En kioscos: Abril 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Lira Popular. Un martes dura cincuenta años

JPEG - 669 kio

 En la que se cuenta lo que todos saben:
la verdad sale a flote y no hay modo de ahogarla.

De Jorge Lillo
Mil días, mis días.

  • Hubo un tiempo para el sueño,
  • y un tiempo para el amor;
  • un espacio sin dolor
  • donde volcar nuestro empeño;
  • mas llegó un torvo trasueño
  • que pervirtió la esperanza:
  • el tiempo de la acechanza
  • de tétricos carnavales
  • que en sus comparsas brutales
  • trajo la muerte y su danza.
  • Torturados
  • Vino el tiempo del horror
  • y el viento cambió de rumbo:
  • buscando de tumba en tumbo
  • los despojos del amor,
  • se elevó nuestro clamor
  • como una rota campana.
  • Dios clausuró su ventana
  • y se metió en su escondrijo
  • indiferente a sus hijos
  • que labraban un mañana.
  • Detenidos
  • Yazgo insomne, sobre el lecho.
  • En el silencio y la sombra,
  • pasa la muerte en su ronda
  • reptando sobre los techos,
  • olfateando nuestros pechos
  • carcomidos de temor,
  • esperando al matador
  • que en siniestras caravanas
  • nos privará del mañana
  • en oleadas de horror.
  • Ejecutados
  • Estabas en la oficina,
  • entre papeles y sellos
  • y te llevaron con ellos
  • un día que no termina.
  • Un suelo de calamina
  • laceraba tus rodillas;
  • un fuego de candelillas
  • encandilaba tus ojos,
  • y fue allí, entre los abrojos,
  • que se ensañó la cuadrilla.
  • Desaparecidos
  • No hubo un lugar en la tierra
  • para tus huesos desnudos:
  • el mar insondable y mudo
  • en sus abismos te encierra,
  • y a nuestra alma se aferran
  • salobres sueños dormidos
  • que reposan suspendidos
  • en almácigas latentes,
  • brotando desde tu frente
  • invulnerable al olvido.
  • Medio siglo
  • Cuando el mundo conmemora
  • la gesta inmensa de Allende,
  • el chileno desatiende
  • la gravedad de esta hora.
  • Una izquierda castradora
  • daña más que el adversario
  • cruel, falaz y cavernario,
  • que acumula fortaleza
  • volviendo sobre su presa
  • en un nuevo aniversario.
  • Sale a la luz la verdad
  • que quisieron ocultar,
  • torcer y también burlar:
  • la Humanidad la sabrá.
  • El mundo no cejará
  • en repudiar vuestros nombres
  • que enlutaron a los hombres
  • que ennoblecen nuestro suelo.
  • Nunca terminará el duelo
  • que a la dignidad asombre.
  • Y sin rima, los treinta y cuatro… (1)
  • Alicia, Jaime Andrés, y Carmencita;
  • Hugo, Rafael y Soledad;
  • Paola, Marcela y Luz Marina;
  • Eduardo, Jessica y Samuel.
  • Magla, Alejandra y Macarena;
  • Héctor, Nadia del Carmen y Francisco.
  • Carlos, Susana y Gabriel;
  • Nelson, Felipe y Mercedes;
  • Marco Antonio, Claudia y Lorena;
  • Elizabeth, Orlando y José;
  • Jaime Ignacio, Raúl y Sergio.

(1) 32 niños –el mayor de 13 años, y dos menores de un mes– fueron ejecutados; uno es desaparecido: Sergio Gómez Arriagada de 11 años. Sólo un secuestrado, Pablo Athanasius, fue encontrado en agosto de 2013, por las Abuelas de Plaza de mayo, en Argentina.

Fuente: Libro “NIÑOS”, de María José Ferrada y María Elena Valdez. Editorial Liberalia, 2020. ISBN 978-956-8484-94-1

JPEG - 112.7 kio

Memorial de las víctimas en el Cementerio General de Santiago

Compartir este artículo