Declaración Pública Segundo Encuentro Plurinacional MODATIMA “Camilo Catrillanca”

Los días 7,8 y 9 de diciembre de 2018, delegaciones de representantes de Modatima de distintas regiones de Chile nos reunimos en la zona de sacrificio de la comuna de Til Til, para debatir sobre el escenario político y social que enfrenta Chile y América Latina, y proyectar nuestras acciones para los años que vienen.

Hemos ratificado que el Movimiento de Defensa por el Agua, la Tierra y la protección del Medioambiente es una organización político-social, que lucha y seguirá luchando por la recuperación y defensa de los bienes naturales comunes y por superar el modelo de despojo capitalista-extractivista que depreda nuestros territorios y comunidades.

Relevamos el rol de los pueblos y sus organizaciones como protagonistas de las transformaciones que requiere nuestra sociedad.

Asumimos el desafío de luchar contra el patriarcado, el colonialismo y todas las formas de opresión entre seres humanos y sobre la naturaleza.

Declaramos que nuestras batallas futuras estarán concentradas fundamentalmente en la defensa y recuperación del agua, de la tierra y la transformación del modelo energético que favorece la destrucción y contaminación de nuestros territorios, hipotecando la vida de las comunidades que ahí habitan.

Expresamos nuestro profundo rechazo al aumento sostenido de abusos de poder que padecen nuestras comunidades y pueblos, implementados por el gobierno de Piñera y el neo-fascismo en América Latina, que se expresan en el uso de la fuerza represiva, el asesinato, la criminalización, persecución, hostigamiento y censura de las y los que luchan por la defensa del buen vivir.

El segundo encuentro pluri-nacional ratifica el camino emprendido hace muchos años y nos lleva a reafirmar nuestra firme convicción de seguir adelante, inspirados en la memoria de Macarena Valdés, Alejandro Castro y Camilo Catrillanca.

Somos MODATIMA, Caleu, diciembre 2018





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=6254

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique