En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Objetivo Boric: la eólica de Magallanes. Por Santiago Vilanova

El viento de la Patagonia fue la principal dificultad de navegación que tuvo que afrontar Fernando de Magallanes cuando en 1520 descubrió este paso interoceánico. Aquel estrecho que la tripulación de la nave Trinidad vivió como uno de los lugares más salvajes del planeta, rodeado de altos picos, bosques glaciares, islas y angostos fiordos hoy se revela como una zona altamente estratégica para la transición energética.

Este viento, que alcanza hasta más de 150 km/hora, puede convertir Chile en una de la mayores potencias de energía eólica terrestre y marina “offshore” y en el mayor productor de hidrógeno verde generado mediante electrólisis del agua a través de esta fuente inagotable de energía limpia y renovable. El presidente Gabriel Boric (Punta Arenas, 1986) quiere que su región natal se convierta en un gigantesco exportador de combustibles ecológicos que contribuyan a la descarbonización de la economía mundial.

Las primeras instalaciones en eólica terrestre en la región de Magallanes se iniciaron en el período 2019-2022 con los parques de Cabo Negro y Vientos Patagónicos de 10MW de potencia cada uno y que ya ofrecen electricidad verde a unos 20.000 hogares. Faro del Sur, el tercer parque, de 325 MW y 65 aerogeneradores, espera la autorización de impacto ambiental. “Nuestro viento es un recurso de prestigio mundial. Tenemos los vientos de mayor calidad del mundo. Para la producción energética , necesitas viento la mayor parte del tiempo, pero sin un exceso de fuerza, que es lo que tenemos aquí”, declaró Humberto Vidal, director del Centro de Estudios de los Recursos Energéticos de la Universidad de Magallanes a “La Vanguardia” de Barcelona (1)

El objetivo del presidente Boric es producir hidrógeno verde a través de grandes parques eólicos ubicados en el estrecho de Magallanes; hidrógeno que se utilizaría como combustible para camiones, autobuses y coches, optando a generar la mayor parte de los 10 millones de toneladas de esta energía que se quieren producir en el 2030 (en el 2022 sólo se produjeron 10.000 toneladas).

La UE calcula que en el 2030 unos 100.000 camiones -de un total de 3 millones que actualmente circulan en Europa- funcionen con hidrógeno verde. Boric ya ha advertido a la Comisión Europea que Chile opta a satisfacer una buena parte de esta demanda.

IMPACTOS POR RESOLVER

El primer gran problema es cómo lograr la energía para producir tanto hidrógeno; una energía que sería equivalente a 15 reactores nucleares de 1.000 MW o casi 1.000 kilómetros cuadrados de placas solares. La energía solar no sería un problema para Chile ya que dispone del desierto de Atacama una región que recibe una de las más altas radiaciones solares del planeta.

Prestigiosas empresas de ingeniería están viendo este nuevo gran mercado y ya operan en diferentes países latinoamericanos. La española Sener trabaja en Chile, Brasil y Colombia; asociada con BlueFloat Energy, opta a ganar un proyecto de 500 MW de eólica marina flotante en el corazón de la Costa Brava catalana, entre el cabo de Creus y el Golfo de Rosas y a 24 kilómetros de la costa. Esta empresa vasca ha presentado su proyecto en sociedad dialogando con las municipalidades afectadas, las instituciones y organizaciones políticas, las entidades ecologistas, los científicos y las asociaciones de pescadores a la vez que prepara el estudio de impacto ambiental. Los impulsores de los proyectos que se aprueben en Magallanes y Punta Arenas, semejantes a la potencia del Faro del Sur, deberán también demostrar esta capacidad de concertación social y que sus aerogeneradores no provocarán ningún impacto grave sobre la biodiversidad.

“Chile no puede cometer los errores del pasado entregando sus recursos naturales a corporaciones energéticas que no inviertan sus beneficios en el país”, ha dicho Boric al presentar su plan energético. Para las ONG ambientalistas chilenas con las renovables no se puede repetir lo que ha ocurrido con los macroproyectos hidráulicos , como el de Endesa en Ralco, que no respetaron los derechos de las comunidades mapuches-pehuenches del Alto Biobío. Esta central, de 690MW, la principal eléctrica del país, tuvo una década de conflictos sociales con la población indígena que habitaba en el territorio inundado.

“El Gobierno ha de garantizar con hechos la consulta a las comunidades indígenas cuando se trata de grandes proyectos energéticos que afectan a nuestras tierras”, declaró Carolina Manque, cofundadora del grupo Aukinko Zomo (La Voz de las mujeres mapuches) en el Simposio Internacional Una Sola Terra que organizamos en Barcelona.

En la región de Biobío se construyeron una docena de pequeños parques eólicos terrestres de entre 1,2 a 34,5 MW, ya operativos, impulsados por empresas como Gamesa y Vestas que, según los movimientos indigenistas de la región, no tuvieron el acuerdo de las colectividades (las tierras mapuches se fueron perdiendo a partir de los decretos-ley promulgados por el general Pinochet).

Pero hoy las nuevas generaciones tienen una mayor conciencia ecológica. Ante la emergencia climática la nueva Constitución chilena quiere garantizar, ante todo, los derechos indígenas, la protección de los recursos naturales y del agua. No olvidemos que para obtener una tonelada de hidrógeno verde se necesitan 20.000 litros de agua pura. Las largas y fuertes sequías que se avecinan en los próximos decenios podrían resultar un hándicap para la producción prevista de hidrógeno. Este es un tema estratégico a resolver.

HACIA LA BIOREGIÓN MAGALLANES

Otros proyectos del objetivo energético chileno para el 2050 , además de apoyar la energía eólica marina y terrestre en el estrecho de Magallanes, es impulsar la obtención de gasolina sintética y de amoníaco verde, componente principal de los fertilizantes de la era post-petróleo.

Si nada lo impide Magallanes podría ser una bioregión donde las energías del sol generen centenares de nuevos puestos de trabajo y aparezcan barrios y núcleos de población autosuficientes, con un elevado nivel de participación en los proyectos aprobados en las licitaciones. En este modelo democrático quedarían descartados los coimas y los apitutamientos concedidos en el pasado a las grandes energéticas. La transparencia en las licitaciones ha de ser absoluta.

El motor de la economía chilena han sido el cobre y el litio del desierto de Atacama. Ahora será será el viento austral de la Patagonia, sin olvidar que en la región de Atacama están previstos sistemas de almacenamiento solar y eólico a gran escala con una inversión de 2.000 millones de dólares.

Insiste Boric: “El Gobierno, liderado por el Ministerio de Energía, los gobiernos regionales de Antofagasta y Magallanes, la ciudadanía, empresas y Universidades están trazando un Plan de Acción para el desarrollo de la energía verde, para la cual estamos con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial por 750 millones de dólares”.

El presidente deberá gozar de estabilidad política y superar las resistencias de los lobbies energéticos del petróleo y el gas para desarrollar estos objetivos que pueden convertir Chile (por encima de Colombia y Brasil, dos grandes competidores) en la gran esperanza de la economía descarbonizada de Sudamérica.

Santiago VILANOVA
Periodista y consultor ambiental.

(1) Andy Robinson, “Chile: El viento es oro”, 10/4/2022, “La Vanguardia”, Barcelona.

Otros textos del autor publicados en la edición chilena de Le Monde Diplomatique:

https://www.lemondediplomatique.cl/la-version-de-sqm-sobre-el-doble-uso-del-litio-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/la-falacia-energetica-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/transicion-energetica-y-litio-chileno-de-doble-uso-y-2-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/litio-chileno-de-doble-uso-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/ecocidios-o-ecodesarrollo-i-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/la-transicion-energetica-oportunidad-para-latinoamerica-y-2-por-santiago.html

https://www.lemondediplomatique.cl/rapa-nui-estado-de-emergencia-1-por-santiago-vilanova.html

https://www.lemondediplomatique.cl/rapa-nui-estado-de-emergencia-y-2-por-santiago-vilanova.html

Compartir este artículo