En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Reflexión. Por Enrique Astudillo

De un tiempo a esta parte, en mi querido Chile se creó con mucha fuerza la idea y necesidad de Redactar, Aprobar y poner en práctica una nueva y participativa Constitución Política de la República, la cual reemplace definitivamente la actual que nos rige desde 1980. Dicha fuerza y necesidad se origina principalmente porque conocidos por mucho y reconocido por otros que es ilegítima, dado que, la actual Constitución no ofrece ni garantiza un modelo y/o proyecto de sociedad que nos sintamos incluidos, considerando que muchos estamentos sociales importantes y representativos fehacientemente se encuentran marginados del accionar político, por lo tanto, las normas existentes benefician a unos pocos, dejando sin posibilidad alguna a la gran mayoría de nuestros compatriotas. No pretendo dictar procedimientos para redactar una necesaria Constitución nueva, sino que, como Ciudadano tengo el deber de contribuir con mi País en este gravitante proceso de cambio y podamos todos encontrar COINCIDENCIAS donde prevalezca el Respeto, Generosidad y mucha Mesura, erradicando el temor de que los actuales actores políticos COOPTEN el proceso y como siempre nombren una comisión de “NOTABLES” los cuales redactaran una nueva Constitución que de nueva solo tenga que fue redactada con la ayuda de un computador.

¿Y entonces qué se debería hacer? Me pregunto cuál será el óptimo mecanismo que debe utilizarse y quienes deben participar de su redacción. Debemos considerar de enorme importancia el hecho que las movilizaciones sociales se hagan cada vez más sistemáticas y violentas, de que la mal llamada clase política se encuentra agónica y aumentando su desprestigio germinando definitiva y muy lamentablemente un Divorcio entre el oficialismo y la comunidad, MERECEMOS que la nueva Constitución debe considerar sí o sí la integración colectiva y participativa de la Comunidad Organizada. Lo que debe realizar la clase política, es introducir una Norma Transitoria a la actual Constitución y que esta permita de manera rápida al Sr. Presidente de la Nación realizar y cumplir el anhelo de todos. Cabe señalar que a estas alturas ya es un hecho que pronto tendremos una nueva Carta Fundamental, el procedimiento que se utilizará tendrá que nacer de la comunidad organizada y participativa PRESENCIALMENTE, donde primero quede plasmado en un documento Histórico identificando a todos aquellos que de alguna forma participamos en las proposiciones, sugerencias, alternativas, e ideas relativas al mecanismo, siendo lo más importante y necesario en el contenido de nuestra gran Ley Madre.

No se debe dejar de lado por ningún motivo las demandas tan legítimas y que ya forman parte del ADN de la Ciudadanía y esta no claudicará en lograr los objetivos, por lo tanto, reviste de gran necesidad que estas puedan ser cubiertas en la medida de lo posible, sin mayores dilaciones, para que así de esta forma aplacar los ánimos y recuperar la convivencia tan gravemente dañada en estos días. Soy un ciudadano de ya 67 años, que sólo desea colaborar en que se alcance a construir una sociedad más justa y próspera, especialmente para que disfruten y aprendan de esta experiencia lamentable nuestras futuras generaciones, creo humildemente tener el mecanismo para lograr los objetivos necesarios de participación y, de esta forma, normalizar la tan preocupante situación imperante en nuestro país.

Resumen de estructura del mecanismo general del Programa.

LABOR DE DIFUSION Y SENSIBILIZACION DE LA COMUNIDAD.

LABOR DEL PROCESO DE PARTICIPACION.

LABOR DEL PROCESO DE INTEGRACION.

Deseo lo mejor para mi amada Patria, permítaseme mencionar muy respetuosamente unas virtuosas axiomas:

Si se sabe lo que tenemos que hacer y no lo hacemos, entonces estamos peor que antes.

Saber Gobernar es saber rectificar.

La Educación genera confianza, la confianza genera esperanza, la esperanza genera PAZ. Paz tan urgentemente necesaria en estos momentos de angustia que estamos viviendo

Culmino esta reflexión de vida, solicitando con mucho respeto a aquellos que les corresponde tomar decisiones definitivas para restablecer urgentemente la convivencia nacional y de esta forma lograr la tan ansiada tranquilidad de muchísimos compatriotas que deseamos vivir en prosperidad y armonía. Por favor REACCIONEN a quienes les corresponda con Generosidad y Amor.

L. Enrique Astudillo Gaete.

Compartir este artículo /