Octubre de 2012
Materias primas

En pleno centro de Ginebra, en el barrio de Rues basses, sólo un ojo atento distingue una pequeña placa dorada de Gunvor, una firma especializada en el negocio del petróleo ruso, que en 2011 tuvo una facturación de 80.000 millones de dólares, de la de un simple estudio de abogados. A diferencia de los relojeros y los banqueros, los negociantes de materias primas no instalan carteles luminosos para iluminar la rada de Ginebra, en el extremo del lago Léman, ni financian vistosos anuncios publicitarios en las revistas.

En los últimos diez años, Ginebra se convirtió en una de las principales plazas del comercio de materias primas, apareciendo como una rival de Londres y de Nueva York. Poco conocidas por el público, grandes firmas del negocio petrolero, minero o agrícola, como Vitol, Gunvor, Louis Dreyfus, Mercuria o Bunge, fijaron domicilio entre Lausana y la ciudad de Calvino, donde otros grupos, como Cargill, hace tiempo que están instalados. Los bordes del lago Lemán concentran la mayor parte de los mercados del petróleo, de los cereales, del café y del azúcar (1). Sólo en Ginebra, ese sector cuenta con más de cuatrocientas empresas, con una facturación de 800.000 millones de francos suizos (666.000 millones de euros) y con unos nueve mil empleos directos. Su contribución al Producto Interno Bruto (PIB) es semejante a la de la secular banca privada. De los metales como el cobre o el zinc, se ocupa el cantón germánico de Zoug. En volumen de facturación, Nestlé ya no es la primera firma suiza: en 2011 pasó al cuarto lugar, precedida por tres negociantes: Vitol, Glencore y Trafigura, que alcanzaron respectivamente 279.000; 174.000 y 114.000 millones de francos suizos (232.000; 145.000 y 95.000 millones de euros; según la clasificación de Handelszeitung, Zurich, 27 de junio de 2012)...

Texto completo en la edición impresa del mes de OCTUBRE 2012
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=2536

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique