En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ni un femicidio más, ni un derecho menos. por Fresia Ramírez, Mical Romero y Marie White

Patria, Minerva y María Teresa fueron tres hermanas nacidas en República Dominicana que remecieron a todo un continente, y luego, al mundo. Las hermanas Mirabal o “las mariposas” lucharon contra la tiranía de Rafael Trujillo, quien no pudo contra sus ideas y liderazgos y las mandó a asesinar un 25 de noviembre de 1960. Sus muertes provocaron protestas en todo el continente y en 1981, cuando se levantó el primer encuentro feminista de Latinoamérica y el Caribe, se definió honrar sus memorias exigiendo el fin de todo tipo de violencia contra las mujeres.

Casi 20 años más tarde, la Asamblea General de Naciones Unidas adopta este día como conmemorativo y para hacer consciencia sobre las mujeres que sufren violencia en todo el mundo. Allí define la violencia hacia las mujeres como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada". La violencia estructural hacia las mujeres parece profundizarse a diario y hoy en Chile estamos presenciando una de las mayores violencias hacia nosotras de las últimas décadas: eliminar dos proyectos que nos benefician de manera concreta. Se trata de la Ley de Responsabilidad Parental y Pago Efectivo de Pensiones de Alimentos y la Ley de Aborto en tres causales. Ambas resultado de años de discusiones y corridas de cerco sólo gracias a la lucha de las mujeres. Además de ello, la reducción de derechos y el cierre de puertas a tan necesarias reformas en torno a pensiones, educación, salud, trabajo, justicia y paridad, nos ponen en máxima alerta.

Afirmamos que la propuesta de Nueva Constitución redactada por el Consejo Constitucional con primera mayoría del Partido Republicano, muestra lo que la derecha y el consevadurismo harían de llegar a gobernar los futuros posibles de nuestro territorio. Institucionaliza pensiones de miseria para adultos mayores, pone en riesgo la gratuidad en la educación que permite que hijas de obreras, amas de casa y temporeras podamos estudiar en la educación superior y pone un candado sobre las aguas, elemento vital para la reproducción de la vida.

Alertamos que nuestros derechos están en riesgo y llamamos a estar en contra de que la derecha vuelva a poner el puño en el rostro de nuestra gente, de nuestras madres, disidencias, dirigentas, emprendedoras, temporeras, madres e hijas y sobre las mujeres indígenas y defensoras de la tierra, con las que Chile tiene una deuda.

Ni un femicidio más y ni un derecho menos.

Fresia Ramírez, Poder Popular Cerro Navia

Mical Romero, Floreciendo en Resistencia

Marie White, coordinadora Red Avance Popular

Compartir este artículo