En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Insistir en la democracia directa. Por Alex Ibarra

Escasos deben ser los momentos históricos en que la soberanía popular tiene la posibilidad concreta de una democracia directa. Esta vía democrática viene siendo reclamada en el siglo XIX por varios autores vinculados a la ilustración, en autores como Camilo Henríquez, Francisco Bilbao y Jenaro Abásolo hay planteamientos en esta perspectiva. Supongo que en sus momentos históricos esto se fundamentaba en ideas más que en hechos.

El estallido social que se asemeja a una revuelta ha sido sostenido por más de un mes y se manifiesta con hechos contundentes. Los saldos de la revuelta, principalmente han sido las víctimas de la violencia del Estado y un Gobierno, avalado por la clase política (siguen los mismos en sus sillones), que logró mantenerse en el poder.

El acuerdo del viernes pasado, ya desde la semántica de los conceptos, borró la alternativa de una Asamblea Constituyente. Los responsables de esto son ese grupo de políticos que a puertas cerradas, y sin apoyo de nadie, sellaron el pacto nefasto que niega el ejercicio de una democracia directa, reclamada en las protestas, para la creación de la Nueva Constitución y el establecimiento de un nuevo Congreso.

Insisto, en que estos últimos días hemos perdido, a pesar del orgullo de contar con una ciudadanía activa en la resistencia en las calles que no ha sacado el cuerpo. Piñera y su Gobierno siguen dónde mismo, el Congreso ya está imponiendo el acuerdo que decidieron solo entre ellos, de espalda a la ciudadanía y a la resistencia que se manifiesta en las calles del país, aún podemos ir por el todo.

Volveremos a tener nuevamente el momento propicio para el ejercicio directo de la democracia?. Sin ser, en estos momentos un escéptico, considero que los poderes hegemónicos han estado reorganizándose. Van a seguir sacando ventajas para no perder totalmente sus privilegios si es que en estos días no actuamos con diligencia y eficiencia. La democracia indirecta está deslegitimada en estos momentos, solo podrá sanarse después de un auténtico y genuino proceso constituyente en donde la soberanía popular es realizada por la misma ciudadanía sin mediadores.

La protesta ciudadana sigue desarrollándose, pero no ha conseguido aún ventajas políticas y no se conseguirán sino se radicaliza el desalojo del Gobierno y de la clase política parlamentaria hasta la realización de una Asamblea Constituyente con real soberanía popular, para la declaración de los nuevos contenidos (descolonización, despatriarcalizacion, plurinacional, soberanía alimentaria y de los recursos naturales, ley de medios de comunicación, no al lucro en salud y educación) de la Constitución a la que tendrán que sumarse posteriormente los nuevos representantes del pueblo. Tal vez sea necesario, en estos días, enfatizar lo político por sobre lo social que fundamentaba el estallido convirtiéndose en revuelta.

Será necesario seguir debatiendo en las asambleas, cabildos, coloquios y paneles en los cuales todos pueden opinar, como vienen siendo distintas actividades en las poblaciones, barrios, sedes sociales, universidades, etc.

No hay que decaer y en estos días junto con Andrea Zuckermann, Vicente Prieto, Víctor de la Fuente, seguiremos realizando más "coloquios constituyentes" como el que realizamos ayer con Fernando Atria en la librería de Le Monde diplomatique. Junto a este son múltiples los espacios autoconvocados para seguir comprendiendo el momento histórico del cual somos participes y creadores de ese horizonte abierto que le da sentido real a la utopía.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos

Compartir este artículo /