En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Litio chileno de doble uso. Por Santiago Vilanova

Uno de los temas geoestratégicos de los que se habló en la agenda de la pasada cumbre entre la UE y los países de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) celebrada en Bruselas fue la transición energética. La mitigación y adaptación global al cambio climático-el reto más importante al que se enfrenta la Humanidad- ha convertido América Latina en el objeto del deseo por su enorme potencial en generar energía renovable (actualmente representa el 30%, el doble de la media mundial) y disponer de recursos minerales para desarrollar la tecnología para una movilidad no contaminante.

Chile, con el 36% de las reservas de litio, está destinada a substituir el papel que aún tienen los grandes productores de petróleo a través de la OPEP. Y si Chile se une a Bolivia y Argentina ,creando el llamado “triángulo del litio”, tendrá el poder para imponer el precio de la tonelada. Veamos las cifras de los últimos años: el precio del litio pasó de 6.000 dólares a 80.000 dólares (tras la corrección llegó a 30.000). Las ventas en Chile aumentaron en el 2022 el 777% hasta alcanzar los 7.763 millones de dólares, y se ha transformado en la principal exportación del país (sin contabilizar el cobre) generando ingresos fiscales de 5.000 millones de dólares. Se prevé que la demanda crecerá en un 21% en el 2030 y el consumo de minerales críticos y tierras raras destinados a la transición energética se multiplicará por cuatro en el 2050, cuando el Pacto Verde ha previsto descarbonizar toda la economía de la UE (objetivo que muchos expertos empiezan a cuestionar).

No es de extrañar que el presidente Gabriel Boric se convirtiera en la estrella de la cumbre UE-Celac. El acuerdo de cooperación que firmó sobre el litio y otros metales ha sido considerado muy hábil por la transferencia de tecnología que comporta. En una entrevista a “Le Monde” declaró: “Chile tiene la suerte de poseer ciertos minerales o ciertas energías importantes para el mundo de hoy: el viento, el sol, el litio, el cobre (…) pero tenemos además el conocimiento, la tecnología, profesionales, y les queremos dar el valor que tienen. El acuerdo firmado reconoce a Chile de igual a igual. La idea es salir del modelo permanente “extractivo” de materias primas” (1).

Sin embargo, el presidente Boric se olvidó de mencionar el compromiso ambiental que comporta este acuerdo; tanto en derecho de la culturas que sobreviven en las zonas afectadas como en la obligación ética de su gobierno de cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS). Lo señaló la expresidenta Michelle Bachelet en un artículo que publicó en “El País” (21/5/2013): “Las zonas donde se concentran las reservas nacionales de litio son ecosistemas complejos y únicos; reservas de agua en el desierto y hogar de pueblos y culturas milenarias que debemos respetar y cuidar” (2).

El litio se extrae de la salmuera (el agua debe tener una concentración de cloruro de sodio disuelto superior al 5 por ciento) que se halla en los lagos salados y los procesos se realizan a través de la evaporación. Chile posee 63 ambientes salinos, de los cuales 18 corresponden a lagos donde se extrae el mineral. Su obtención suele perturbar los hábitats de la vida silvestre. El desierto de Atacama (en la región de Antofagasta) contiene el 90% de las reservas naturales y es el hábitat de aves acuáticas, flamencos y refugio de guanacacos, vicuñas y llamas. Las explotaciones provocan la erosión del suelo y la contaminación de los recursos hídricos. Un dato significativo: por cada tonelada de litio se requiere la evaporación de 2 millones de litros de agua. Desde el punto de vista de la sostenibilidad es aberrante ya que no existe capacidad para regenerar el recurso con la rapidez que se extrae (3).

