En kioscos: Agosto 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Podrían irse a casa: recuperando la representación parlamentaria. Por Alex Ibarra Peña

Sin duda el Gobierno de Piñera sigue siendo un fracaso, pero aún no se rinden, siguen defiendo la peor versión del capitalismo. La demagogia y las falacias discursivas las están transformando en amenaza violenta al pueblo que quiere ejercer su derecho a los fondos de las pensiones para poder sobrellevar la crisis económica. Los discursos de los voceros de Gobierno y de los ministros son manifestaciones excesivas del discurso del poder que no es capaz de soportar la democracia.

Las manifestaciones que comenzaron en octubre, pero que se siguen realizando en estos días de hambre son la evidencia del rechazo al Gobierno actual, que no fue elegido por la mayoría de los chilenos, ya que muy pocos votaron dada la pérdida de credibilidad en el sistema binominal de la posdictadura.

La aprobación en la Cámara de Diputados del retiro del 10% de los fondos previsionales, es una nueva gran derrota para el fracasado Gobierno. El mismo parlamento que había traicionado al pueblo con el acuerdo a puerta cerrada para un plebiscito suspendido hoy manifiestan un rechazo contundente a sus ex aliados. La mayoría de los diputados comienza su reivindicación frente al pueblo, la historia deberá recoger este gesto político. Que los parlamentarios estén votando a favor de los ciudadanos es un indicador de que el pueblo está recuperando su poder. Este hecho político en el parlamento es un triunfo del pueblo que pudo conseguir una representación más adecuada a sus intereses. Todavía nos queda esperar que dirán los Senadores con el riesgo de que es un lugar bastante más cercano a las fuerzas políticas conservadoras y defensoras del capital. No olvidemos tampoco el nefasto recurso al Tribunal Constitucional que suele ser un poder mucho más autoritario.

El pueblo manifestó su rechazo hace meses y siguen hoy activándose las barricadas y caceroleos de protestas. Ahora está el rechazo que manifestó el Parlamento, incluso con votos de los supuestos aliados al Gobierno. Duro rechazo. Creo que es claro que deberían irse a casa, nadie les cree y nadie los quiere cerca. Tal vez sea la oportunidad para retirarse antes de que el sistema de justicia vaya por ustedes. El poder del pueblo constituyente es una fuerza que puede establecer un nuevo orden político que no hemos sido capaces de imaginar, pero que nos permite soñar hasta que la dignidad se haga costumbre.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo