En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

"Lo que fue, eso será, y lo que se hizo eso se hará. No hay nada nuevo bajo el sol". Por Alex Ibarra

El título de la columna corresponde a un versículo del Eclesiastés uno de los libros bíblicos de la sabiduría y el final de la frase es casi una expresión coloquial que justifica tendencias escépticas y relativistas. Escepticismo y relativismo son dos de los males políticos que han deteriorado nuestra democracia facilitando la ausencia del pueblo al momentos de las decisiones determinante, pero lo que es más grave aún ambos han servido útilmente a favor de la ideología dominadora de la derecha que avala la continuidad de Sebastián Piñera en el Gobierno y la impunidad a una larga lista de crímenes realizados en este periodo de desobediencia civil, durante la transición e incluso hasta la dictadura.

Hoy nos despertamos con ese anuncio, entre gallos y medianoche, tal vez no podría haber sido de otro modo, podríamos interpretar que se pretende volvernos a dormir. Aún no lo entienden, Chile despertó. Una sospecha importante es por qué este acuerdo fue a puerta cerrada entre los partidos políticos, del cual sólo se restó el Partido Comunista (parece que vuelven a girar a la izquierda más opositora). Algunos periodistas, en una de las declaraciones en pausa de la discusión, le preguntaban a Desbordes sobre la posibilidad de que ingresara la prensa a la reunión, por cierto la negativa fue rotunda. Esto puede llevarnos a pensar, justificadamente, que algunas cuestiones se iban a ocultar en este pacto entre ellos que siguen auto considerándose representantes válidos. Los planteos más rupturistas de Alejandro Navarro y Alejandro Guillier (curiosamente ambos posibles candidatos a la presidencia) sobre la posibilidad de que renunciaron todos (entiendo que ninguno ha renunciado) se diluyó. Es decir, no está instalada una posibilidad real de que se vayan todos.

Otra de las noticias que hoy nos despierta es que no se consiguieron los votos suficientes para la acusación constitucional en torno a la seria de malas prácticas que permitirían destituir a un Piñera que no piensa en renunciar y que incluso afirma estar más firme que nunca. En nuestro desayuno las marraquetas no estaban tan ricas, más bien está la sensación de lo rancio. Pero, esto puedo acumular más ignominia, como siempre al pueblo, y más aún a todos aquellos que han dado la vida sufriendo asesinatos, torturas, violaciones, heridas, encarcelamientos, interrupción de su vida cotidiana, etc. ¿Qué pasará con Chadwick, el primo de Piñera, y con toda la calaña de criminales?.

Ya circula la declaración firmada por los partidos políticos, supuestamente deberíamos estar contentos. La realidad es que con esto se está desconociendo la soberanía popular que ya se manifestó pidiendo Asamblea Constituyente. El acuerdo de los partidos políticos viene a ser un intento para volver a subalternizar al pueblo a sus intereses, nos están diciendo ustedes tienen que ir detrás de nosotros. Por otra parte, ayudan a poner paños fríos, es decir continúan la estrategia del Gobierno que espera que el movimiento se desgaste, con esta prolongación en algún sentido ganan ellos. Extender el plebiscito hasta abril posibilita la planificación y puesta en ejercicio de toda una campaña informacional, lo que tiene sus riesgos, ya que los medios de comunicación juegan a su favor y podrán desplegar una serie de estrategias para su campaña de deslegitimar la democracia directa. Han acumulado suficiente riqueza para financiar esa estrategia comunicacional.

Siguiendo en el clima de la sospecha, hay que denunciar que en el documento que circula con la firma de los presidentes políticos aparece expresa ya la intencionalidad de ir generando ambigüedad en el proceso plebiscitario, se excluyó la palabra Asamblea Constituyente y se reemplazó por la de Convención Constituyente. La semántica de los conceptos en política es muy importante, ya que los argumentos que se despliegan suelen ser retóricos. Así puestas las cosas, no aparece tan diferente una "Convención Constituyente" de una "Convención Constituyente Mixta". En consecuencia, también es un peligro este documento que invisibilizó a la "Asamblea Constituyente". Nos pretenden llevar a que todos votemos por una Convención Constituyente, gran acuerdo de los partidos políticos. Parece que la imagen de la transversalidad se vuelve a unir entre los abrazos de quienes siguen permaneciendo en el Congreso firmando pactos y acuerdos.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo /