En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Libros, lecturas y democracia: Biblioteca Popular Pedro Aguirre Cerda. Por Maximiliano Ayala

“¡Nadie va a leer!”, “¡el proyecto no va a ser tomado en cuenta!”, “¡nadie va a devolver los libros”!... Críticas anticipadas sobre el eventual éxito que tendría un proyecto de este tipo. Sin embargo, el proyecto de la Biblioteca Popular Pedro Aguirre Cerda ha sido exitoso si es evaluado desde su radio de acción, desde las capacidades materiales, económicas y humanas, entre otras variables que intervienen en el desarrollo de iniciativas comunitarias autogestionadas.

La justificación para levantar un proyecto como la Biblioteca Popular tiene varios fundamentos: por un lado, un municipio que no promueve el acceso a la lectura como objetivo cultural, una escasa y centralizada infraestructura literaria (bibliotecas, salas de estudio), y una percepción de bajo consumo de libros a nivel comunal.

La Biblioteca Popular es un proyecto indiscutiblemente rebelde, porque derriba de manera súbita las trabas que separan a la población de la cultura y el desarrollo intelectual. Para que el proyecto fuese rebelde fueron establecidos ciertos objetivos: romper cercos económicos que dividen a la persona del libro- no hay impuesto al libro ni otra barrera del mercado cultural-, hacerse de un inventario de libros que no sabe de boletas, facturas u otras cesiones formales- el material con el que se levanta la Biblioteca básicamente son donaciones desinteresadas de vecinas, vecinos, manos amigas y gente que se interesa por el crecimiento y la reproducción de proyectos de este tipo-.

Es rebelde porque irrumpe de forma sorpresiva en ferias libres de la comuna, donde la gente no espera intervenciones políticas o sociales sin que sea periodo de propaganda electoral. Es recurrente que los domingos de Biblioteca llegan familias a la feria preguntando por lecturas obligatoria asignadas en el colegio; pero el efecto de la Biblioteca Popular aparece cuando se dan cuenta que, efectivamente están los títulos disponibles, pero que no deben pagar por el libro, sino comprometerse a devolver (o renovar) el libro en dos semanas más. Esto alienta una sensación de cercanía con el proyecto, y a la semana, la familia renueva el libro, se lleva otros, y trae donaciones: “los libros que estaban en la casa”, “que ustedes podrán darle un mejor uso”.

Este proyecto, probablemente, no sea tan innovador como quisiéramos: el Metro de Santiago ya tiene algo parecido, con un alcance mayúsculo, y un inventario más denso. Pero, si el proyecto fuese una réplica de otra biblioteca gratuita pudo haber tenido otros nombres: Biblioteca Gratuita Pedro Aguirre Cerda, Biblioteca Vecinal PAC, Biblioteca Itinerante PAC…o cualquier otro. Pero no, lo que distingue a este proyecto no es su carácter gratuito, ni tampoco el hecho de que sus funcionarios sean voluntarios comprometidos con una causa. La Biblioteca Popular se distingue por su nombre: POPULAR. Esta idea de lo popular es la que escribe los objetivos del proyecto de la Biblioteca, buscando ser un espacio de encuentro y de convergencia social de la vecindad.

Hoy, la Biblioteca cuenta con una gran diversidad de títulos, en diferentes líneas temáticas: hay novelas, hay ensayos, lectura política, bibliografía técnica/académica, filosofía, autoayuda, entre varias líneas más. Sin embargo, los objetivos de la Biblioteca Popular no se quedan simplemente en la necesidad de acercar y facilitar el acceso a la lectura a los vecinos. Aunque estamos en plena certeza de que un libro de por sí es un arma, creemos que la Biblioteca es un potencial instrumento de transformación social, que muestra su fortaleza al atacar las inequidades del sistema educativo de la comuna de Pedro Aguirre Cerda. La Biblioteca Popular, es un espacio que busca profundizar y radicalizar la participación comunitaria, alentando a la creación de espacios similares al de la Biblioteca, que propicien el encuentro vecinal y la reflexión crítica sobre el desarrollo local.

Compartir este artículo /