Marzo de 2019
El movimiento tras la explosión de mayo de 2018
Feminismos y monstruos

Que nadie venga a decir que el feminismo no existe en América Latina ni en el Caribe, que nadie insista con desautorizar sus pasados y sus elocuencias. Que nadie se atreva a describirlo como un movimiento homogéneo, como una copia europea o estadounidense. Que nadie intente convertirlo en partido, ONG o en un gobierno. Es que no podemos ignorar cómo a través de la historia esta lucha ha sido interrumpida drásticamente por conservadoras estrategias antifeministas que han intentado borrar el trabajo y las inquietudes políticas e intelectuales de las mujeres, pero también por amables vías progresistas que terminaron cooptando a una parte del movimiento. Cooptación que derivó en la adquisición de algunos derechos fundamentales que hasta hace poco teníamos negados.

El feminismo es entonces un plural polifónico que se resiste a su extinción y que adquiere formas particulares a partir de tiempos y espacios bien diferenciados al interior de aquello que comprendemos como la izquierda política. La monstruosidad del feminismo es su condición de mestiza, esa potencia ecléctica que la constituye en una amalgama irregular e histórica de trabajo emancipatorio: ideas, prácticas, creaciones, huelgas y protestas que producen relaciones sociales movilizadas para terminar con el capitalismo y el patriarcado.

Texto completo en la edición impresa del mes de MARZO 2019
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=6331

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique