En kioscos: Julio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

“Orientación migratoria en tiempos de crisis desde Tarapacá” Campaña La Humanidad somos todes. Por Lorena Zambrano, Pilar Valencia y Rodrigo Moreira

Desde la Asamblea Abierta de Migrantes y Pro Migrantes (AMPRO), detectamos la necesidad de hacer frente a un problema que se arrastra desde hace años: la poca claridad, escasa información, demora y malos tratos en la tramitación de visas migratorias, donde el responsable de su tramitación y orientación en el proceso radica en el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) del gobierno chileno. Problemas que se agravaron producto de las crisis vividas en Chile -revuelta social y Covid 19-, haciendo evidente que el proceso de regulación migratoria ha presentado mayores deficiencias en un momento crucial para la supervivencia de las personas.

Ante ello, como organización quisimos dar respuesta a estas problemáticas y por medio de dirigentes y dirigentas migrantes, compañeros y compañeras, se generó una red de atención con el fin de entregar asesoría en temas migratorios y laborales. Su operación se puso en marcha en abril del 2020, en pleno desarrollo de la pandemia. La primera duda que surgió fue qué plataforma usar y finalmente optamos por los grupos de Whatsapp, pues es una plataforma digital que maneja gran parte de la población migrante, se puede tener una comunicación más fluida para dar respuestas y se pueden convertir en un buen canal de intercambio de información y sensibilización con las y los compañeros migrantes.

A menos de una semana de iniciado el proyecto, se inscribieron 250 personas. En la actualidad contamos con 4 grupos: 3 de tramitación migratoria y 1 de asistencia laboral. En momentos peak, se atienden cerca de 40 consultas diarias. Y si bien estos grupos fueron creados pensando en la población residente de Tarapacá, se expandió y llego a compañeras y compañeros que residen en Santiago, Constitución, Pichilemu y distintas ciudades del país. Entre las consultas más recurrentes están el vencimiento de visas de turismo, la asesoría laboral, las maneras de tramitar y los requisitos para la visa definitiva. A casi ya cuatro meses de su creación, logramos resolver dudas respecto de trámites migratorios y asesorías en temas laborales como también asesorar y acompañar en situaciones de violencia intrafamiliar. Tras un largo trabajo, hemos sistematizado parte de la información intercambiada y los resultados obtenidos son de gran relevancia para nosotros como organización, ya que nos muestra la realidad y los problemas que afectan a las personas migrantes que residen en la región de Tarapacá, donde sigue siendo la migración peruana y boliviana la que tiene mayor presencia en todos los espacios. Además, resulta interesante ver la cobertura que lograron abarcar los grupos al expandirse por distintas ciudades a nivel nacional, lo que puede entenderse como un signo de la escasa existencia y deficiencia de plataformas institucionales de ayuda y apoyo en consultas sobre temas migratorios.

Impulsamos esta iniciativa por la insatisfacción con el trabajo realizado por el DEM y el poco apoyo del Gobierno local para resolver dudas de la población migrante. Todo esto en un contexto de información no personalizada, con un Estado ausente que no ha sido capaz de dar respuestas inmediatas ante los procesos de regularización y tramitación de visas, que ha sido indolente y que desconoce su propio sistema de tramitación migratorio por el cual deben pasar muchos compañeros migrantes. Por medio de los grupos de whatssap se pudo develar y confirmar el mal sistema operativo sobre trámites migratorios, donde muchos esperan durante meses una respuesta por sus visas, sin siquiera saber en qué está su trámite.

Como AMPRO fuimos capaces de crear una plataforma que tuvo alcance nacional, con el fin de aportar y apañar a los compañeros y compañeras en sus procesos migratorios. Pero no sólo en tramitación, sino también en su proceso laboral, puesto que se observa mucho desconocimiento sobre los derechos laborales, las obligaciones y los abusos por parte de los empleadores, como no pagar imposiciones o no entregar finiquitos. Por medio de estos simples grupos, logramos entregar una atención más personalizada y humana frente a problemáticas que afectan a una buena parte de la población migrante.

Por años hemos visto a un Estado ausente e indolente frente a las problemáticas que afectan a las personas migrantes, que no se hace cargo de acompañarles durante el proceso migratorio, sino que lo dificulta más alargando y demorando los trámites regulatorios. Muchos quedan con visas vencidas durante mucho tiempo, lo cual les coloca en una posición de mayor vulnerabilidad frente a las autoridades y susceptibles a sufrir más abusos. En otras palabras, el hecho de que las personas pierdan sus visas y queden como indocumentados, es una consecuencia de mantener la idea de migrante-amenaza que fundamenta la legislación actual. Vemos cómo el Estado y las autoridades adoptan una posición cómoda frente a estas problemáticas, criminalizando a quienes están no tienen documentos, al mismo tiempo que se comportan de manera negligente al no velar por un verdadero canal de información y orientación para quienes están en esta situación.

La importancia de estos resultados es gigante, puesto que esta plataforma viene desde el norte. Tarapacá es una de las regiones con mayor población migrante según las últimas estimaciones hechas por el DEM-INE, alcanzando un 16,9% y siendo una de las cuatro regiones a nivel nacional que supera el 10%, además de ser la región con mayor población migrante respecto del total de la población residente. Aun así observamos cómo las autoridades no hacen frente a estas problemáticas ni se acercan para conocer la realidad migrante, donde el DEM no es capaz de entregar información ni acompañar de una manera constante a los compañeros y compañeras. Vemos diariamente como las personas migrantes se acercan a sus dirigentes y dirigentas para pedir ayuda y orientación en trámites, donde existe una gran confusión de dónde y cómo realizarlos. Situación que, como señalamos anteriormente, se ha agudizado durante la pandemia dado que la información no es clara y tampoco llega a todo el mundo.

El pasado miércoles 19 de agosto, comenzó la discusión en la sala del proyecto de ley de migraciones y extranjería. Si bien, creemos que es necesario el cambio de la legislación y reconocemos los avances en el establecimiento de algunas categorías de residencia y en sujetos de especial protección como niños, niñas y adolescentes, solicitantes de asilo y menores no acompañados, observamos con profunda preocupación cómo este proyecto incumple distintas obligaciones establecidas en tratados internacionales de derechos ratificados por Chile y no respeta los derechos fundamentales que la Constitución garantiza a todas las personas; asimismo las deficiencias del proyecto se reflejan, por ejemplo, en la ampliación del plazo de detención previa a la expulsión, la eliminación de la regularización extraordinaria, la precaria posibilidad de cambio de categoría migratoria y la introducción de una norma que regulan la sustitución del beneficio de libertad condicional y penas por la medida de expulsión, introducidas recientemente por la Senadora de Tarapacá, Luz Ebensperger. Todo ello y más, lo han denunciado durante toda su tramitación las organizaciones migrantes y pro migrantes a nivel nacional e internacional. Dicho proyecto de aprobarse sin las indicaciones que hemos recomendado como organizaciones sociales a través de la campaña #sin derechosno, es posible que tengamos que triplicar nuestros esfuerzos en los grupos de whatsapp, pues las políticas restrictivas en torno a la regularización migratoria solo tendrá como consecuencia el fomento de un proceso de desregularización masiva de las personas migrantes con políticas tan restrictivas para su tramitación migratoria.

Por último, invitamos a las autoridades y distintas organizaciones migrantes y pro migrantes a crear estos espacios, por medio de whatssap o distintas redes sociales masivas, con el fin de aportar y orientar a nuestros compañeros y compañeras, que hoy se encuentran abandonados en el proceso migratorio, donde se han ignorado sus preocupaciones y no se ha velado por una inserción tranquila en el nuevo espacio de vida. Creemos que es necesario empezar a entregar un trato humano a las personas migrantes que se acercan a las instituciones encargadas de la tramitación migratoria, abrir espacios para que las comunidades migrantes puedan participar en la entrega de información y empezar a hacer un trabajo en conjunto.

Lorena Zambrano Burbano, dirigenta de AMPRO Tarapacá y vocera de la campaña “La humanidad Somos Todes.

Pilar Valencia Huerta, AMPRO Tarapacá, Feminista y Tesista Trabajo Social UNAP.

Rodrigo Moreira Alcota, AMPRO Tarapacá y estudiante de Derecho Universidad Arturo Prat.

Compartir este artículo