PROPUESTA DE COMPROMISO ECOLÓGICO

A principios de agosto el presidente Luiz Inácio Lula da Silva reunió en Belém a los mandatarios de los países de Latinoamérica y África en una cumbre (antesala de la COP 30 sobre el clima prevista para el 2025) para establecer, a través de una declaración de 113 puntos, una estrategia destinada a frenar la desforestación de la selva amazónica y de los bosques tropicales del planeta; buscar una corresponsabilidad con los países más avanzados y encontrar fórmulas de apoyo financiero (“coalición verde”) para fomentar el “ecodesarrollo” (4) y para que estos inmensos sumideros de CO2 sigan mitigando el cambio climático.

De la misma forma el presidente Boric podría convocar otra cumbre con todos los países productores de litio con la finalidad de pactar mecanismos eficientes para evitar: 1) El impacto ambiental irreversible de las extracciones y el compromiso de usar la mejor tecnología disponible y compartida (evitando el “neocolonialismo verde”).2) La defensa de los derechos de los pueblos afectados haciéndoles participar de los beneficios que genera el litio. 3) Los oligopolios como ha sucedido con el petróleo, el gas y el uranio. Actualmente cinco grandes empresas producen el 61% del litio y el 56% del cobalto. El 60% de la capacidad de refino se halla en manos de China. 4) El doble uso del litio para el desarrollo de la energía nuclear en todo su ciclo y prohibir, especialmente, su exportación en países como India y Corea del Norte que se ha retirado o no han firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN). ¿Liderará el presidente Boric este compromiso?

El Gobierno chileno ha propuesto una red de salares para proteger el 30% de la superficie, pero los atacameños (lickan antay) han denunciado esta medida por haber sido diseñada desde la metrópoli y sin consultar a los pueblos indígenas. Una reacción parecida se ha producido en Argentina con la sublevación de la población jujuy contra la explotación de litio en su región (5).

El presidente Boric apuesta porque el estado a través de la Comisión Nacional del Litio, germen de una empresa pública, tenga el control de la explotación, del impacto ambiental y del manejo internacional del nuevo “oro blanco”. México acaba de nacionalizar el litio con estos objetivos. Veremos cómo reaccionará el sector privado y si será viable una estrategia público-privad que propone. En cualquier caso, los movimientos indigenistas y ecologistas no quieren que con el litio se repitan los ecocidios ocasionados con los recursos fósiles y que su gestión se decida desde esferas transnacionales, como Soquimich (SQM), asociada a la norteamericana Albemarle, antes Cyprus Foote Mineral Corporation, cuyos objetivos es maximizar la rentabilidad de las explotaciones en el Salar de Atacama.

Pero sobre el litio pesa también una estrategia menos conocida: su doble uso al servicio del lobby nuclear, civil (fusión) y militar (bombas de hidrógeno). De ello les hablaré en la próxima entrega.

El autor, Santiago VILANOVA, es periodista y consultor ambiental.
vilanova.santiago@hotmail.com

1) Angelina Montoya, entrevista al presidente Gabriel Boric, “Le Monde”, 25/7/2023

2) Michelle Bachelet, “El litio, una oportunidad para Chile”, “El País”, 21/5/2023

3) Marcolm Earnshaw-Osler, “The Social and Environmental Impacts of Lithium ”, Borrum Energy Solutions, 24/2/2023

4) Concepto desarrollado por el economista francopolonés Ignacy Sachs (1927-2023) fallecido el pasado 2 de agosto en París. Ver “Disparitions” en “Le Monde” 9/8/2023.

5) Ver reportaje “En Argentine, le lithium au coeur des tensions avec les autochtones”, “Le Monde” 23-24/8/2023

Otros textos del autor publicados en la edición chilena de Le monde Diplomatique:

https://www.lemondediplomatique.cl/ecocidios-o-ecodesarrollo-i-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/la-transicion-energetica-oportunidad-para-latinoamerica-y-2-por-santiago.html

https://www.lemondediplomatique.cl/rapa-nui-estado-de-emergencia-1-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/rapa-nui-estado-de-emergencia-y-2-por-santiago-vilanova.html

Compartir este artículo