta sigue perpetuando las desigualdades educativas muchos estudiantes de sectores vulnerables primo su ausencia de conectividad la falta de algún dispositivos o computadoras para uso individual se convirtió en la mayor barrera de acceso a continuar su proceso educativo durante la pandemia.

Al finalizar esta columna, se debe hacer un esfuerzo mancomunados en las comunidades escolares entre todos los actores de dialogar para mejorar lo que no se hizo bien en el 2020 y a la vez los docentes de encantar a los estudiantes para apropiarse del conocimiento y no abrumar de tantas tareas y obligaciones escolares la nueva realidad educativa, se debe hacer intento de elaborar nuevas ideas y no volver a cometer los mismos errores, para pensar la docencia del año 2021 en medio de la excepción de una nueva configuración de la institución educativa para el siglo XXI.

  [1] Unesco, “Interrupción educativa y respuesta al covid-19”, <https://> , consultado el 6 de agosto, 2020.

Referencia Bibliográfica.

Unesco, (2020) “Interrupción educativa y respuesta al covid-19”, <https://> , consultado el 6 de agosto.

 

Datos del autor:

Dr. Luis Enrique Pincheira Muñoz

Afiliación Institución: Centro de Estudios Latinoamericano de Educación Inclusiva. CELEI- Chile.

Investigador asociado.

Responsable de la Línea de investigación: Diversidad cultural, Educación y Educación Intercultural critica.

Profesor de Educación Diferencial, mención Audición y Lenguaje Universidad Austral de Chile.

Post Título: Dirección y Jefes Técnicos (CEPEIP) Ministerio de Educación Chile.

Magister en Educación mención Escuela y Comunidad Universidad Artes y Ciencias Sociales Arcis.

Educador Popular (CIDE) Centro de Investigación de Educación.

Dr. en Educación Universidad Academia Humanismo Cristiano. Chile.

 

 


Compartir este artículo