En kioscos: Julio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Hoja de ruta por la autodeterminación del pueblo mapuche. Por Adán Romero Cheuquepil

Marri Marri Kom pu che

Soy mapuche y la actual constitución de Chile niega absolutamente nuestra existencia como pueblos originarios. Y es el momento de cambiar esa historia.

Recordemos que la nación mapuche es preexistente a la Nación Chilena. El 6 de enero de 1641 emanó el primer tratado de paz, entre el pueblo mapuche y los españoles, después de casi un siglo de lucha en la guerra de Arauco.

La carta de O’Higgins fechada el 13 de Marzo de 1819 “el supremo director de estado a nuestros hermanos los habitantes de la frontera sur”, reconoce la independencia del pueblo Mapuche; y el tratado de Tapihue suscrito el 7 de enero de 1825, son suficiente documentación histórica que evidencia la existencia de la nación mapuche al sur del mundo.

El conflicto que actualmente se vive tiene su origen histórico en la negación de nuestra existencia como pueblo mapuche. Con la mal llamada pacificación de la Araucanía, el estado chileno ha llevado a cabo en el wallmapu, la negación, la usurpación del territorio y el exterminio mapuche.

Nuestra base para participar en el proceso constituyente se basa es revivir la historia, que se reconozca la preexistencia de nuestra nación mapuche, para ello evocaremos los instrumentos jurídicos que el derecho internacional establece en la declaración de Naciones Unidas donde estipula un conjunto de derechos colectivos y particularmente el derecho a la libre determinación, expresado en el artículo 3, al plantear que “los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural”. Este instrumento representa la ruta que buscaré seguir en mi participación como constituyente mapuche pewenche.

No estamos ni estaremos dispuestos, y seremos los principales precursores, a no aceptar una nueva constitución espuria. Como siempre, estamos abiertos a escuchar y a ser escuchados, a poner en valor nuestra esencia, la razón de la humanidad colectiva y cómo entendemos el desarrollo basado en los valores centrales de la convivencia con la naturaleza y el medio ambiente.

Al Estado chileno, representado en sus distintos gobiernos, decirles que está en un profundo error pensar que este tema se resuelve militarizando y violentando el Wallmapu, a nuestras comunidades, a nuestra gente. En eso somos una sola voz fuerte y clara: jamás lo aceptaremos.

Chaltumay

Marriciweu!!

Adán Romero Cheuquepil, candidato Pewenche a la Convención Constituyente, por los escaños reservados para los pueblos indígenas

Compartir este artículo