En kioscos: Noviembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Patrimonio y memoria: María Luisa Sepúlveda en el repertorio nacional. Ensamble Aükiñn: Repertorio Nacional Americano.

Estamos próximos a la celebración del Día del Patrimonio, importante actividad en que emblemáticos edificios se abren a la comunidad invitándonos a conocer sus historias. La experiencia visual acompañada de los relatos reúnen a la memoria y a la imaginación. El Día del Patrimonio se convierte en una fiesta ciudadana que recrea parte de nuestra historia muchas veces parcialmente contada dada las exclusiones propias del proyecto nacional hegemónico que insiste en un modelo estrecho de la identidad.

Muchas de nuestras identidades han sido excluidas e invisibilizadas privándonos de una historia mucho más rica que la que conocemos, por eso todo ejercicio de memoria aporta a una reconstrucción más genuina de lo que somos. El Día del Patrimonio con sus múltiples actividades es un relato importante que aparece fragmentado en historias "mínimas" que portan el valor testimonial que requiere la memoria histórica.

Sin duda, al interior de la hegemonía señalada marcada por la visión patriarcalista, hay predominio de las figuras históricas masculinas. Las mujeres protagónicas de la historia suelen sufrir la exclusión de participar en los procesos negándoseles su condición de sujeto. Pero, además aquellas que lograron sobrepasar los cercos de la exclusión son condenadas a estrategias de invisibilización quedando privada del reconocimiento que merecían sus aportes, sin duda relevantes, en nuestro desarrollo cultural. La Universidad de Chile ha sido pionera en el rescate memorístico de las figuras femeninas en nuestra historia intelectual. Gracias a esto figuras como Eloísa Díaz, Isidora Zegers, Amanda Labarca, e incluso Gabriela Mistral, no nos parecen tan desconocidas.

En la tradición musical chilena el nombre de Isidora Zegers es inevitable. Animadora de la música de salones y tertulias del siglo XIX, influyente agente en la fundación del Conservatorio Nacional, reconocida merecidamente por la Facultad de Artes que otorga el nombre de esta emblemática protagonista a su principal sala de conciertos. Esta sala es el escenario que alberga a la producción musical chilena surgida del Conservatorio Nacional que terminó siendo parte de la Universidad de Chile en la década del veinte dado el actuar ejercido desde la Sociedad Bach por un, en ese entonces, joven Domingo Santa Cruz como uno de los representantes del espíritu renovador que reclamaba el ambiente musical. En este espacio cultural cada año se presentan múltiples conciertos de calidad siempre abiertos a la comunidad y de forma gratuita.

Una de las apuestas de este año en el marco de las actividades del Día del Patrimonio de este domingo 26 de mayo 2019, es un concierto múltiple titulado "Pioneras: mujeres de la música chilena". La sala estará abierta a todo público con interpretaciones en vivo de composiciones de creadoras del siglo XIX y XX. Nuestro ensamble se hará presente con la interpretación de un par de piezas compuestas por María Luisa Sepúlveda, una de los músicos que son parte del repertorio que nuestro trío ha seleccionado para este año.

Hay una larga tradición de composiciones de música de arte, que por estos años se encuentra en el centenario de sus primeros hitos, por ejemplo: la publicación en 1917 del histórico número 9 de la revista del Grupo de los Díez que incluye las partituras de piezas de Celerino Pereira, Carlos Lavín, Próspero Bisquertt, Alfonso Leng, Pedro Humberto Allende, María Luisa Sepúlveda, Alberto García Guerrero, Javier Rengifo; la composición del poema sinfónico "La voz de las calles" de P. H. Allende y la "Sinfonía romántica" de Enrique Soro, que en 1920 revelan la tendencia sinfónica de la época. Nuestra homenajeada María Luisa Sepúlveda, nacida en Chillán en 1894 y señalada como la primera compositora graduada siendo alumna de Giarda, Brescia y Soro, es parte de este grupo renovador de la música en Chile, por sus composiciones que al menos datan desde 1917 hacia delante, destacándose también por sus investigaciones en torno al mundo popular que integra en sus creaciones como queda claro en piezas como "El afilador", “La Canción de las Corhuilas” y “La Trutuca”. Sobre los méritos de esta compositora ha señalado Raquel Bustos Valderrama: "Es la primera compositora titulada en Chile, la única mano femenina en la nómina de los compositores nacionalistas de comienzos de esta centuria y una de las iniciadoras de la investigación musical".

El concierto del 26 de mayo en la sala Isidora Zegers es un encuentro relevante de la musicología chilena que tiene como tarea prioritaria, como ha señalado Luis Merino: "...la necesidad de continuar con redoblado esfuerzo el estudio de nuestros creadores, dentro del marco de un método integral, que permita justipreciar el verdadero y efectivo aporte de cada uno de ellos a la cultura nacional". Recuperar la música nacional es un imperativo, la celebración del Día del Patrimonio otorga una oportunidad ineludible para reunirse en torno a la recuperación de nuestras músicos.

Ensamble Aükiñn: Repertorio Nacional Americano, está formado por Jane Guerra. Paquita Rivera, Alex Ibarra Peña y José Miguel Reyes

Compartir este artículo /