En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La Conferencia de ILGALAC y el desafío para las organizaciones LGBTI+. Por Rafael Escobar

La ILAGLAC es la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Trans e Intersexuales para América Latina y el Caribe, que funciona como una identidad no gubernamental de base comunitaria centrada en la lucha de la población LGBTI+ contra la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género. En ese sentido, en el marco de la IX conferencia con sede en Bolivia realizada del 24 a 28 de abril del presente año, se discutieron temas tales como; el avance de lo que los organizadores llamaron los proyectos políticos de ultraderecha y neofascistas en la región. Este escenario político global, que está empezando a manifestarse con fuerza en nuestros países Latinoamericanos, es un llamado de alerta a la defensa de las luchas ganadas en el continente, pero por sobre todo es una convocatoria a reforzar los activismos, las estrategias de resistencia y lucha política.

En esta reunión también se asignaron cargos dentro de la asociación bajo la temática “descolonizando nuestras luchas, despatriarcalizando nuestros cuerpos”, se actualizaron las posturas de los distintos colectivos sobre problemáticas relevantes y urgentes para las personas LGBTI+. Una de las posturas más debatidas fue la necesidad de organizar un activismo regional que dé cuenta del real estado de las y los colectivos en América Latina y el Caribe, desde sus problemáticas y parámetros de análisis, y no desde lecturas colonizantes y eurocéntricas, que no representan la situación de las disidencias sexuales más excluidas y marginadas en nuestras sociedades. En función de esto, se discutió y debatió en profundidad la agenda transfeminista y antirracista, visibilizando la situación de las comunidades de personas trans en la región como uno de los grupos con mayores problemas de violaciones a sus derechos humanos y su inserción laboral en las sociedades latinoamericanas. En función de esto, se llegó al acuerdo de crear una red de Latinoamérica y el Caribe de personas trans (tanto mujeres, como hombres trans, como géneros de binaries y personas disidentes del género impuesto al nacer).

Los grupos de discusión de organizaciones lésbicas acordaron sistematizar información sobre el estado de sus derechos en la región argumentando que no existe un diagnóstico claro en esta materia. La comunidad Intersexual y los colectivos de juventudes presentes en la reunión expresaron que necesitan mayor visibilización en este tipo de eventos para hacer explícitas sus necesidades y demandas. Desde organizaciones Gay, se expusieron las problemáticas de la adultez mayor LGBTI+, pues se está volviendo un problema demográfico y social la falta de un sistema de cuidados para este grupo de la población, que hoy en día impone un desafío a los estados en el respeto a los derechos identitarios y de seguridad social de población adulta mayor no heterosexual. Estas prioridades en la lucha de los derechos LGBTI+ marca una mirada desde las distintas formas de exclusión racial y de clase que enfrentan los grupos de las disidencias sexo-genéricas en las sociedades de América Latina y el Caribe, en donde el respeto de los derechos humanos y sociales está implementado desde una mirada androcéntrica y de neutralidad de clase y racial, que oblitera las formas interseccionales de opresión que atentan contra la existencia de estos colectivos y colectivas sociales.

Todos estos debates y propuestas fueron expuestos en un contexto de creciente preocupación por el fenómeno global de reemergencia de los movimientos ultraconservadoras de derecha, grupos neofascista y neoliberales que ponen en peligro los derechos LGBTI+ en la región y que proyectan un retroceso en las luchas de estos grupos políticos en los próximos años. El desafío será entonces buscar cómo defender lo alcanzado y avanzar en los derechos humanos de estas personas, y la respuesta parece ser la articulación regional de las organizaciones LGBTI+ y el aprendizaje de movimientos que desde hace varias décadas han instalado la agenda de la diversidad sexual en las agendas legislativas y de gobierno en nuestros países. Así como entender que las luchas identitarias hacen relación con las luchas por derechos humanos y sociales básicos y comunes a todas las personas en el contexto de las democracias y sociedades modernas.

Rafael Escobar,
Observatorio de Historia Reciente de Chile y América Latina UDP.

Compartir este artículo