En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La posverdad. Por Pablo Salvat

Uno de los términos que ha hecho fama desde los ochenta en adelante, ha sido el de posverdad. Es uno que viene acompañado de otro: las mentadas fake news ( noticias falsas) ¡. Es decir, el entronizamiento del neoliberalismo en Occidente, y de las derechas que lo ensalzaron y promovieron globalmente desde fines de los años 70, se acompañó de la imposición y difusión urbi et orbi de divisas tales como: no hay más verdades; no hay más proyectos de sociedad ni posibles ni pensables; no hay más grandes relatos ni narraciones; menos aún, ideologías. Todas esas cuestiones se presentaban como investidas de pura “metafísica”. Se inauguraba así el tiempo de la tecnocracia y el nuevo individualismo: propietarista, narcísico, autista social, calculador. No realizaron esta tarea política solos. Se vieron acompañados por ejemplo -sin quererlo- de algunas corrientes filosófico-culturales que enarbolaban a todo lo alto el prefijo: post. Pos-capitalismo; pos-humanismo; pos-ilustración; pos-socialismo; pos-modernidad, y así en más. No hay más realidad histórica; ella ha sido disuelta; por ende, tampoco hay más posibilidades de transformación.

Tanto la posverdad como sus aliados circunstanciales terminaban coincidiendo en su lectura del derrumbe de los socialismos históricos, y abriendo paso, a lo que alguna vez dijo (y después se retractó) el señor Fukuyama: estaríamos, con ese suceso, llegando al final de toda historia y por tanto, a la eternización de un capitalismo globalizado y su expresión política en las llamadas “democracias” liberales. Sin embargo, ya vemos como las realidades históricas han ido respondiendo a esos supuestas proyecciones y deseos.

La posverdad vino siempre de la mano -como no podía ser menos- de su uso en el campo político-comunicacional. Como no es posible distinguir lo verdadero de lo falso; las informaciones que son tales, de la mera manipulación de los hechos; como lo que importa no son las cosas dichas, sino quien y como las dice, entonces, rápidamente la posverdad hizo alianza con las fake news, y con ello puso en juego el engaño y manipulacion de las emociones, los sentimientos, las conciencias de los ciudadanos y los pueblos. Desinformación + emotivismo ético y político. Van de la mano entonces: posverdad y fake news. Y de la mano, ambas, están al servicio incondicional de las elites de poder neoliberales a nivel global y sus expresiones políticas (partidarias e individuales). Estas elites no dudan en usar todos los medios a la mano para prolongar su dominación e imposibilitar democracias reales. No tienen proyecto, sino el de prolongar su propio poder y la hegemonía de sus intereses particulares, clasistas (véanse las expresiones de un W.Buffet al respecto). Usted me dirá, oiga pero donde se traduce o ejemplifica eso? Pues en el uso que se da a los medios de comunicación y redes digitales. Allí invierten también capital e influencia las elites que asumen la posverdad. ¿Objetivos? Pues, desinformar, manipular, torcer situaciones y hechos; entronizar el temor, el miedo, la confusión emotiva, para que nadie ose creer, inclinarse y/o votar por proyectos de país alternativos. La mantención del poder de las oligarquías es lo que manda.

Y claro a tal punto llegó la circulación e impacto del término que la misma RAE (Diccionario de la Real Academia Española) se apuró en darle un lugar propio para su definición. ¿Cómo define el Diccionario de la RAE la posverdad? : “Distorsión deliberada de una realidad que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.

Fíjese bien lo que dice el diccionario: producción de una distorsión deliberada de los actos o las palabras de algo o alguien. ¿Para qué? Pues para manejar las creencias y emociones de la gente frente a algo o alguien. Para orientarlas -esas creencias y emociones- en función de los dominantes y desacreditar los programas alternativos. Esto afecta directamente las posibilidades de un debate honesto en torno al país que queremos. No solo en la televisión y redes digitales. Hoy lo vemos también en nuestro desprestigiado Congreso. El caso Jadue se convertirá en emblemático al respecto. ¿Cómo es posible que el Congreso no tengo otro tema del que ocuparse en el país, que de un Anuario de la época escolar del candidato de Chile Digno? Les pagamos a ellos para que anden hurgando y distorsionando los cuadernos escolares de los lideres alternativos y los usen de propaganda de sus mezquinos intereses?

¿Qué pueden enseñarnos respecto a antisemitismo la Udi y los que piensan y actúan como ellos. es decir los pinochetistas nacionales hipócritas o abiertamente tales, traduzco: los adalides incondicionales de la peor dictadura cívico-militar de la historia del siglo XX chileno? Tenemos que volver a traer a la memoria la siembra del terror desde el mismo día 11 de septiembre; sus campos de concentración, sus policías secretas; los miles de torturados, exiliados, exonerados, desaparecidos; los asesinados fuera del país (General Prats, Orlando Letelier, entre otros). Oiga, varios de sus máximos dirigentes, además, eran buenos amigos de la mal llamada Colonia “Dignidad”.

No intenten confundir: ser antisionista y crítico del actuar de los gobiernos israelíes (en relación al pueblo palestino y otros pueblos árabes) no es lo mismo que ser antisemita. Por favor. Y, sin embargo, el Congreso se presta para ese tipo de bufonadas y una campaña del terror contra uno de los eventuales candidatos presidenciales. Pero, este tipo de manipulación, engaño y mentiras, son posibles porque los medios de comunicación están en manos monopólicas, de unos pocos, ligados estrechamente por intereses comunes a las minoritarias elites de poder económico/financieras, internas o externas. Estamos en la era de la desinformación organizada en función del poder neoliberal establecido. Eso es lo que pasa. ¿Sabe usted lo que está pasando en Colombia, que los medios callan? ¿Cuántos muertos lleva ya esa protesta social? ¿Cuántos cadáveres descuartizados han sido encontrados recientemente? ¿Sabe usted lo que está pasando en el Perú, donde le están robando la elección al candidato ganador porque no es del gusto de la oligarquía peruana? ¿Supo usted cómo se gestó el golpe blando para engañar y sacar del poder al MAS en Bolivia, gobierno recuperado hace muy poco? ¿Cuánta verdad sobre estas situaciones se observa en nuestros noticiarios radiales y televisivos o en el duopolio de la prensa?

Les pido -lectores/lectoras- disculpas. No he podido ser más sintético. Termino por ahora parafraseando un texto de uno de los filósofos famosillos del siglo XIX: “ En las derechas (y sus aliados) alcanza su punto culminante este arte de fingir, aquí el engaño, la adulación, la mentira, el fraude, la murmuración, la farsa, el vivir del brillo ajeno, el enmascaramiento, el convencionalismo encubridor, la escenificación ante los demás y ante uno mismo, en una palabra, el revoloteo incesante alrededor de la llama de la vanidad es hasta tal punto regla y ley, que apenas hay nada tan inconcebible como el hecho de que haya podido surgir en nuestro espacio público una inclinación sincera y pura hacia la verdad”.

Prof.PSAlvatb

Compartir este artículo