En kioscos: Octubre 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Otra provocación más. La escasa clase media en Chile en tiempos de Covid-19. Por Felipe Vergara Lasnibat

Allegro ma non troppo, es un destacado ensayo del historiador italiano Carlo Cipolla. Dividido en dos partes, manifiesta las impresiones absurdas que surgen de relaciones cliométricas falsas que promueven ciertos tipos de personas: los idiotas y los imbéciles. El historiador en simples palabras logra demostrar que existe una diferencia entre uno y el otro. El idiota es espontáneo, burdo e inconsciente, en cambio el imbécil, es consciente de su estupidez seductor con sus ideas y... PELIGROSO. El segundo ensayo que compone su obra se llama: «Las leyes fundamentales de la estupidez humana», y en el escrito analiza la conducta, la ABUNDANCIA, y el peligro que representan los individuos estúpidos. Demuestra que hay estúpidos distribuidos homogéneamente en toda cultura y sociedad; agrega que un imbécil con poder y afán de riqueza, es más peligroso que cualquier otro, por lo demás afirma que la principal causa de «las desdichas del pasado y sus posteriores efectos en el presente tienen como origen una acción premeditada de un estúpido».

«Resistere come un vero martire»

Cipolla asume que el estúpido se manifiesta siempre con un pensamiento cazurro, inventa espejismos y fórmulas económicas que llevan siempre trampa, maña, sólo con el objeto de llevar cuota de ganancia o beneficio sin pensar que esas viciosas articulaciones ponen en riesgo la estabilidad social y por lo mismo las estructuras mas profundas de una economía. Por eso un estúpido es peligroso, porque en su pragmatismo no tiene la capacidad crítica de mirar aunque sea de soslayo los terribles efectos que pueden causa su incapacidad de entender. El imbécil, es bobalicón y por eso en su discurso charlatán genera en sus detractores risa, burla, pitorreo, rechifla, eso si, también advierte que el imbécil agota la paciencia de los otros, porque como es tan singular su actuar no dimensiona que los otros existen, lo que termina por provocar la RABIA de su público, de su pueblo, de sus ciudadanos. Nuevamente allí está el peligro latente que provoca un imbécil.

CONTEXTUALIZANDO

Este domingo 5 de julio, con preocupación, se asistió al triste espectáculo de ofertar un paquete de medidas económicas para «ayudar» a la clase media. Dicho paquete «magnánimo» incluía:

•Propiciar el CRÉDITO COVID CLASE MEDIA. Esta medida implica ENDEUDAR a la «Clase Media» con un préstamo hasta por 3.230 dólares, ($2.590.000) pagaderos en 4 cuotas, con un período de gracia de un año!!. Importante señalar que la dadivosa oferta, aparentemente contemplaría un préstamo que que no determina con claridad tipo y forma de interés. ¿No parece esto un chiste de mal gusto?. Si comparamos el ingreso promedio de la «clase media» y lo confrontamos con el endeudamiento que este segmento tenía antes de la crisis sanitaria, es una medida destructiva que no sólo endeuda, también compromete el escaso patrimonio que se posee!!. Definitivamente, el CRÉDITO COVID, tiene muy bien puesto el nombre, porque al igual que el virus termina MATANDO POR ASFIXIA Y FALLA MULTISISTÉMICA a la escasa clase media nacional. A ese burdo chiste, se suman los requisitos: demostrar una caída mayor o igual al 30% en sus ingresos, superiores a los 621 dólares ($500.000), y pagarlo en el plazo máximo de 48 meses. ¿Es factible esto?.¿quien es el ente acreedor?; ¿Qué sucede con profesionales a honorarios?. Un chiste largo con un final predecible.

• Pago de Arriendos. Quienes hayan perdido hasta el 30% de sus ingresos podrán postular a un subsidio de hasta 190 dólares ($152.000) por tres meses para alquileres que no superen el equivalente a unos 500 dólares ($400.000). En términos reales el subsidio sería de $50.000 por mes. ¿Qué chilenos podrían postular a este beneficio?. Personas cuyos ingresos fluctúen entre $1.500.000 y $ 2.000.000. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE)el sueldo promedio de los chilenos en 2019, ascendió a $583.964 neto mensual. La región con los ingresos más altos del país fue Magallanes, mientras que la más baja fue Ñuble. La mayor parte de la población ocupada (17,4%) percibió ingresos entre $300.000 y $400.000. Le siguieron quienes obtuvieron ingresos en el tramo de $200.000 a $300.000 (15,0% de los ocupados) y de $400.000 a $500.000 (12,8% de los ocupados).en Chile sólo el 6.3% podria optar al beneficio!!. Otro mal chiste, burla o bufonada, que pintada en dólares, solo pretende aquietar las aguas para no impulsar el retiro de los fondos de las AFP.

• Créditos hipotecarios. En marzo se acordó que los bancos podrían diferir hasta 3 meses el pago de dividendos. Como el «arlequin» siempre debe hacer reir a la Corte (banca privada), no importándole a la plebe, se introduce un «chiste interno», y el chiste consiste en que la prolongación de la crisis sanitaria llevaría al Estado - Gobierno a entregar una garantía al sector bancario para que asuma mayor riesgo y postergue las hipotecas hasta seis meses, es decir, Gobierno entrega nuevamente dinero a los bancos pero NO A LOS CIUDADANOS PARA RESOLVER EL PROBLEMA DE LOS CIUDADANOS CON EL DINERO DE LOS CIUDADANOS. Maravilla de imbecilidad y trabalengua financiera que se promueve! Mucha razón tenía Cipolla de ponernos en sobreaviso sobre la diferencia entre un idiota y un imbécil.

• Créditos con aval del Estado (CAE). El endeudamiento una vez mas es la fórmula elegida, pero en esta ocasión el chiste es cruel. Lo que pretende en definitiva es abrir un proceso excepcional de postulación al CAE para estudiantes del 90% de mayor vulnerabilidad que no hayan obtenido beneficio o bien la crisis sanitaria haya empeorado su situación económica, la idea es ¿impedir su progresión social?, por cuanto se sabe que un CAE es una forma encubierta de esclavismo financiero y preludio a la precarización económica. La medida es el típico chiste repetido, es la chocarrería de los pastelazos en el rostro... payaso de la banda tricolor contra el rostro del estudiante universitario.

UN EPILOGO PARA LA IMBECILIDAD

Cuando se está en frente a un imbécil, se debe siempre pensar que se esta frente a un peligro. El peligro de saber que el imbécil no es idiota, que actúa ramplonamente y tras su show busca la risa, pero no de todos, sino de algunos de los que son como él (inescrupolosos, cobardes, ambiciosos, inmorales). El imbécil es provocador, sabe a quién, cómo y cuando provocar...pero también cuida de no hacer enojar a «su Corte», ni menos enemistarse con los matones que le defienden... porque a veces la verdadera intención es enfurecer a la audiencia para que ella le abuchee y proteste por el triste espectáculo, así él corre por el circo CONSTITUCIONAL , y se refugia en gorilas amaestrados que visten trajes militares y pueda así justificar el salvajismo político. Por eso Cipolla dijo «allegro ma non troppo»... alegre pero ni tanto.

Felipe Vergara Lasnibat
Mg Historia de América y Chile
Académico Universidad de Playa Ancha

Compartir este artículo