Junio de 2016
Hacia un turismo sustentable
Pensamientos para la reflexión, desde el sur del sur

LA INDICADA “Debo armar un cóctel”, me dijo un día. Y la vi brillar por primera vez. “Será corto”, pensé. “Al lado venden flores”. Pero no. Cruzamos la ciudad desde su breve restorán de esquina hasta un sitio abandonado, colonizado por arbustos, malezas, rosales. De la guantera sacó la tijera. Y fue eligiendo las que, para ella, eran las mejores, las más bellas. No precisamente las más coloridas. Brotes de pasto pisoteado, helechos y poco glamorosas ramas fueron llenando su regazo de diversidad. Unas de aquí, otras de allá. Preocupada, también, de no extinguir tal manantial. Lo supe. “Ella sabe”, me dije. “Ella es la indicada”, concluí.

Turismo se puede hacer de cualquier cosa. De distinto tipo y alcance, poder adquisitivo, intereses.

Porque, en sencillo, este no es más que el deseo de vivir (o revivir) experiencias en lugares que comúnmente no habitamos. Por extensión, puede adoptar infinitos nombres o características: de naturaleza, de deportes extremos, cultural, sexual, de pobreza, de guerra.

Así, la única condicionante para desarrollar una actividad turística, bajo el neoliberalismo, sería la creatividad. La capacidad de convencer a otros de que un lugar es necesario de conocer, una experiencia de vivir. Esto en un mundo estrictamente neoliberal.

Sin embargo, existe otra variable que trasciende la sociedad de mercado que todo lo transa: la ética, la propia convicción. Donde la rentabilidad es un dato relevante pero no el único ni el fundamental...

Texto completo en la edición impresa del mes de JUNIO 2016
a la venta en librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=4700

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique