En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Inteligencia Artificial, educación superior y el mercado del trabajo. Por Guillermo Cornejo Zúñiga

En una época como la actual, con un planeta que supera los 8 mil millones de habitantes, enfrentado a las consecuencias de un cambio climático acelerado y al desarrollo explosivo de nuevas tecnologías, las instituciones de educación superior se encuentran en la obligación de formar profesionales que gestionen con éxito esta realidad, pero ¿contamos con un sistema enseñanza-aprendizaje que desarrolle este profesional que Chile y el mundo necesitan? ¿Qué desafíos enfrentan los docentes para la formación de estos nuevos profesionales?

Para responder inicialmente estas preguntas, pregunté al CHAT GPT, que en pocos segundos me indicó, “mi aporte a la educación del mundo es brindar una herramienta que pueda ayudar a las personas a acceder a información y conocimiento de diversos temas”, “No creo que sea una amenaza para el docente, al contrario, creo que puedo ser una herramienta valiosa para complementar su labor”, “tengo falencias tales como no entender completamente los contextos, la emoción y los subtextos en una conversación”. Esta última frase, es tal vez la más relevante y desafiante pues nos invita a reflexionar y debatir sobre las “competencias humanas” que debiéramos reforzar, entendiéndola como una ventaja comparativa respecto de la IA.

El documento de la UNESCO, titulado “Artificial Intelligence and Education: Guidance for Policy-makers” (Inteligencia artificial y educación: Guía para los encargados de formular políticas), tiene como objetivo crear una visión común de las oportunidades y desafíos de la IA en el ámbito de la educación, así como de sus consecuencias en términos de competencias básicas necesarias en la era de la IA.

La irrupción de la IA ha provocado incertidumbre y discusión pública, argumentándose que el uso de esta no está exenta de riesgos, que sus usuarios requieren más información sobre estos, que su uso masivo podría tanto fortalecer como debilitar los aprendizajes y que los docentes o asumen un nuevo rol o su tarea ya sería prácticamente innecesaria. Así en este debate surgen nuevas y numerosas preguntas como; ¿el proceso de enseñanza aprendizaje será modificado radicalmente por el uso de la IA en espacios educativos? ¿El uso masivo de la IA modificará necesariamente las mallas curriculares y/o los perfiles de egreso de nuestros profesionales?, ¿Qué cambios estructurales generará su uso en las instituciones de educación superior?

Claramente la solución integral no estará en las respuestas que el CHAT GPT nos entregue, requeriremos fundamentalmente de la inteligencia humana para analizar y entender los contextos y subtextos que estos desafíos nos imponen.

Guillermo Cornejo Zúñiga
Facultad de Ingeniería y Empresa- UCSH

Compartir este artículo