En kioscos: Junio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

JA-Kast: salvajemente liberal en lo económico, conservador y retrógrado en lo cultural. Por Verónica Lizana Muñoz

Según el diario electrónico el País, (Montes, 13 de diciembre 2021), el candidato presidencial del Partido Republicano de Chile, JA-Kast insiste en la necesidad de jibarizar el tamaño y la importancia del Estado para garantizar su eficiencia. Por lo que desea aplicar las mismas dinámicas mercantiles o empresariales al sistema público, procurando maximizar el logro de sus resultados, con el mínimo posible de recursos.

Estas iniciativas suponen reducir el presupuesto de la nación, eliminar y fusionar ciertas carteras ministeriales o deshacerse de “los operadores políticos”, en nombre de “la paz, el orden y el progreso”. Un eslogan que se acomoda, tanto a las actividades (re)productivas de la derecha tradicional chilena, como a sus necesidades e intereses en la distribución de la riqueza en los diferentes estratos sociales.

En este aspecto, el candidato presidencial ha resultado ser bastante consistente en sus declaraciones, pues defiende lógicas salvajemente liberales en lo económico, pero conservadoras y retrógradas en lo cultural.

Por tales razones, ocupa la típica estrategia política del “paterfamilias” de una clase social privilegiada que, por una parte, defiende la hegemonía de una élite para mantener la superioridad jerárquica y el ejercicio del poder en las distintas organizaciones e instituciones sociales. Y por otra, defiende sus privilegios patriarcales para tomar decisiones estratégicas respecto de los otros grupos o sectores de la sociedad, apelando a un cierto dogma socialcristiano, propio de la era de Moisés.

Desde este palco ideológico, el candidato presidencial no tiene empacho en defender a la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet, pues “hizo reformas económicas de apertura y de apoyo al sector privado que han sido el fundamento del progreso” (El País, 2021). Es interesante observar que el criterio economicista se antepone a la memoria histórica sobre la violación sistemática de los Derechos Humanos, restándole importancia al registro de los hechos ocurridos y a la comprensión del sufrimiento vivido.

Por lo demás, el candidato presidencial no tiene dificultades en denostar públicamente los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, trivializando la facultad de decidir sobre sus cuerpos, sexos y sexualidades. Ni en satanizar el aborto desde creencias ortodoxas, sin la mínima sensibilidad hacia las mujeres que, por múltiples y complejas razones, han vivido esta experiencia. Como tampoco, muestra tolerancia o respeto hacia las legítimas reivindicaciones de las identidades de género, diversidades u orientaciones sexuales, ocupando la norma e imperativo heterosexual para subestimar su amor, deseo o erotismo.

Antes y durante su campaña presidencial, JA-Kast se ha jactado presuntuosamente de vivir bajo preceptos morales victorianos, mostrándose opresivo, intransigente, pendenciero e intolerante frente a sus opositoras y opositores políticos. Quien, incluso, es capaz de ocupar información personal, descalificaciones de distinta índole, para ridiculizar a las personas, lo que hace con total desparpajo en los distintos programas de televisión abierta, evidenciando una manía antiprogresista o anticomunista que raya en la paranoia.

Siguiendo los mismos preceptos morales del candidato presidencial, durante el año 2021, los diputados Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen presentaron iniciativas legislativas y enviaron oficios para rechazar el lenguaje inclusivo en las instituciones educativas. Así como, solicitaron información a la Universidad de Chile y Universidad de Santiago de Chile acerca de los equipos académicos e investigativos que promueven “la ideología de género” en los planes, programas y actividades curriculares, de las carreras de pre y postgrado. Como también, pidieron identificar los propósitos, presupuestos, destinatarias y destinatarios involucrados en terapias hormonales e intervenciones quirúrgicas, que actualmente se realizan en los distintos hospitales públicos.

Estos planteamientos generaron diversos comunicados y declaraciones públicas por parte de los centros de investigación, organizaciones sociales y universidades estatales, dado que no se puede retroceder ni un centímetro en materia de Derechos Humanos. Los cuales describen facultades y obligaciones de carácter universal, inalienable, indivisible e interdependiente, que permiten avanzar en condiciones de justicia social, democracia, ciudadanía, dignidad y equidad de género, dado que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos” (Artículo 1, Declaración Universal de Derechos Humanos).

Y como dice el candidato presidencial: En tu voto está nuestro futuro.

Fuente: Cierre de campaña de JA-Kast en Parque Araucano. Las Condes. Hablándonos con soberbia desde la comuna con los mayores índices de calidad. https://www.youtube.com/watch?v=AsyLDVC1vbk

Compartir este artículo