Ricardo Lagos ¿miopía o visión de futuro? por Pablo Fernando González

En estos días se nos ha repetido hasta el cansancio que el ex Presidente don Ricardo Lagos sería poseedor de una visión de futuro como muy pocos en este país, a lo que agregan los favorecidos por su discurso, que además sería un incomprendido de nuestros tiempos por ser poseedor de esta cualidad excepcional. Lo anterior me hace recordar los tiempos en que gobernaba y aprobó para el Sector Pesquero una ley que regiría por 10 años y a la que se le llamó ley corta, los resultados de ella no pueden ser más reveladores para dirimir el título de esta columna.

La anterior ley fue un espaldarazo a las elites empresariales para que acrecentaran el monopolio y la explotación privilegiada de nuestra riqueza pesquera país -de anchoveta, sardinas y jurel- de norte a sur. La industria de la harina de pescado se enriqueció como nunca antes, ya que además el sector público se puso a disposición de los anteriores para agregarle cuotas de pesca a través de falsas "pescas de investigación" cuando esos no las podían justificar dentro de la ley, el resultado fue catastrófico, las principales pesquerías parte de nuestra riqueza país fueron devastadas sin que los responsables tuvieran sanción alguna, es más, ahora están a cargo de cuidar la sustentabilidad pesquera desde el Estado. No debemos olvidar que la Ley corta que promovió y amparó el ex Presidente Lagos es la que le daría el principal argumento al gobierno de Piñera para que la Ley Longueira se convirtiera en su continuidad como una incomprensible ley de privilegios para 7 familias.

Durante su mandato las mega inversiones acuícolas de propiedad de las élites empresariales se beneficiaron de sus políticas para consolidarse como actor monopólico en la explotación del fabuloso potencial acuícola del Mar de la Patagonia, desde Puerto Montt (Seno del Reloncaví) hasta Magallanes. A los anteriores se les favoreció para que se apropiaran vía concesiones acuícolas del mar interior y de gran parte de su borde costero, de esta manera la mayoría de los habitantes de esas regiones no tuvieran otra alternativa que transformarse en mano de obra barata de las mega industrias del salmón y acuícola.

Lo anterior se impuso postergando a la marginalidad a la economía pesquera de pequeña escala de sus habitantes asociada por siglos a la explotación de la abundante riqueza marina existente en su mar interior y borde costero que les había permitido su subsistencia y progreso en base a una explotación absolutamente más sustentable y amigable con el medio ambiente que la actual. Vale recordar al Sr. Albarran, uno de sus Subsecretarios de Pesca, y que fue obligado a renunciar y denunciado a la Contraloría por favorecer con concesiones salmoneras a empresas relacionadas con su propiedad, y que el que lo remplazó, Felipe Sandoval, hoy es el Presidente de Salmón Chile que agrupa a las mega inversiones acuícolas, de allí que resulta inoficioso profundizar sobre que los animaba cuando fueron nombrados a cargo del sector pesquero por el ex Presidente Lagos.

Las familias chilenas han sido las principales perjudicadas con la monopolización y concentración de la riqueza pesquera ya que la misma se exporta casi en su totalidad a los mercados globales, de allí que los chilenos somos quizás el único país del mundo que siendo dueños de una riqueza pesquera fabulosa la mayoría de sus habitantes no tienen acceso a ella. Resulta incomprensible que mientras Perú desde el Estado promueve un programa de consumo de anchoveta para la alimentación saludable de su población- por su alto contenido de proteínas y Omega 3 marino -,en nuestro país los últimos gobiernos han preferido que se las queden las harineras para destinarlas a la industria de conversión para la engorda de animales, el salmón entre ellos, por las que pagan un precio que no alcanza los 100 pesos el kilo, mientras los últimos quintiles casi no tienen acceso al consumo de proteína, ya que la más barata es la de pollo y promedia los 2 mil pesos el kilo inalcanzable para una familia que subsiste con un salario mínimo de 215 mil pesos, lo que explica que dos de cada tres chilenos por falta de acceso a una alimentación saludable sufra de sobrepeso u obesidad, y que ello alcance a niños y jóvenes, convirtiéndose en el principal indicador del Modelo de desigualdad que identifica a nuestro país.

