Una economía de nuevo género
La era del capitalismo de vigilancia

Aquel día de julio de 2016 fue particularmente agotador para David. Había pasado largas horas entrevistando a testigos en litigios de seguros en un tribunal polvoriento de New Jersey. El día anterior, un corte de luz había dejado al edificio sin aire acondicionado. Finalmente, al llegar a su casa se sumergió en el aire fresco como si se zambullera en el océano. Por primera vez en el día, respiró profundamente, se sirvió un aperitivo y subió para darse una larga ducha. El timbre sonó en el preciso momento en el que el agua comenzaba a gotear sobre sus músculos doloridos. Interrumpió su ducha, se puso una polera y un short, y bajó rápidamente las escaleras. Al abrir la puerta, se encontró frente a frente con dos adolescentes que agitaban sus teléfonos celulares ante su mirada atónita.

–“Eh, tiene un Pokemón en su patio. ¡Es nuestro! ¿Podemos pasar a atraparlo?” –“¿Un qué?”

Aquella noche, otros cuatro desconocidos impacientes por acceder a su jardín y furiosos por la respuesta negativa volvieron a molestar a David. Con sus teléfonos en mano, daban gritos y examinaban su casa para buscar a las famosas criaturas de “realidad aumentada”. A través de sus pantallas, esa porción del mundo dejaba aparecer al Pokemón, pero a expensas de todo el resto. El juego se había apropiado de la casa y del mundo que la rodeaba. Se trataba de una nueva pretensión comercial: una declaración de expropiación con fines lucrativos que transforma la realidad en una extensión de espacios vacíos listos para ser explotados en beneficio de otros. ¿Cuánto tiempo iba a durar esto? ¿Con qué derecho? ¿A quién tengo que llamar para que esto se termine?, se preguntaba David. Ni él, ni los jugadores que se ensañaban con su timbre sospechaban que habían sido reunidos aquella noche por el capitalismo de vigilancia, una lógica audaz y sin precedentes…

Texto completo en la edición impresa del mes de ENERO-FEBRERO 2019
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=6289

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique