En kioscos: Marzo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Henry Kissinger: con sangre en las manos. Por Odette Magnet

•El diplomático estadounidense más controvertido de la historia de su país, articuló el golpe de Estado chileno y avaló el Plan Cóndor, entre otras operaciones nefastas. Pero murió con total impunidad

Cuando Oriana Fallaci lo entrevistó en noviembre de 1972, escribió “…no es seductor, tan bajo y robusto y prensado por aquel cabezón de carnero, ni siquiera es desenvuelto ni está seguro de sí. Antes de enfrentarse a alguien necesita tomar su tiempo y protegerse con su autoridad. Fenómeno frecuente en los tímidos que intentan ocultar su timidez y que, en este empeño, acaban por parecer descorteses. O serlo de verdad.”

Y le preguntó por el poder. El respondió: “El poder por el poder no me fascina en absoluto (…) Lo que me interesa es lo que se pueda hacer con el poder. Se pueden hacer cosas espléndidas, créame.”

Más adelante la periodista le dice: “Usted no es pacifista, ¿verdad”. “No, no creo serlo. Aunque respete a los pacifistas genuinos, no estoy de acuerdo con ninguno y en especial con los pacifistas a medias: los que aceptan la guerra por una parte y son pacifistas por la otra”, contestó.

Qué ironía: Kissinger recibió el Premio Nobel de la Paz al año siguiente, el mismo año en que Chile sufrió el golpe de estado que él articuló y avaló. El diplomático estadounidense más controvertido en la historia de su país fue pieza clave en el derrocamiento de Allende y de lo que se conocería posteriormente como el Plan Cóndor. Pero su protagonismo no se limitó sólo a América Latina.

Para bien o para mal, fue una figura diplomática clave en el escenario mundial durante décadas. Un hombre con las manos manchadas de sangre que, murió en la tranquilidad de su casa en Connecticut, en medio de una total impunidad y sin asomo alguno de arrepentimiento. Sus últimas fotografías daban cuenta de un anciano de silueta encorvada, con sus clásicos anteojos negros de montura gruesa y párpados encapotados. Sospecho que fueron pocos en nuestro continente, al menos, los que lamentaron su muerte, la semana pasada. Particularmente los chilenos.

La verdad es que, como criminal de guerra, debió haber muerto en la cárcel. No importa dónde. David Sanger, destacado periodista del New York Times, lo entrevistó en numerosas ocasiones durante el transcurso de siete años. En su obituario dijo “no hay cómo escribir acerca de la vida de Henry Kissinger sin enojar a casi todo el mundo”. Agregó que “algunos admiraban su visión y otros abominaban sus tácticas.”

"La polémica es inevitable, lo importante es dejar un legado para la historia", escribe Kissinger en sus Memorias (tres volúmenes). Con un currículum tristemente célebre, como asesor en doce administraciones -desde Kennedy hasta Biden- sus huellas dactilares están en gran parte de la política exterior de Estados Unidos y dan cuenta no sólo de un total menosprecio por el cumplimiento y defensa de los derechos humanos sino de un fuerte anticomunismo que rayó en la obsesión. Desde la guerra de Vietnam hasta Camboya, Bangladesh, Grecia y Timor Oriental. Sin ninguna noción de ética y por medio de una práctica de abuso del poder y de la fuerza promovió la prolongación de la guerra de Vietnam y los bombardeos sobre Camboya y Laos, permitió la guerra genocida de Pakistán contra Bangladesh y se contagió con la fiebre golpista militar en América Latina.

Pese a que intentó desconocer el papel que cumplió en el Golpe chileno hasta el fin de sus días, su versión de los hechos no calza con la evidencia. Ya en septiembre de 1974, The New York Times revelaba las operaciones encubiertas de la CIA para derrocar a Allende. La desclasificación de miles de documentos revelan que Kissinger influyó de manera decisiva en la política del gobierno norteamericano hacia Chile con su estrategia de presión y hostilidad. Sin amagos, como asesor de seguridad nacional y secretario de estado, se opuso ferozmente a la Unidad Popular porque creía que si la “revolución socialista” triunfaba se vería afectada la hegemonía estadounidense y el equilibrio mundial del poder. "No veo por qué tenemos que esperar y permitir que un país se vuelva comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo", afirmó.

La persistente búsqueda del analista Peter Kornbluh del Archivo de Seguridad Nacional (con sede en Washington) ha revelado numerosas conversaciones privadas, llamadas telefónicas y operaciones políticas -entre noviembre de 1970 y septiembre de 1973- destinadas a derrocar al gobierno de Allende.

Pero el Golpe se hizo. En 1976, en plena dictadura, Kissinger visitaba Santiago en el marco de la asamblea general de la OEA. Pese a que sus asesores le habían aconsejado mostrar una actitud crítica ante las violaciones a los derechos humanos, le dijo a Pinochet en una entrevista: “Queremos ayudarlo, no perjudicarlo. Mi evaluación es que usted es víctima de todos los grupos de izquierda del mundo y que su mayor pecado fue derrocar a un gobierno que se estaba volviendo comunista”. Meses más tarde Orlando Letelier era asesinado en Washington por la DINA. Apoyó la guerra sucia en América Latina y fue el principal ideólogo del Plan Cóndor, la operación que impusieron las sangrientas dictaduras en América Latina en la década del 70 y 80. Kissinger mantuvo reuniones con Jorge Rafael Videla y en 1978 asistió al Mundial de Fútbol en Argentina.

Cuando se le preguntó entonces por su opinión de Videla dijo: “Es muy inteligente, un hombre muy dedicado que está haciendo lo que es mejor para su país.” El apoyo de Estados Unidos gatilló la desaparición y muerte de miles de jóvenes disidentes de izquierda en la región que, en su gran mayoría, tenían entre 20 y 30 años (Kissinger gozó del privilegio de cumplir un siglo). En febrero del 2001, en entrevista con Elizabeth Farnsworth del NewsHour (Estados Unidos), la periodista le preguntó a Kissinger por qué en su reunión con Pinochet no le dijo que dejara de violar los derechos humanos. Él respondió que “primero que nada, los derechos humanos no eran un asunto internacional en esos días”.

Más adelante, Farnsworth le pregunta por el caso Letelier.

 Conocí a Letelier. Me agradaba en lo personal. Fue prisionero en Chile y yo intervine ante los mexicanos, del gobierno mexicano, para su liberación y envío a México. Y lo vi, creo que dos o tres veces cuando estuvo en Washington como exiliado. Había contratado personalmente un guardia para él.

 ¿Fue un shock para usted que fuera asesinado en las calles de Washington?

 Pensé que era una atrocidad-dice Kissinger.

Compartir este artículo