En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Pato Manns y El Pingüino. Por Libio Pérez*

Llovía como solo llueve en días lluviosos en Punta Arenas. La gente mojada de la población El Pingüino comenzó a llegar a la sede comunitaria en esa tarde de invierno de agosto, hasta llenar el pequeño local que se hizo estrecho para instalar el diminuto equipo de amplificación, los pocos micrófonos y el espacio para los artistas invitados. El aire se puso húmedo, los vidrios empañados, mientras los que quedaron sin entrar seguían mojándose y chapoteando en el barro.

Apretados en un auto llegaron Desiderio Arenas (El Chele), Charo Jofré y Patricio Manns. Habían arribado unos días antes a Magallanes para participar en el Festival de la Patagonia y aceptaron colectivamente la invitación de llevar sus canciones a los pobladores que había conseguido sus terrenos con la fuerza de sus movilizaciones.

Juan Millalonco, peluquero y carnicero, dirigente de la población, hizo un breve discurso sobre las luchas sociales que hacen posibles las conquistas de derechos, en este caso a la vivienda digna, que abrió paso a las canciones de El Chele, un cantautor joven en ese tiempo cuyo desarrollo quedó truncado con el golpe de Estado, partió al exilio y luego al olvido hasta su fallecimiento hace unos meses.

Le siguió Charo Jofré, que ese año había puesto en las radios y en festivales, su nueva y exitosa canción “La ronda”, acompañada de su instrumento de cuerdas que imitaban niñas, niños y jóvenes en las escuelas en todo el país. Cerró la jornada de casi tres horas el canto de Patricio Manns. Su imponente figura, sus cabellos y ojos claros destacaban entre la gente apretujada que no demoró en reconocer sus canciones y voz carrasposa. Cada canción era precedida de un cuento, una historia, un relato como solo Manns sabe contar, con detalles y descripción. “Arriba en la cordillera” fue cantada y susurrada por esas mujeres y hombres con sus hijos e hijas que se amontonaban en la pequeña sede comunitaria construida por sus manos.

Tal como llegaron, los tres artistas se fueron apretujados en un pequeño auto, iban contentos, felices de las horas compartidas en ese ambiente saturado de humedad y calor de pueblo.

“Magallanes, Punta Arenas, tierras de luchas populares, de la FOCh, de los sindicatos obreros y campesinos, es invencible”, dijo Manns, mientras apretujaba su guitarra y atrás quedaba la población El Pingüino.

*Periodista (conducía el auto que llevaba a los cantantes populares que cantaron en la población El Pingüino de Punta Arenas).

Compartir este artículo