En kioscos: Septiembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Rechazo la homofobia del “Rechazo”. Por Vicente García

El 21 de agosto la franja electoral del Rechazo mostró un corto en el que un joven homosexual que, ejerció el comercio sexual, cuenta cómo un cliente que le debía dinero lo ataca con una escopeta. El mensaje del vídeo era señalar que la víctima no denunció “por amor”. Más allá de lo inconexo del spot con el momento electoral y el plebiscito del 4 de septiembre, el ominoso vídeo da cuenta de una constante de una parte del sector que está por la opción del Rechazo, fracción importante de la derecha desde el retorno democrático ha hecho gala constantemente de una profusa homofobia.

En casi toda la década de 1990, hubo una hegemonía total y casi uniforme en una retórica reprobatoria hacia la comunidad LGBTIQANB+ por parte del sector derechista. No solo votando en contra de la despenalización de la sodomía, sino que espetando discursos abiertamente homofóbicos en los debates de la “agenda valórica”, en cuanto, estos proyectos de ley eran entendidos por los sectores conservadores como un bloque homogéneo que vendría a socavar los valores y sociedad cristiana, dando cuenta de lo que el arzobispo Oviedo denominó en 1991 como “la crisis moral”. Por ejemplo, René Manuel García en ese entonces diputado RN calificó la homosexualidad como una “lacra de la sociedad” y el VIH como “un castigo de Dios” en la cámara de diputados el 13 de junio de 1995, en la misma sesión, Iván Moreira caracterizó la homosexualidad como “anormal” y “anti-natural”.

En los últimos años de tal década y el alba del XXI, se puede visualizar el surgimiento de discursos y posiciones con otra visión con respecto al colectivo LGBTIQANB+ en la derecha, sin embargo, el discurso homofóbico siguió siendo hegemónico en parte importante del presente siglo y aún, sigue estando bastante presente en el sector. Basta recordar que un grupo no menor de la UDI votó en contra o se abstuvo de la “ley Zamudio”, o que un importante sector de la derecha hizo lo mismo con el Acuerdo de Unión Civil, o recordar que el matrimonio igualitario fue resistido por parte de la derecha hasta que Piñera le puso urgencia en 2021, en el debate de tal ley el diputado republicano Urritocoechea señaló que el matrimonio no-heterosexual era inmoral y que acabaría con la estabilidad familiar.

En este sentido, no es de extrañar la instrumentalización de una de las más extendidas problemáticas que sufren diversidades y disidencias sexuales: la violencia. El spot de la franja no solo es inconexo y malo en materia de propaganda al tener un mensaje poco claro con respecto al objetivo electoral, sino que deja de manifiesto en forma diáfana, la incomprensión de cierto sector sobre dificultades relevantes que sufren personas en este país por su orientación sexual o género, banalizando la violencia, instrumentalizándonos, silenciándonos y perpetuando nuevamente discursos homofóbicos, que no son muestra de “amor”, sino que al contrario, perpetúan el odio.

Vicente García
Observatorio de Historia Reciente de América Latina y Chile, UDP.

Compartir este artículo