En kioscos: Abril 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Las cinco noches a oscuras de la perla del sur. Por Derek Angulo Vargas

Relato del toque de queda en Valdivia

19 de octubre, la Plaza de la republica de Valdivia esta repleta, la razón, tras varios días en Santiago, un levantamiento sorpresivo llego a las puertas de la elite política, la cual ya había declarado estado de emergencia, soltando a fuerzas militares para resguardar el “orden público”, el análisis es claro, más allá de las masivas evasiones del metro, las cuales detonaron tras el aumento a $30 pesos del pasaje. En las calles se respira algo más, unas pensiones bajísimas, controladas por grandes empresas, las AFP, una salud publica nefasta, educación de mala calidad, con altos endeudados a nivel nacional, a esto ponerle la explotación y contaminación de zonas de sacrificios, y los 500 años de lucha y resistencia mapuche, todo legitimado por una constitución, hecha en la dictadura militar de 1973, la cual habría tenido una salida pactada con tal de mantener una democracia neoliberal. El descontento hacia el modelo se hace carne hasta la capital de la Región de los Ríos, Valdivia, como en todo el país.

La protesta está a tope, enojo, rabia y frustración, entre tanto los pacifistas alegan con gente que ya decidió ir por un edificio del estado, la golpean y le tiran botellas de pintura, la intendencia como institución, como símbolo del poder del estado de Chile. Gritos y más gritos, prontamente las fuerzas policiales, rocían de lacrimógena en el lugar, una mujer se tira al piso enfrente del carro lanza agua “Chile despertó “grita, “no pasaras, no te estoy haciendo nada”. Por las otras calles Arauco y Chacabuco, barricadas, el puente de Valdivia tomado. Simbólicamente tiendas transnacionales, bancos, AFP son destruidas. Este tipo de hechos no son aislados en Valdivia, Santiago y otros lados, habría ocurrido algo similar. ¿Rabia descontrolada, o una rabia que identifica símbolos neoliberales?, La rabia del pueblo mestizo, chileno, que no se reconoce ni en dios, ni patria, diría Gabriel Zalazar unas semanas después en el Matinal de Chile.

Al siguiente día, el sur, por algo que se recuerda es la lluvia, el centro de Valdivia, nuevamente de protesta, la lluvia no paraba, la lacrimógena parecía neutralizarse con el agua y viento. Un carro lanza gases parecía darse vueltas y vueltas, nunca alcanzando a su objetivo. Llama la atención un tira y afloja en el centro, unos 30 minutos permitían volver armar las barricadas de nuevo, pareciera que fuera intencional. La diferencia del día anterior como explosión de apoyo a las demandas, es que el estado de emergencia ya se había decretado en la ciudad para el domingo 20 de octubre, toque de queda en toda la ciudad, los militares ya se habían acuartelado a dar instrucciones a sus soldados a las 14:00hrs.

Ya cayó el sol, a eso de las 22:00 hrs. Los militares en las calles, durante la noche en las zonas aledañas al centro de la capital, solo suenan las cacerolas desde las casas, la gente al ver a manifestantes, abren sus puertas en caso de cualquier cosa. En Barrios Bajos disparos sonaban, gente retenida, miedo tras las ventanas, aproximadamente una unidad de militares caminó por las calles dispersando a las personas del sector a balazos.

Segundo día de toque de queda, la protesta seguía inmensa en todo el centro, la gran diferencia es que la Municipalidad de Valdivia esta custodiada por militares, gritos y gritos hacia los uniformados, otros saludos por acá, otra Insultos por allá, la tensión entre mantener la paz o pasar a mayores entre los manifestantes. Los videos incesantes de violaciones hacia los DDHH generan repudio en la opinión publica. La noche no se hace esperar, pero a diferencia de los otros días, las barricadas por miedo disminuyeron en el centro de Valdivia, el lugar de resistencia eran las poblaciones.

La población Barrios Bajos repleta de barricadas, la gente jugando a la pelota, tomándose una cerveza o fumándose un cigarro. Habían entendido lo ocurrido ayer, si los veían, un grito y todos a encerrarse a las casas. De pronto lacrimógenas a una cuadra y un retén de carabineros en la otra, disparos de escopeta, todos corren. El miedo toca y sin un lugar cercano al que ocultarse solo queda correr, el auto es más rápido, unos no alcanzan a correr, la policía baja rápidamente y a gritos les dicen “ que andan haciendo acá, váyanse si no quieren que los arrestemos”, se salvan, solo fue suerte comparado con lo que ocurría en otros lados, tras el alejamiento de Carabineros, todos salen, vuelven a la barricada en la botillería San Carlos, hay la situación se vuelve a repetir sin que entre la policía, solo lacrimógena, disparos y su retirada.

Los otros días estuvieron cargados de tensión, en el sector Norte Grande la Corvi y la población Pablo Neruda constantes cortes de ruta, cacerolazos y disparos de militares. Las violaciones a los derechos humanos no se hacen esperar el periodista Cristofer Bilbao relata en su reportaje “Desnudamientos a menores y torturas: Las denuncias de violencia institucional de Agentes del Estado en Los Ríos” los casos que se mantuvieron los cinco días de toque de queda en Valdivia.

Durante el toque de queda comenzaron las primeras asambleas populares convocadas por la Coordinadora No+ AfP y la CUT, donde se empezarían a hilar por la ciudadanía de la ciudad distintas demandas desde las pensiones, educación, salud, género y territorio. Estas continuaron con cabildos dividas en temáticas. Tras los días de toque de queda, el intendente Cesar Asenjo expone que se baja toque de queda debido a que la ciudadanía se mantuvo en calma. A pesar de que el toque de queda fue bajado el jueves 25 de octubre, las manifestaciones van en su tercera semana, manteniendo las demandas a través de cabildos, realizando protestas y enfrentamientos con fuerzas policiales, además de paros productivos de sectores como funcionarios públicos, colegios y universidades. Esto no solo se mantiene en Valdivia, también continua en todo el territorio, dominado por el estado de Chile.

ANEXO

 VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

https://www.rioenlinea.cl/desnudamientos-a-menores-y-torturas-las-denuncias-de-violencia-institucional-de-agentes-del-estado-en-los-rios/

Compartir este artículo /