En kioscos: Noviembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

¿Qué es Roe v Wade y que tiene que ver con el aborto? Por Alexander Linford Child

En el año 1970 una mujer llamada Norma McCorvey, apodada Jane Roe, tenía cinco meses de embarazo y quería abortar, sin embargo, no se lo permitieron debido a que el aborto estaba prohibido en el Estado de Texas, estableciendo como única excepción aquel caso en el que el embarazo pusiera en riesgo la vida de la madre, la que no era la situación de Roe.

Para poder revertir lo anterior decidieron demandar al condado de Texas, cuyo fiscal de distrito era el señor Henry Wade, pronunciándose la Corte Suprema el día 22 de enero de 1973 mediante un fallo dividido de sus miembros de 7-2 en favor de Roe.

Este fallo señala que el derecho a abortar está protegido por la Constitución, debido al derecho a la privacidad que se desprende específicamente de dos de sus enmiendas, en primer lugar, de la catorceava enmienda, en cuanto a su concepto de libertad personal y la restricción a la acción estatal; y, además por la novena enmienda al garantizar la reserva de derecho, debiendo entenderse de una forma lo suficientemente amplia como para considerar incluida la decisión de una mujer de interrumpir o no su embarazo.

Con respecto al aborto propiamente tal se estableció una teoría de trimestres, señalando que en el primer trimestre del embarazo los Estados no podrían establecer prácticamente ninguna regulación al derecho de la mujer a abortar, durante el segundo trimestre podrían establecer limitaciones solo cuando se tratara de proteger la salud de la madre y en el tercer trimestre se podía prohibir, teniendo como excepciones esta prohibición el proteger la vida y salud de la madre. Esta teoría de trimestres fue eliminada el año 1992 mediante el fallo Parenthood v Casey, sin embargo, se mantuvo el criterio de que las mujeres tienen derecho constitucional a abortar hasta la viabilidad fetal.

¿Puede la Corte Suprema de EEUU dejar sin efecto un fallo después de tantos años?

La respuesta ante lo anterior es NO, el fallo sigue existiendo, sin embargo, lo que cambia es el criterio de interpretación que realiza la Corte sobre los preceptos constitucionales señalados en el marco de un nuevo caso, esta vez Dobbs v Jackson Women´s Health Organization, dentro del cual se demandaba la inconstitucionalidad de una ley de Mississippi que señalaba la prohibición de realizar abortos después de la semana 15, ya que la viabilidad fetal se daba en torno a la semana 24. La conclusión de la Corte Suprema entregada hoy 24 de junio, decidida por una votación de 6-3, fue que el derecho constitucional al aborto no existe y que hay que entregar a los representantes popularmente electos de cada Estado la regulación acerca de este tema.

¿Con esto se vuelve ilegal el aborto en todo EEUU?

En este caso la respuesta también es NO, ya que como lo señala la sentencia, dependerá de cada Estado la regulación del aborto, aun cuando de inmediato se vieron las consecuencias de declarar que el aborto no es un derecho constitucional, ya que en cuanto se comunicó la decisión de la Corte, ocho Estados prohibieron, mediante el mecanismo de leyes de activación automática, el aborto con la sola excepción de emergencia médica.

Por otra parte, los Estados de California y Nueva York, firmaron órdenes de proteger a médicos y clínicas que reciban a pacientes de otros Estados que necesiten practicarse abortos, prohibiendo también la extradición de los pacientes y médicos que sean requeridos por una causa que tenga relación con los Estados prohibicionistas.

En conclusión, la decisión de hoy por parte de la Corte Suprema de EEUU entrega a cada uno de los Estados la decisión acerca de la regulación del aborto, entendiendo que este no es un derecho fundamental pero que tampoco está prohibido por considerarse reñido con algún derecho constitucional vigente

Como frase final podemos decir que en Estados Unidos el aborto perdió su calidad de derecho fundamental y hoy se ve reducido, solamente, a una política pública que depende de los representantes de cada Estado.

Alexander Linford Child.
Prof. de Derecho Constitucional.

Compartir este artículo