En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ninguneo a los trabajadores del Estado. Por Juan Domingo Silva Reyes

Viernes 28 de agosto. A las 14 horas, la Unión de Trabajador@s a Honorarios del Estado (UNTTHE) tenía una reunión con la Dipres para conversar sobre las condiciones del traspaso a la contrata, la continuidad de los convenios honorarios para 2021 y los derechos que tenemos como trabajadores del Estado. Iríamos acompañados de José Pérez Debelli, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales, ANEF. La organización matriz de empleados públicos, creada por el legendario dirigente Clotario Blest. Pero, un mensaje de última hora de Dipres postergó la reunión, hasta … el 25 de septiembre, cuando el Presupuesto esté casi oleado y sacramentado. Por tanto, nuestro margen de negociación será casi nulo.

Hasta ahora, este proceso de traspasos se ha hecho en desmedro de los ingresos reales. Quien acepte este paso pierde un porcentaje importante de su sueldo por una supuesta nivelación. Tema de Dipres. Aunque se cumplan iguales funciones que l@s funcionari@s planta y contrata que están a nuestro lado, cumpliendo iguales labores, se “ingresa” al régimen contractual funcionario como aprendiz. En palabras de algunas personas, pese a 10, 15 o 20 años de trabajo, hay que “hacer el servicio militar” y agachar el moño. O sea, partir casi de cero.

Pero, la inseguridad, la precariedad en el empleo estatal, ha llevado a miles de compañer@s a aceptar esta situación. Pero, otros miles no aceptamos esta irrespetuosidad a la entrega, compromiso y labor que se cumplen por quienes estamos al frente de la ejecución de las políticas públicas, insolencia que ha sido santificada por todos los gobiernos post dictadura. Miles de trabajador@s que estamos en contacto y respondemos directamente a las demandas de la ciudadanía, en la administración central municipios, universidades estales y sistema de Salud, encarando los reclamos por las insuficiencias de las soluciones o impulsando programas en terreno o en las oficinas de atención ciudadana, no hemos podido siquiera ser reconocid@s como funcionari@s en propiedad.

Por años, desde la constitución amplia de los sindicatos de honorarios, en 2013, nuestras demandas han sido baipaseadas. Jerigonzas legales y presupuestarias nos han dejado de lado. Aunque hayamos demostrado que somos “funcionarios”, no se nos escucha por los gobiernos. Ahora, en un nuevo episodio, esta reunión con Dipres, que esperábamos fuera un “paso a paso” en favor de nuestros legítimos derechos, se nos cerró la oportunidad ad portas del encuentro. ¿Razones? … Cri Cri

Tenemos que agregar que, en el trasfondo, está la aplicación del llamado Presupuesto Base Cero Ajustado. Una forma de gestionar los recursos del Estado so pretexto de mayor eficiencia y eficacia. Una fórmula que antepone criterios técnicos financieros sobre las realidades contextuales de las políticas públicas.

Igual, ello no tiene por qué significar desconocer nuestra situación real de funcionarios irregularmente contratados. Y que la espada de Damocles penda sobre la renovación de nuestros contratos en 2021. Ni que, quienes pasen a la condición de funcionari@s en propiedad, lo hagan miserablemente. Si leemos lo que ha señalado el Director de Presupuestos, Matías Acevedo, que el foco principal del Gobierno será “la reactivación y el empleo” (El Mercurio, domingo 23 de agosto 2020), no tendríamos por qué preocuparnos. Pero, ¡oh!, las dos almas del Gobierno. Igual están quienes todavía siguen hablando de “cortar la grasa del Estado”, que no somos más que cualquiera de tod@s l@s funcionarios que sostenemos las políticas públicas. Como hemos demostrado en esta pandemia. Sin esta grasa, en Salud, por ejemplo, Chile no podría salir de la emergencia. Porque, el sector privado sólo pensaría en cuánto ganar con la tragedia nacional.

Ante esta incertidumbre político presupuestaria, que conoce más de certitudes pro empresariales que pro trabajadores estatales, no podemos más que interpretar la cancelación de la reunión con Dipres como una amenaza a nuestro empleo y nuestras condiciones.

Por lo que no dejaremos de movilizarnos para reclamar respeto a l@s trabajador@s a honorarios, pero también para todo el universo de empleados públicos. La amenaza neoliberal de cortar la grasa del Estado sigue amenazándonos. ¿Será por eso que necesitamos una nueva Constitución?

Juan Domingo Silva Reyes
Periodista.
Dirigente Nacional de Trabajadores a Honorarios del Estado

Compartir este artículo