En kioscos: Octubre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La defensa de la democracia: el voto y la participación. Por Alex Ibarra Peña

El peligro democrático que representa la figura de Kast y toda esa derecha que se alineó en este proyecto político es una grave amenaza a los derechos fundamentales y al bienestar social. Esto es un atentado a las condiciones de vida de los sectores más populares continuando un sistema político a favor de la oligarquía económica.

El discurso de achicar el Estado es una expresión sinónima a la reducción del gasto público y también una garantía para el lucro de los privados. Es decir, medidas de administración que aumentarán la brecha de la desigualdad. Los países que hoy alcanzan mayores índices de gobernabilidad son aquellos que aumentan su gasto público y que generan mejores condiciones de vida para la ciudadanía regulando la generación de riquezas de los capitalistas.

Todo proyecto político auténtico y no engañoso debería estar del lado de la ciudadanía y no del lado de los intereses del lucro desmedido. Por esto es que José Antonio Kast y sus cómplices políticos con un peligro para la democracia, esto aunque en su retórica incesante nos quieran engañar diciendo otra cosa.

En estos últimos días, al parecer estamos en una movilización ciudadana decidida a defender la democracia con el intento de frenar el peligro al cual nos enfrentamos. Las estadísticas juegan a favor de Boric e incluso podríamos pensar que este domingo aumentará la participación ciudadana. Esto sería coherente con el Chile que desde octubre 2019 salió a la calle rechazando al neoliberalismo y a la Constitución pinochetista.

La atención internacional puesta en Chile es una demostración de la importancia histórica de que se logré imponer la defensa por la democracia. Es a esto a lo que estamos llamados este domingo con el ejercicio de nuestra ciudadanía responsable en el voto para así poder vivir mejor superando la herencia ideológica y estructural de la dictadura.

Boric no es una oposición a la derecha en la lógica del duopolio, al menos así lo quiero entender. Su trayectoria política tiene como respaldo una fuerza más progresista a la de los partidos tradicionales, en su cuerpo tiene varias luchas que se dieron en la calle como dirigente estudiantil de toda una generación que está llamada a ser protagónica en nuestro destino. Su acercamiento hacia la llamada centro izquierda no debería ser más que una estrategia para alcanzar un mayor pluripartidismo con el fin de vencer a la amenaza conservadora.

El contexto político pos estallido social nos coloca frente a una situación novedosa que desde a vía democrática sólo se podrá ir consolidando a partir de triunfos ciudadanos, no podemos confiarnos de los representantes que tenemos. No basta con ir a votar este domingo, sí es muy importante, cada victoria sobre la derecha importa. También, tendremos que participar del gobierno de Boric para que éste se vea desafiado por la fuerza política popular. Sin el apoyo popular en la defensa de la democracia las fuerzas de la derecha siguen siendo un peligro.

La derecha sigue amenazando sólo acepta su débil concepción de la democracia, la cual ya sabemos que es insuficiente. Se viene un domingo, en el que además de pelear cada voto que asegure el triunfo en la urnas, aparecerá la tensión que generará el boicot. Por lo que hemos visto, ya se está realizando una estrategia política de la ultraderecha que aspira a seguir dañando la democracia.

Si es que nuestro proceso constituyente popular es real, se vienen años intensos para seguir movilizados en la construcción de una democracia más radical que nos asegure el establecimiento de la utopía en el tiempo presente. El momento histórico en el que estamos es el que logra captar la atención internacional, tenemos que ser muy responsables con ese que iniciamos hace dos años. Las víctimas asesinadas, los torturados, los encarcelados, cada persona excluida, merece nuestra participación política. La dignidad es una categoría humana de todos los ciudadanos que no ha sido respetada por las élite que ha gobernado, de ahí que es sólo el pueblo movilizado el real fundamento para que ésta se haga una costumbre.

Alex Ibarra Peña.
Dr en Estudios Americanos.

Compartir este artículo