Diciembre de 2010
Las grandes cadenas de comercio
Chile les queda chico a los grupos económicos

Los grandes grupos económicos expanden sus negocios en la región de la mano de la cada vez mayor apertura y -aunque sea coyuntural- aprovechan el fortalecimiento del peso. Los supermercados de Cencosud y la multitienda Falabella llevan la delantera y capturan crecientes cuotas de mercado en Brasil, Perú, Argentina y ya van por el resto.

Uno de las grandes cambios durante los últimos años en el Mapa de la Extrema Riqueza en Chile es la acentuada expansión de grupos económicos, cuyos inicios y base de crecimiento se encuentran en el comercio al detalle, muy favorecidos por la política macroeconómica que aprovecha el alto nivel de apertura económica y, en la actual coyuntura, la aguda apreciación del peso chileno. Entre estos grupos destacan Paulmann, con el holding Cencosud, y los intereses familiares unidos en Falabella. Ambos consorcios se expanden en Chile e internacionalmente, pero constatan que las posibilidades de crecimiento en el mercado interno están limitadas.

Al 16 de noviembre, Falabella y Cencosud fueron la segunda y cuarta sociedad chilena de mayor capitalización bursátil, solo detrás de Copec, el mayor holding del país controlado por el grupo Angelini. La distancia de Falabella del primer lugar fue muy reducida. Supera al Banco Santander, propiedad de capitales españoles, y a Enersis y Endesa -dos empresas eléctricas con matriz en Endesa España, cuyo accionista mayoritario es la italiana Enel, y que tienen una fuerte presencia en América del Sur- lo que muestra las intrincadas relaciones de control existente en el mundo globalizado...

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2010
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=1407

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique