En kioscos: Noviembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Latinoamérica fragmentada: el gobierno no me representa, la oposición no me representa, entonces, ¿quién demonios me representa? Por Gustavo Gac-Artigas

En Latinoamérica se dibuja un nuevo mapa político, o más bien, considerando las últimas manifestaciones, las últimas elecciones, se dibuja un nuevo mapa, el de la despolitización, caracterizado por el descontento.

Todas las sensibilidades están representadas en este nuevo mapa. Cual si cayeran de una regadera, se esparcen sin un orden definido, se unen entre ellas o se evaporan, desconfían y transmiten su desconfianza. El nuevo mapa se caracteriza también por la desconfianza.

Moralmente se elevan contra la corrupción, y sin embargo responden a veces al canto de los corruptos y los eligen para gobernar o continuar gobernando sabiendo que lo primero que harán es abrir las puertas de las cárceles para liberar a otros corruptos ya condenados.

Es que la desesperanza es tan grande, la necesidad moral y económica tan grande que se está dispuesto a olvidar el pasado para que el pasado construya el futuro o al menos permita sobrevivir el presente.

Se pide más democracia, alternancia, que no sean los mismos los que se anclen en el poder, y sin embargo se les elige y reelige una y otra vez.

Es que no hay nadie en el horizonte que responda al llamado de la masa.

Los gobernantes no pueden responder a la masa puesto que la masa no es una, son miles, son millones, y las expectativas tantas.

Es que los políticos no piensan que es necesario echar a andar por el camino de las soluciones, que un paso más otro paso hacen alejarse el terreno pantanoso de las expectativas no cumplidas y las decepciones de un pueblo.

Hay un nuevo desequilibro en Latinoamérica, el choque entre la realidad y las aspiraciones, entre los bolsillos llenos y los "sans culottes", entre una nueva ética y una ética manoseada e insensible al llamado de la mayoría.

Un nuevo mapa está configurando Latinoamérica, dividiendo los gobiernos de Latinoamérica, uniendo las voces de Latinoamérica, un nuevo mapa que desdibuja los viejos mapas de gobernantes y políticos.

Una nueva revolución emerge, no la antigua, la fracasada, la traicionada, la que intentó homogeneizar. Otra, diversa, multicolor, sensible, otra, la sin otra regla que el respeto, el bienestar de todos, la solidaridad entre seres atacados en sus sueños, entre seres intentando construir un nuevo continente que deje fuera los vendedores de baratijas. Puede que demore, pero está en marcha.

El gobierno no me representa, los partidos no me representan, entonces,

quién me representa sino yo mismo,

yo misma,

yo y mi hermana,

yo y mi hermano,

tú y yo,

y el nuevo mapa

ahí

se vuelve social.

Gustavo Gac-Artigas es escritor y director de teatro chileno, miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Reside en los EE UU.

Compartir este artículo /