En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La Negación del presidente: La Sociedad en Peligro. Daniel Malpartida

¿Cuántas son las veces en que el presidente ha afirmado algo que luego negó? ¿Cuántas veces ha declarado datos que no son tales? ¿Cuántas veces el presidente ha negado los datos de la realidad que poco a poco lo han encerrado en su laberinto mental? ¿Qué hacer con un presidente que frente a la ciudadanía va perdiendo el control y entra peligrosamente en declaraciones irracionales y en una disolvencia personal creciente?

La negación en psicoanálisis. ¿de qué se trata? Es en primer lugar una configuración defensiva. Rechazo de una evidencia que busca mantener un estatus de la verdad negando la crudeza de los hechos. Se trata de la absoluta impugnación de los datos de la realidad externa o de la realidad interna. La negación también esta gatillada por un sentimiento de persecución o de presión sobre la persona. La defensa es negar lo que los demás reconocen como verdad. Es un mecanismo que puede llevar a la persona a tomar decisiones peligrosas y aun temerarias para él y para quienes los rodean. La negación es un verdadero peligro en personas que detentan el poder y que al mismo tiempo se sienten acosadas. La reacción del que niega puede ser extremadamente violenta. El inicio de no pocas guerras, campañas de exterminio y dictaduras encuentra en la negación del otro y del entorno su origen. La negación trasforma -por ejemplo-a las personas en cosas. Se los vacía de las características humanas. No existen como tales. Lo contrario de la negación es desde, luego la reflexión y la aceptación de que “estoy o estamos haciendo mal las cosas “Pero no, porque la negación de los que tienen poder va acompañada además de la Omnipotencia de las ideas lo que le confiere la seguridad de que están más allá de las prohibiciones en las que están insertos los ciudadanos en una democracia. Donde hay negación no hay democracia y en consecuencia queda el campo abierto al autoritarismo.

Como lo dije en trabajos anteriores, allí estaban los datos, los síntomas, los acontecimientos que predicaban un futuro por venir. La negación de los datos produjo la irrupción de la violencia reprimida. Los síntomas fueron banalizados, relativizados y racionalizados y cuando insurgió el estallido, volvieron a negar los acontecimientos con soluciones que son conocidas como aspirinas. Después supimos de los informes incontestables sobre las violaciones a los derechos humanos, aquí comenzó la historia de la negación que emparenta a Piñera con cualquier dictador incluido Pinochet desde luego.

Niega nada más ni nada menos los graves abusos cometidos por los carabineros en estos últimos dos meses y lo hace además frente a la prensa internacional. Otra forma de decirlo es la siguiente, reconoce los hechos, pero no los acepta, es decir los niega o reniega de ellos.

Es peligroso por lo siguiente al presentarse la negación a rajatabla, quiere decir que el poder está entrando en un punto de quiebre, en una disolvencia creciente. RN y UDI estas en estos momentos divorciados. Marta Lagos ha dicho muy bien que Piñera "está llegando al límite de lo soportable” con sus declaraciones. “¿Que vamos a hacer con este presidente que inventa "armas de destrucción masiva" igual que G.W. Bush? Él se está tratando de salvar a si mismo echándole la culpa a fuerzas extranjeras, RS, Etc.”. (fuente el Mostrador)

A su vez el abogado constitucionalista Jaime Bassa, sostuvo que “estas declaraciones son gravísimas y muy preocupantes. Ver al Pdte. hablar como lo hacía Pinochet, negando las violaciones de DDHH tan descaradamente y con un juicio de realidad tan absurdamente manipulado, solo agudiza la crisis política en la que se encuentra”. (fuente el Mostrador)

Al momento de escribir estas líneas las críticas en la línea anterior se multiplican en forma acelerada, imposible dar cuenta de todas ellas. Otro punto inquietante es que la negación sistemática predica que ellos, los otros están llegando al límite de lo que pueden soportar. La presión de la calle ha hecho su trabajo y seguirá haciéndolo. Podemos suponer que la derecha, la derecha dura que yace agazapada detrás del gobierno digan “basta” “no podemos más ““es suficiente” “Hay que ordenar el país”.

