En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La República formal: democracia del poder. Por Alex Ibarra Peña

"Repulsión, arcada que me separa
y me desvía de la impureza,
de la cloaca, de lo inmundo.
Ignominia de lo acomodaticio,
de la complicidad, de la traición"
(Julia Kristeva. "Poderes de la perversión").

Esta semana estuvo cargada de política ideologizada a partir de la muerte de Sebastián Piñera, un Presidente de Chile de acciones funestas ligadas a fraudes corruptos que contribuyeron al enriquecimiento ilícito de su patrimonio económico junto con la conocida decisión de una represión brutal contra el pueblo que representa la violación a los derechos humanos. Esta caracterización es rotunda para negarle la chapa de "demócrata" que los medios de comunicación y los relatos oficiales quieren colgarle. Con esto no quiero desmerecer las apreciaciones de cariño que puedan tenerle sus familiares, amigos o simpatizantes de sus ideologías, los seres humanos no sólo poseemos virtudes, "por sus hechos los reconoceréis".

El Presidente Boric dió una lección de democracia formal junto a todos los poderes del Estado que otorgaron institucionalidad a un "funeral de Estado", respetando la categoría de ex Presidente de la República en el contexto de la posdictadura neoliberal que sigue instalada después de un estallido social que manifestaba soberanamente su rechazo. Los políticos de derecha deben darse por satisfechos, aunque también deberían tomar lecciones del respeto ideológico que fortalece la democracia. Lamentablemente no creo que sean tan honestos ni capaces para un análisis que los conduzca a un ejercicio democrático maduro. La ideología robusta que profesan requiere de muchos hitos para que evolucione hacia la justicia social que el neoliberalismo niega.

La honestidad del discurso presidencial es clara, el Gobierno se encuentra derrotado en el juego del poder. El discurso de la sumisión es innecesario, atenta contra las fuerzas de la rebeldía, por eso es que las disculpas que se manifestaron no sirven frente a los muertos, a los muertos tal vez se les pueda conferir perdón, como en este caso que repite ese mal en que los crímenes quedan sin condenas. Por lo menos, este Funeral de Estado, hace un llamado a las fuerzas políticas ideológicas de la derecha a sumarse al proyecto por una sociedad más democrática que incluya la justicia social. Sólo así tendrá fundamento el intento de popularizar a sus "mártires" que son parte del poder que sigue fortaleciendo los privilegios ilícitos de aquellos sospechosos que los medios apenas mostraron en la despedida de este político de derecha que gobernó en dos períodos nuestro país.

Alex Ibarra Peña.
Dr. En Estudios Americanos.
@apatrimoniovivo_alexibarra

Compartir este artículo