De la autoría del ex Presidente Lagos es el proyecto del puente que pretende unir la Isla Grande de Chiloé al continente, con una inversión cercana a los 1.000 millones de dólares que lo ha justificado diciendo que sería imprescindible para la conectividad que necesita la Patagonia para agregarla al Desarrollo. Sin embargo, a nadie le cabe duda que la política de imponer un puente para extender hasta Quellón la carretera que se inicia en Arica es porque la misma se desentiende de la condición de archipiélago que identifica a esa parte de nuestro territorio. Pareciera que el Sr. Lagos desconociera que la isla grande de Chiloé es parte del Archipiélago de Chiloé y que no supiera que el anterior posee 34 islas y una cultura de archipiélago que lo identifica como tal desde hace siglos. También pareciera desconocer que un tercio de la extensión de Chile entre Puerto Montt y Punta Arenas corresponde al Archipiélago Patagonia que posee 5,769 entre Islas e Islotes donde la isla de Chiloé es una de ellas, y que el mismo necesita de una política de conectividad que lo asuma en su totalidad que repare toda la postergación de años por la visión miope y centralista de sus autoridades. Sus habitantes viven en islas o en ciudades en el borde mar en condiciones de aislamiento y postergación como lo han representado las movilizaciones en Magallanes, Puerto Montt, Aysén y ahora en Chiloé a propósito del puente Chacao, que tienen prioridades de políticas de inversión públicas en salud, educación universitaria, vivienda, transporte, culturales y esparcimiento para alinearse con las que han priorizado países que tienen igual condición de territorio. Vale decir que resulta increíble que la inversión pública multimillonaria para construir el Puente Chacao propuesta por el ex Presidente Lagos termine siendo prioritaria para el gobierno del ex Presidente Piñera, propietario de cerca del 15 % de la superficie de la Isla de Chiloé y que un puente que conecte a la anterior con el continente no será casualidad que le permitirá multiplicar en muchas veces el valor de su inversión.

No es casualidad que muchas de las políticas del ex Presidente Lagos sean aplaudidas por las élites empresariales que controlan el destino económico de nuestro país ya que coinciden con sus intereses, esto es con la fabulosa riqueza que les genera la explotación intensiva de nuestros recursos no renovables, en especial el cobre que ha multiplicado en 3,5 veces su volumen y su precio en las últimas dos décadas, a lo que se agregan las mega plantaciones forestales para la industria de la celulosa y las mega producciones acuícolas acompañadas de un catastrófico impacto ambiental que afectara al futuro del país y a sus nuevas generaciones. Las élites vociferan que este modelo nos estaría encaminando al desarrollo, mientras los resultados arrojan que esa fabulosa explotación de la riqueza país solo se ha concentrado en el 1%. Amenazan que se destruirá el milagro del Modelo si las mayorías insisten en reformas que les amenacen sus privilegios, como asimismo si no se les permite echar mano a los ríos de la Patagonia (Baker y Pascua, Rio Puelo y otros) para conseguir energía a bajo costo para darle continuidad a la explotación intensiva de las fabulosas reservas en minería, cuando su objetivo no ha sido otro que multiplicar sus fortunas descomunales, invertirlas en buena parte en el exterior y en ningún caso invertir en una economía que sustituya su dependencia para crear riqueza si no es con los recursos naturales no renovables o de baja complejidad, como somos testigos la inmensa mayoría de los chilenos.

Acompaño un link con la conferencia de un joven ingeniero de Qatar a quien su gobierno le pidió encabezar un equipo de especialistas que pudieran desarrollar un plan para proyectar a su país en forma ambiciosa en el Siglo XXI, no me cabe duda que es un ejercicio de visión de país muy lejos de la que tienen el ex Presidente Lagos y nuestras élites empresariales para Chile . Qatar es un país al igual que el nuestro parado sobre una fabulosa riqueza natural no renovable, pero con una diferencia notable, allí sus élite no han dudado en reinvertir sus fortunas en su país y desarrollar tecnologías de última generación que beneficien al conjunto de su población y convertirlo en un país desarrollado, ahora van por las energías renovables y no contentos con lo anterior pretenden que sus jóvenes a través de una educación de excelencia coloquen a su país como uno de los líderes de la sociedad del conocimiento productores de tecnologías de última generación porque sueñan proyectar a su capital en una ciudad planetaria de esas que trascienden los siglos por su riqueza.

https://www.ted.com/talks/fahad_al_attiya_a_country_with_no_water?embed=true&language=es

No tengo dudas que el sueño país de este joven ingeniero de Qatar coincide con el sueño país de la mayoría de los jóvenes de mi país que luchan y se desvelan por ver a Chile convertido en una sociedad profundamente democrática y verdaderamente inclusiva que nos convoque a todos para alcanzar el mejor bienestar del país.

Pablo Fernando González / Pyme Innovación anchoas para el consumo humano.





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=3569

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique