En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

No basta con el apruebo: Nueva Constitución Popular y Soberana. Por Alex Ibarra

Frente al fracasado Gobierno de Piñera y de una de las peores crisis políticas provocada por la derecha nos encontramos en un punto muerto. El intento de reacción por salvar lo insalvable ha sido totalmente ineficiente, esta es la razón por la que marzo ha sido especialmente rebelde.

El pueblo ha seguido movilizado, ya que no salió desde este movimiento la idea de un plebiscito. No lo olvidemos, esta salida "democrática" fue el acuerdo de los partidos politicos y no de la ciudadanía. Esta estrategia es la que les ha permitido seguir ocupando sus cargos bajo la retórica apelación a la democracia institucional. Sin embargo, esto fue una derrota engañosa que frenó la soberanía popular que vimos manifestada en octubre. En todo caso los brotes de desobediencia civil sd mantuvieron todos estos meses y durante estas semanas se ha vuelto a agudizar no con la masividad de octubre y noviembre dado que la campaña comunicacional del terror y de la confusión han logrado algunos resultados en grupos sociales ilustrados.

El poder corrupto y sus cómplices también han estado muy activos sobre todo en las comunicaciones. La campaña del terror apunta a disminuir el porcentaje del apruebo para el plebiscito, están concientes de que están frente a una de sus peores derrotas y ven en riesgo la herencia jurídica y política pinochetista. Pero, también buscan la confusión jugándose el chance de que haya una Comisión Mixta, para esto además cuentan como aliados con los políticos profesionales, junto a toda la calaña de operadores corruptos.

En estos días nuevamente el estudiantado ha comenzado a ocupar su lugar de vanguardia en la concientizacion para la rebelión que desconfía de la vía "democrática" del plebiscito, por cierto que con cierta razón dado que hay muchas oscuridades en torno al proceso Constituyente que no tiene garantías que aseguren una representación popular, lo que es muy grave y sería una negación total de las fuerzas políticas que están dando la batalla al sistema del capitalismo salvaje.

Otro riesgo peligroso está en que "los elegidos" representantes de la Comisión Constituyente no sean capaces de establecer desde el inicio un reconocimiento soberano, lo que permitiría la posibilidad de la manipulación que intentarán los partidos políticos.

No basta con aprobar, la lucha al interior de esta vía "democrática" que impusieron los partidos políticos hay que acentuarla, derrotando también la propuesta de Convención Mixta y exigiendo una Comisión Constituyente con representación realmente popular y totalmente soberana. Alex Ibarra Peña.
Dr en Estudios Americanos

Compartir este artículo /