Septiembre de 2019
Las irregularidades han generado la unidad opositora al Kremlim
De Boris Yeltsin a Vladimir Putin, un mismo sistema

El 6 de junio pasado, el periodista ruso Ivan Golunov fue detenido y encarcelado por tenencia de drogas. La policía recurrió a un ardid habitual: plantar las “pruebas” en el acusado, y luego en su departamento. Pero, esta vez, la detención suscitó una ola de protestas, que hizo que cientos de manifestantes salieran a las calles, y generó declaraciones de apoyo de órganos de prensa rusos que, por lo general, no critican a las autoridades. Más sorprendente aun: Golunov fue liberado cinco días más tarde.

Las investigaciones del periodista sobre delitos cometidos por hombres de negocios y burócratas no dejaron de provocar la ira de sus poderosos enemigos, particularmente el alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, cuya fortuna inmobiliaria había revelado. Pero sólo llegan a un grupo de lectores limitado. Las reacciones a su detención se deben menos al contenido de sus notas que a la furia en gran medida compartida contra los abusos de poder permanentes cometidos por los dirigentes rusos. Se inscriben en la continuidad de la protesta surgida en el invierno de 2011-2012, cuando decenas de miles de rusos se manifestaron para oponerse a la manipulación de las elecciones por parte del partido en el poder, Rusia Unida, y al regreso inminente de Vladimir Putin a la presidencia...

Texto completo en la edición impresa del mes de SEPTIEMBRE 2019
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl





http://sc.mondediplo.com/article.php3?id_article=6634

Droits réservés - TOUS DROITS RÉSERVÉS © 2002 - 2004 Le Monde diplomatique