En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Poder local, poder real. Por Daniel Recasens Figueroa

En la última encuesta Cadem (Plaza Pública) de las diez figuras públicas mejor evaluadas por la ciudadanía, cinco son alcaldes en ejercicio: Matthei en Providencia, Vodanovic en Maipú, Carter en La Florida, Ripamonti en Viña de Mar y Emilia Ríos en Ñuñoa. No puede ser casualidad que, en tiempos de crisis de confianza en todas las instituciones, los alcaldes y alcaldesas de distintas comunas y signos políticos tengan una especial valoración popular.

El primer contacto que tiene el ciudadano con el Estado, al salir en la mañana a sus actividades es el municipio: Pasó o no la basura, hay ampolleta en el alumbrado, las veredas y calles están transitables, podaron los árboles, puedo llevar a los niños a la plaza tranquilo, etc. El poder real y práctico que percibe la población tiene que ver con lo local, lo cercano, lo perceptible; incluso temas que no son precisamente locales como la seguridad ciudadana, son tomados (para bien o para mal) por las gestiones municipales.

No deja de ser contradictorio que pese la alta cantidad de ediles acusados, formalizados e incluso condenados por corrupción, malversación de fondos y todo tipo de delitos, la buena valoración la encabecen alcaldes y alcaldesas. Lo local en mundo globalizado toma gran importancia, porque conecta con las necesidades reales y tocables de un Estado cada día más vapuleado, pero necesario para llevar “lo comunitario” a la gente, esto lo saben todas las autoridades locales, que sin importar el signo político se transforman en defensores de un municipio fuerte y solidario.

Si bien nadie discute la importancia de lo local y el conocimiento de los ediles en su territorio y más allá, desde el retorno de la democracia (incluso desde que somos república) nunca un alcalde dio el salto desde el municipio al gobierno nacional. Lo han intentado Lavín, Matthei y otros, pero sin mayor suerte (o muy mala suerte), como si las personas le dieran un rol único al poder local; que se quede en lo pequeño no se mezcle con la política de las grandes ligas, pareciera ser el mandato que les da la ciudadanía.

En octubre próximo los chilenos y chilenas deberemos elegir a quien encabece los gobiernos municipales, para que el Estado funcione a nivel local. Los vecinos pareciera que no les importa el signo político del candidato y candidata, tampoco el político nacional que los respalde, lo lindo que sea su campaña, la cantidad de palomas y afiches en las calles, ni siquiera las veces que salga en los matinales peleando y “pelando” al oponente, sino las medidas concretas, la consecuencia, la credibilidad y la cercanía con el atribulado vecino y vecina. De los cinco de la fama, dos van por la presidencial (Matthei y Carter) y los otros tres: Vodanovic, Ripamonti y Emilia Ríos seguirán apostando por el Poder local que es el poder Real.

Daniel Recasens Figueroa
Periodista
Doctor © en Ciencias de la Información

Compartir este artículo