En kioscos: Mayo 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La caricatura de la Constitución Indigenista. Por Ignacio Pozo y José Orellana

Algunas y algunos (política/os, analistas, historiadora/es, entre otra/os) han alertado de un supuesto “indigenismo” en la nueva constitución, situación que ha alarmado a los sectores más conservadores (o críticos en general) que utilizan tal condición para advertir sobre la posible división del país respecto de nuestra “identidad como chilena/os” (la chilenidad).

Que el debate sobre cuestiones de pueblos originarios (PP. OO.) esté alcanzando tales niveles de visibilización, no obedece a que el debate constituyente avance a una constitución donde tal aspecto la determine, más bien se relaciona con la capacidad que han tenido los grupos de convencionales de PP. OO. para colocar en la agenda sus intereses. Dicha habilidad se manifestó desde el primer momento de la convención al establecer un relato a propósito del necesario reconocimiento de las “naciones y pueblos preexistentes en Chile”, reconociéndolo, inclusive 15 convencionales de derecha (RN Y EVOPOLI).

La instalación de un discurso en un amplio espectro de convencionales, no solo de PP. OO., sino que, además de conceptos como plurinacionalidad, multiculturalidad, naciones y pueblos preexistentes aseguraba, a priori, la deliberación sobre el componente multiétnico de nuestro país, cuestión que vía reformas se han relativizado históricamente desde las elites políticas e intelectuales, teniendo hoy los PP. OO., bajo el marco del debate constitucional, una posibilidad histórica de avanzar.

Por otra parte, y, paradojalmente, desde lo institucional, el Estado chileno, viene hace bastante tiempo reconociendo la situación. Desde la recuperación de la democracia, que la cuestión PP. OO., ha venido instalándose en el centro del debate con la generación de leyes e institucionalidad asociada (CONADI, por ejemplo, creada en 1993), siendo las mismas soporte y posibilidad de (re)generación de política pública, que, al día de hoy, no ha sido suficiente para resolverla, imbricándola, además, con otros aspectos que la han hecho aún más compleja (delincuencia asociada al robo de madera, narcotráfico y otros). También, el estado chileno, vía adscripción al Convenio de la OIT N° 169 dio otro paso sustantivo para el abordaje de la cuestión PP OO (año 2008), generando entonces, antecedentes institucionales, que están, pero no se colocan en el valor suficiente para comprender la irrupción que ha tenido lo que aquí se comenta.

Dicho lo anterior, hablar de una constitución indigenista está lejos de ser real, más bien se caricaturiza el debate, utilizando negativamente la palabra indigenismo. Hablar de indigenismo es ignorar la composición étnica de Chile, la cual, según datos del Censo de 2017, un 12, 8% se identifica como parte de un pueblo indígena, por lo que prospectar que lo indígena será lo hegemónico como proyecto cultural, es desconocer la historia y la diversidad de pueblos que existen. Un ejemplo respecto a ello, trata sobre el tan bullado Pluralismo Jurídico, utilizado como argumento por los grupos que presentan incomodidad respecto a los asuntos de PP. OO. en la convención, indicando que esto podría ser un retroceso en el derecho contemporáneo, como lo conocemos en la actualidad. Sin embargo, esta noción es errada, o por lo menos ignora las formas de cómo se gestionan las comunidades indígenas que, según las costumbres ancestrales de cada pueblo originario de nuestro país, poseen autoridades, formas de convivencia y de relaciones específicas dada sus condiciones de vida y cosmovisión.

El debate sobre la cuestión PP. OO., en la convención era inevitable. La convención constitucional se erigió como la canalizadora de las demandas sociales que provocaron el estallido social de octubre de 2019, en donde las problemáticas de PP. OO. fueron parte (sus símbolos estuvieron presentes desde el primer momento, como por ejemplo la bandera mapuche) y tensionaron al mundo político en el establecimiento de los mecanismos de elección de la/os constituyentes con los escaños reservados. Además, la convención se proyectó como un espacio de construcción del nuevo Chile, por lo que quienes abogan por la inclusión, reconocimiento y respeto de los PP. OO., ven en el proceso una posibilidad concreta de superar la mirada colonial que aún proyectan las instituciones del país y que, en gran parte, justifican su tensión permanente.

Los diálogos referidos a PP OO y normas discutidas y aprobadas al interior de la convención son necesarios, no debiendo revestir la preocupación que se ha visibilizado respecto a la posible “fractura” de la identidad nacional, ya que tales debates se establecen en el marco de la democracia, con la posibilidad que otorgó el sistema de competir y ser elegido, deliberar y, posteriormente, ratificar o no la nueva carta fundamental, por lo que el alarmismo por el indigenismo, en una etapa de discusión sin un texto definitivo, es más nocivo para la democracia que la misma discusión.

Ignacio Pozo _Cientista Político
Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Magíster en Estudios internacionales
Instituto de Estudios Avanzados, Universidad de Santiago. Coordinador del programa de seguimiento y análisis político nacional (PROSAP) de Fundación Polis

José Orellana Yáñez
Doctor en Estudios Americanos Instituto IDEA-USACH, Magister en Ciencia Política de la Universidad de Chile, Geógrafo y Licenciado en Geografía por la PUC de Chile. Académico de la Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Academia Humanismo Cristiano

Compartir este artículo