El resultado de la negación es la polarización, en buen castellano echar más leña al fuego. Sin duda la negación de los hechos, las mentiras generan más violencia e irritación en los ciudadanos. En tanto la psiquis del presidente pone en marcha la búsqueda de un enemigo todo poderoso – que lo salvara de sus responsabilidades también negadas- enemigo imaginado desde los inicios del estallido social. La crisis se ha profundizado, el tiempo ha pasado y el fracaso de sus gestiones solo pueden remitirlo a su propio principio explicativo que es nada más ni nada menos que una fantasía “Hay un enemigo verdadero todo poderoso, implacable y externo”, aunque sea imaginario. La violencia viene del exterior, recurso clásico de la vieja política.

Una sensación de persecución y acoso lo empuja y lo inclina peligrosamente contra los ciudadanos. La negación que predica ha seguido su curso y su discurso evidencia la pérdida de control y las distorsiones respecto de la realidad se han acrecentado a tal punto que en su mundo interno la sociedad que protesta es el enemigo externo del que tanto habla. Cuando por el contrario son las negaciones del presidente las que ponen en peligro a la sociedad y la cultura.

Recordemos que la primavera árabe entre el año 2010 y el 2012 derroco a presidentes y líderes considerados intocables En Tunes la revolución de los Jazmines obligo a renunciar al presidente Ben Ali. En Egipto la Revolución Blanca término con los 30 años de dictadura de Hosni Mubarak. En el año 2011 surge el movimiento los Indignados en España influenciados a su vez por el movimiento “no pago más” de Grecia. El año pasado insurge el movimiento los “Chalecos amarillos en Francia”. También el movimiento independentista de Cataluña genero un intento de cambio radical. Fue declarado ilegal por la justicia y genero un conflicto que aún está por resolverse. El costo 600 heridos,200 detenidos. Doce condenados por sedición, ninguna persona torturada o muerta. Hong Kong la revolución comenzó en junio de este año, lleva 7 meses activa. Un muerto, ningún torturado. El Gobierno cedió y propuso una serie de medidas como respuesta a las exigencias ciudadanas, pero estas llegaron tarde, tarde como las escuálidas respuestas del gobierno de Piñera. ¿Qué ocurrió? En las últimas elecciones, los demócratas obtuvieron 387 de los 452 escaños disponibles.

Un movimiento llamado El Invierno De Fuego tuvo como lugar Ucrania en el 2014 participaron estudiantes, trabajadores, hombres y mujeres de toda edad y clase social, sacerdotes cristianos y ortodoxos que participan activamente en la lucha bendiciendo y ayudando a la rebelión. Un grupo de militares retirados y exmilitares impactados por el nivel de violencia del gobierno ayudaron en la organización de la resistencia. La rebelión se extendió por 91 días: 121 muertos, más de dos mil heridos, casi 200 desaparecidos. El 21 de febrero del 2014 enviaron un ultimátum al gobierno, finalmente el presidente Víctor Yanukovich escapó a Rusia. El Despertar de Chile es el movimiento que más se le parece debido a la violencia empleada por gobierno contra las protestas y a las acciones de la rebelión. Este es el enemigo externo del que Piñera tanto habla. Acaban de informar que el presidente de Irak después de cuatro meses de protestas ha puesto su cargo a disposición.

Piñera en una entrevista publicada hoy Domingo 29 por el diario la Tercera afirma que “Lo peor de la crisis ya paso” ¿? La Negación continúa y nuevamente sus palabras convocan a la violencia y a la rebelión. Ultima víctima de la negación de Piñera: Mauricio Fredes de 33 años cayó el Viernes último a un foso con instalaciones eléctricas en tanto trataba de escapar de la persecución de los carabineros. A 70 días del despertar de Chile que no despertó de un sueño, sino de una pesadilla: 26 muertos. Ultima encuesta 11% de aprobación a Piñera. Y lo peor de la crisis no paso, está por venir.

Abajo obra expresionista de la secesión chilena que presenta al presidente como una monstruo saca ojos, demandante de sacrificios y gestor de la violencia del gobierno contra los ciudadanos, al mismo tiempo la imagen evoca a los 250 heridos en los ojos por los balines disparados directamente a la cara por las fuerzas especiales de carabineros.

Daniel Malpartida es psicoanalista

Compartir este artículo /