En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Mónica de Pablo en la escena de las artes visuales, está presente “Ahora y siempre”. Por Hans Schuster

Las y los artistas visuales contemporáneos, suelen explorar diversas formas que conjugan la noción de cuerpo e identidades, como parte de los discursos culturales que asumen en las reflexiones con las cuales realizan sus obras, de modo de reflejar así, diversos puntos de vista en donde la sociedad o parte de ella se ve expresada en una suerte de espíritu de época, que muestra estados de ánimo, roles sociales y especialmente relaciones de poder.

Si recordamos que fue Nelly Richard quien por primera vez utiliza el concepto de escena de avanzada para referirse a los artistas que a partir del golpe cívico militar del 73, comenzaron a darse un hartazgo frente a los límites del cuadro, y a cruzar las fronteras de los géneros para elaborar nuevos lenguajes visuales, que, entre otras cosas, les permitiera sortear la dictadura, y así trasformar las estrategias discursivas del arte en Chile.

En general, los temas contemporáneos darán cuenta de la infancia y juventud de los personajes, entrelazados con paisajes redestinados conceptualmente para una reescritura política de la obra de arte, en apariencia desgarrada por sus lazos familiares y conflictos, que dan cuenta del atropello cómplice del estado de holocausto, cuyas ondas expansivas se perpetúan en el tiempo, no ya sólo a costa de la constitución de la sangre (1980) o la remendada por el dedo apuntador del socialismo capitalista que concesiona hasta el espíritu de época y se ahoga en los Lagos de lamentos, con leyes espurias e inacabadas para el pueblo, que mantiene su esperanza desgarrada por los discursos y promesas ornamentales, incumplidas casi todas, al tenor de una negociación de cocina chica, que achica los futuros que envejecen con las marchas en las calles de una república, escasamente pública, que publica sus enfados en las manifestaciones de arte.

De allí la utilización del cuerpo y la ciudad como primeros soportes, en donde el concepto de "arte-situación" logra travestir sus propios discursos para combatir la censura del gobierno de la época. Pero los siguientes no estuvieron exentos de maltrato a los artistas, hasta el día de hoy la deuda es notable, como notable es la deuda histórica con el cuerpo de docentes, los profesores de chile, en sus diversas generaciones acurrucados ante la vergüenza de los sueldos, malos tratos y escasa visión de futuro, que no sea el modificar el estado actual de las cosas.

Pero volvamos al arte de describir a los artistas visuales, recordando entre los destacados en el concepto de escena avanzada que se encuentran: Carlos Altamirano, Eugenio Dittborn, Diamela Eltit, Carlos Gallardo, Carlos Leppe, Gonzalo Mezza, Ximena Prieto, Lotty Rosenfeld, Raúl Zurita, por nombrar algunos.

Artistas de diversas disciplinas, buscaban modificar las estrategias discursivas del arte en Chile, de allí la fuerte presencia de las corrientes neo-vanguardistas, cuyo desarrollo crítico y teórico, en el arte chileno, fue más allá que sortear la censura instalada a partir del bombardeo a La Moneda y el saqueo inescrupuloso de los bienes nacionales, ventas de empresas estatizadas y otras, a precios risibles, para hacer cómplices de la ignominia a una camada de “buenas familias” que hasta el día de hoy se coluden.
Mientras los políticos de ocasión, hacen lo suyo con leyes que favorecen la depredación de un cuánto hay, basta ver la ley de pesca, las regulaciones a las ISAPRES, AFP, Bancos, Retail, por donde se mire, la codicia y la corrupción ya han hecho de las suyas, hecha la ley, hecha la trampa, y no se aguantan los y las congresistas por eso su pésima evaluación ciudadana, dado que solemos votar por el mal menor.

Pero volvamos a las artes visuales y al trabajo depurado de Mónica de Pablo, si bien sus formatos suelen ser pequeños, la preocupación por el uso del color en técnicas mixtas, es un detalle del rigor, como lo es plasmar en imágenes, textos que inicialmente fueron poéticos como su colección “Libro de agua”, de allí también la “Belleza inesperada”, ambas colecciones presentadas en la exposición que se inaugura el 1 de septiembre (hasta el 6 de octubre) en el Salón Hilda Chiang de casa central de la Universidad Católica Silva Henríquez.

El uso de diversos elementos, como; fotografías, lanas, material orgánico vegetal, trazos y diversas tonalidades enmarcadas, dan a las colecciones expuestas un sello personal y distintivo, cada pieza nos invita a reordenar nuestros propios conceptos, su trabajo sin duda viene a renovar, espacios escriturales y plásticos de la escena nacional, para no decir nada de su trabajo en la música, que ha recorrido continentes. Mónica de Pablo, sin duda es una fiel continuadora de la escena de avanzada, trayéndonos las imágenes de comunidades y pueblos indígenas, o de zonas de reflexión íntimas ante el paso de las vidas.

Justo ahora en que el negacionismo se hace presente en todo su esplendor, mientras se cocina una nueva constitución de espaldas de la población, bajo el mismo principio de bambolear edificios construidos en las dunas, o especular con el precio de la papa, porque, todavía la están dando, no por nada los muchachitos de las fundaciones izquierda-express siguieron los caminos de los ex alcaldes de derecha, mientras las comisiones investigadoras, los fiscales y la propias policías dejan mucho que desear en materia de investigaciones, pero ya se sabe, los jueces con su ética de cursillos tutoriales, dejarán ver sus veredictos ante un Chile que se toma la cabeza y llora la sentencia de los tiempos que corren.

Tras cincuenta años del bombardeo a La Moneda, con un neo liberalismo de despojos que la historia pondrá en su sitio de ignominias, y no sólo por el calentamiento global que incendia o inunda ciudades enteras, sino por la codicia con que los dueños del dinero y de las guerras continúan aniquilando, sabemos que es un buen negocio la reconstrucción de lo que sea, por eso se convierte en peligro proteger la memoria, y el arte en Mónica de Pablo, no está exento de recordarnos, que así como en tiempos de dictadura cívico-militar, algo más que la censura se puede sortear con la esperanza del buen vivir, a través del arte. Mónica de Pablo en la escena de las artes visuales, está presente “Ahora y siempre”.

Hans Schuster
Escritor
Fundador del Colectivo de Arte: Látigos de Fuego
Co-fundador del Colectivo de Artes y Humanidades Filopoiésis.
Coordinador área de Gestión de las Culturas y Patrimonio-UCSH.

JPEG - 975.4 kio

Compartir este artículo