En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

“Independientes”: hay lobos con piel de oveja. Por Luis Mesina

Desde la antigua Grecia, Esopo nos advirtió con sus fábulas que existían los lobos con piel de oveja. Sujetos que ocupan ropajes para ocultar su identidad y engañar a las personas. Es bien sabido que esta metáfora está presente dentro de nuestra realidad. Hoy más que nunca este tipo de personas quieren volver a posicionarse de cara al proceso constituyente.

Esos lobos con piel de oveja son los mismos que han mantenido por 40 años el fracasado sistema de AFP.

El D.L. 3.500 que dio nacimiento a este macabro sistema fue promulgado el 4 de noviembre de 1980, en plena dictadura. En momentos donde nadie podía preguntar, opinar y menos debatir. A través de este decreto, se impuso el “sistema de capitalización individual”. Un mes antes se había promulgado la Constitución Política del Estado, por lo que podemos afirmar que ambas instituciones tienen un pecado de origen, son antidemocráticas.

Con el D.L. 3.500 se puso fin a la Seguridad Social en Chile, nacieron las AFP. La previsión dejó de ser un derecho y pasó a convertirse en un negocio administrado por las S.A.

A 40 años, el fracaso de este sistema impuesto por la fuerza es estrepitoso. La mitad de las pensiones que pagan actualmente las AFP son inferiores a los 150 mil pesos, para las mujeres la situación se ha convertido en una tragedia, la mitad de quienes se han pensionado en los últimos tres meses han podido autofinanciar un monto inferior a los 35 mil pesos.

Un reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T) de principios de 2019 demostró que, de los 192 países reconocidos por la ONU, el 97% de ellos tiene sistemas públicos de pensiones, la mayoría cuenta con sistemas de reparto, solidarios, con diferentes mecanismos adecuados a sus realidades, algunos de ellos con componentes de capitalización voluntaria. El informe de la OIT concluyó algo categórico, los países que privatizaron la Seguridad Social han provocado efectos muy negativos: caída de la cobertura previsional; disminución acelerada de los beneficios y montos de las pensiones que han aumentado la pobreza en la tercera edad, en especial de las mujeres y, el gasto fiscal se ha incrementado sucesivamente provocando graves consecuencias en las arcas fiscales. Todas esas consecuencias expuestas por la OIT se confirman absolutamente en el caso chileno. Chile es el ejemplo para el mundo, de lo que no hay que hacer en materia previsional.

De ahí que resulte incomprensible que una demanda que hace más de cuatro años sacó a la calle a millones a protestar, aun no logre ser resuelta. Y no es solo responsabilidad del actual gobierno, sino de los anteriores que se han resistido a impulsar las reformas necesarias que resuelvan el problema de las bajas pensiones.

Es lógico que la presión de los grandes grupos económicos que se han beneficiado con el ahorro de los trabajadores, coaccionan y desarrollan un lobby feroz que impide cualquier transformación que toque uno de los pilares esenciales impuesta en dictadura y que después de 40 años se torna infranqueable de poder cambiar en beneficio de las mayorías.

Ahora, tenemos una oportunidad histórica de cambiar este sistema, sin embargo también existe un peligro.

Después del contundente triunfo del apruebo y de la convención constitucional, que develó, de manera irrebatible, que las mayorías sienten un profundo rechazo hacia los partidos políticos, salieron muchas voces a presentarse ante el país como dignos representantes del mundo independiente.

Larraín Matte y Juan Sutil, máximos representantes de la Sofofa y la CPC, son independientes. También lo es Andrónico Luksic, dueño de canal 13, del banco Chile, de mina los pelambres en caimanes; Carlos Heller, Pdte de Falabella y dueño de MEGA, empresa, en la que hoy sus trabajadores completaron 14 días de huelga. Horst Paulman de Cencosud que finiquitó a la mitad de sus trabajadores en el momento más crítico de la pandemia, mientras repartía utilidades a los accionistas, al igual que los Calderón de Ripley, todos ellos son independientes.

Resulta importante sincerar qué significa ser independiente, en especial cuando nuestro país está entrando a un proceso de discusión constitucional. Es decir, cuando Chile, por primera vez debatirá sobre cuestiones fundamentales como no lo ha hecho nunca, es vital saber qué representa aquel sujeto que se declara independiente.

Los empresarios que se declaran independientes se identifican mayoritariamente con la UDI, con la derecha. Son quienes defienden el sistema fracasado de AFP, el sistema privado de salud, las Isapres, la educación mercantilizada a través del lucro, defienden, asimismo el derecho privado del agua.

Los independientes, de derecha guardan silencio, porque algunos son amigos o socios del grupo Penta, que recientemente el Servicio de Impuestos Internos los benefició con la condonación de más de 1.400 millones de pesos, así como la rebaja de la multa con que la Corte Suprema benefició a Ponce Lerou con más de 60 millones de dólares.

Por otra parte, existen los independientes vinculados al mundo social, que reclama derechos y por lógica es opuesto a la derecha. Los independientes del mundo social, en su mayoría viven de su trabajo, no andan por la vida estafando, como aquellos “independientes” que se coludieron en los precios de los medicamentos a través de la colusión de la cadena farmacéutica dañando a los enfermos y a los más pobres.

Hay independientes del rechazo y hay independientes del apruebo. Lo único que tienen en común, es que no están afiliados a partidos políticos. Los independientes del mundo empresarial, en su mayoría avalaron a Pinochet y defienden la actual constitución política. Los independientes del mundo social se oponen al actual modelo económico y social que tanta desigualdad provoca. Los independientes del rechazo por cuarenta años se han negado a efectuar cambios en materia laboral, en pensiones y en salud. Los independientes del movimiento social luchan por acabar con los privilegios consolidados en estos 40 años que han convertido nuestro país en uno, con las tasas de mayor desigualdad social.

A no equivocarse entonces. Diferenciar a los independientes resulta fundamental en este periodo, no podemos caer en la trampa que prepararon los del rechazo al día siguiente del triunfo del apruebo, para embaucarnos en una discusión estéril que sólo les favorece y que persigue que todo parezca como cambio, cuando en realidad su empeño está en que todo permanezca igual, como en estos 40 años.

Ese es el desafío del 80% que ganó el apruebo y la convención constitucional, distinguir bien a los lobos con piel de oveja.


Luis Mesina lanza su candidatura independiente a la Convención Constitucional

El martes 17 de noviembre, el secretario general de la Confederación de Sindicatos Bancarios y del Sector Financiero (CSTEBA) y vocero de la Coordinadora Nacional No + AFP, Luis Mesina, lanzó su candidatura independiente a Convención Constitucional en un acto público en las afueras de las oficinas del Servicio Electoral (Servel).

En una ceremonia, a la que asistieron diversas organizaciones y dirigentes del mundo social, Mesina se comprometió a luchar por consagrar los derechos de las y los trabajadores en el proceso constituyente que se avecina.

“La tarea que tenemos por delante es intentar colocar a representantes del mundo social en este nuevo proceso constituyente que se abre el próximo año tras la nueva carta fundamental que esperamos reescribir. Tenemos que refundar el Estado chileno, que es incapaz de recoger las aspiraciones que todos los que estamos acá demandamos de manera permanente”, sostuvo en su discurso.

“Tenemos que acabar con la lógica de Jaime Guzmán que instaló el predominio del individualismo en contra de la solidaridad, de lo colectivo. Debemos imaginarnos un nuevo Estado para Chile. Tenemos que instalar en el centro del debate que también tenemos propuesta de un nuevo Estado, mucho más igualitario, que respete la libertad pero que coloque en el centro de las preocupaciones las demandas de nuestro pueblo y de los sectores más desposeídos”, agrego.

Junto con esto recordó que “no podemos pretender escribir una carta fundamental, aquellos que aspiramos a ser constituyentes si permanecen en las cárceles detenidos más de 2.500 compatriotas, mayoritariamente jóvenes, que lucharon por lograr este escenario, sería un contrasentido”.

Durante la actividad, el dirigente social firmó un mandato constituyente revocable que le entregó la CSTEBA y que establece una serie lineamientos a seguir si es que sale electo en las elecciones de constituyentes en abril de 2021.

Entre ellos se encuentran la defensa de los derechos fundamentales garantizados por el Estado, poniendo el acento en la Seguridad Social y pensiones; eliminar los resabios del Plan Laboral creado durante la dictadura y la creación de una banca pública.

“El presente mandato a nuestro compañero Luis Mesina, es revocable y fiscalizable por nuestra organización durante el periodo que dure el proceso constituyente, lo que exige que, al menos mensualmente deba informar circunstancialmente del curso y avance del proceso constituyente”, señala el texto.

“Para nosotros como Confederación Bancaria es de suma importancia que nuestro Secretario General, Luis Mesina, sea constituyente y nos represente en esta instancia. Es fundamental que se impulse la seguridad social. En esta época hemos visto la crisis que se desarrolló en torno a la deficiente seguridad que tienen las y los trabajadores”, señaló la presidenta de CSTEBA, Pamela Henríquez.

Diversos dirigentes sociales, valoraron la candidatura de Mesina y señalaron que su trayectoria y lucha en las calles lo valida para formar parte de la futura Convención Constitucional.

“Este es un momento histórico que deviene de la lucha social y la movilización de millones de personas en las calles y nos recuerda que las organizaciones sociales son las llamadas a levantar sus candidaturas y representantes legítimos que puedan defender las aspiraciones de este pueblo movilizad”, dijo en la instancia el presidente del Sindicato de Starbucks, Andrés Giordano.

Por su parte, Gloria Flores, presidenta de la Fenassap, sostuvo que “él ha sido muy consecuente con las demandas sociales y sobre todo con la Coordinadora No + AFP. Nosotros como trabajadores de la salud privada la apoyamos y queremos que sea constituyente porque sabemos de cómo ha defendido los derechos de todos por una sociedad más justa”.

“Su participación en esa instancia es un elemento fundamental de transformación en este país. Durante mucho tiempo a los sectores populares nos quisieron mantener marginados de la política. Luis ha representado una lucha incansable desde el mundo sindical. Nos vamos a jugar el todo para que gane la elección”, señaló Doris González, de Ukamau.

La directora de Fundación Daya, Ana María Gazmuri también entregó su respaldo a Mesina y afirmó que “su liderazgo ha sido capaz de devolver la esperanza a los chilenos de que podemos cambiar las cosas. Su liderazgo ha sido fundacional en este proceso de transformación que estamos viviendo hoy”.

La presidenta de la Confederación Nacional de Trabajadores del Comercio, Producción y Servicios (Conatracops), Macarena Ortega, sostuvo que la participación de Luis Mesina “es fundamental en este proceso histórico, ya que él ha encabezado uno de los movimientos autoconvocados más importantes del último tiempo que es la Coordinadora Nacional NO + AFP”.

En representación de los trabajadores subcontratistas del cobre, el dirigente sindical Cristian Cuevas también brindó su apoyo a la candidatura del vocero de No + AFP, señalando que “es un imperativo que los trabajadores estén presentes en el proceso constituyente, no desde la galería sino que en el debate y movilizando a la gente y Luis Mesina se ha ganado ese derecho a través de su trabajo en la Confederación Bancaria y en la Coordinadora Nacional NO+AFP.

Compartir este artículo