Diciembre de 2010
Democracia deliberativa
Mucho más que votar, algo más que elegir

¿Qué ocurriría si se nos ofreciera progreso, estabilidad y un nivel de vida digno, a cambio de abdicar de la democracia, tal como la conocemos? En buena parte del mundo la respuesta sería: ¡Perfecto, ahora mismo! Las cifras lo demuestran una y otra vez. Una encuesta reciente sorprendía al revelar que más de un 60% de los rumanos considera que vivía mejor bajo la dictadura de Nicolae Ceausescu que en la actualidad. Cifras similares rondan en los demás países del Este europeo. Se trata de un malestar difuso, que se expresa en descrédito de las instituciones representativas y sus ritualidades, cada vez más vacías.

En Chile esta desafección democrática se ha hecho patente en el debate sobre la instauración del voto voluntario o la mantención del voto obligatorio. Estudios de la UDP han mostrado que en el caso de adoptarse el voto voluntario, las cifras de participación de los sectores más acomodados se mantendrían estables, pero decaerían significativamente los porcentajes de participación de los sectores más pobres. Las desigualdades económicas se convertirían así en desigualdades políticas.

Frente a estos datos han abundado las propuestas de introducir paliativos: liberar el pago de transporte público en días de elecciones, incrementar la publicidad estatal para incentivar la concurrencia a las urnas, dar más espacio a la instrucción cívica en los colegios. Incluso se han propuesto incentivos monetarios o en especies...

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2010
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=1413

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique